martes, 31 de julio de 2012

Precioso y concurrido último domingo de julio

Diez éramos hoy bien temprano en el punto de encuentro. Yo llegué la última y ya estaba decidido subir el Manquehue por La Dehesa. ¡Gran paseo! Me encanta esa subida. Estaban Pancho Balart, Javier Cox y Eugenio Lagos rodeados de féminas: La Consuelo, Francisca, Jeannie, Jannet, Manena, Marisol y Paty, amiga de la Marisol, paisajista, vestida completamente de rojo.

Pancho Balart daba instrucciones para encontrarnos en la Petrobras de Los Trapenses y partió el grupo, cual caravana de funeral, hacia el lugar determinado. Linda mañana, fresca, despejada que a medida que subíamos el sendero, nos íbamos sacando la ropa por el calor que hacía.

La Francisca y Javier con la Jeannie partieron raudos en primera y dejaron a los demás bastante atrás. Pancho Balart venía a la cola con la Manena, hasta que se dió cuenta que varias nos habíamos equivocado de camino, queriendo llegar antes, quizá. Pero no, seguíamos a la mujer de rojo, que con mucho ímpetu consideraba que cualquier espacio entre los arbustos era un sendero. Pero si esto es un camino, exclamó, cuando escuchamos el grito de Pancho, por allá abajo, insistiendo en que bajáramos inmediatamente. UNos minutos más tarde, habíamos bajado todas menos ella.  Paty!! Paty!! gritábamos con fuerza, porque ella no contestaba, por un segundo la dimos por perdida al otro lado del cerro. Una vez recuperada nuestra amiga en el verdadero sendero, continuamos nuestro caminar, por supuesto los primeros ya estaban llegando a la cumbre.


Las conversas fluyen de un grupo a otro, como torrentes de agua fresca. El paseo a Isla Negra dio el punto de partida, la Peña en el Peperchase al que fuimos algunos esta semana, invitados por Pancho Valdivieso, donde para sus amigos somos los escaladores. La llegada de la Andrea de Europa, un posible viaje a Mallin Colorado a fin de año, ofertas de Lan, etc. Personalmente el establecimiento de Jeannie en Santiago, en su departamento, con sus cosas después de siete años vagando por la India, me resultó lejos de lo más interesante. Eso de abrir cajas y encontrarte con tus cosas de antes, de instalar todo en el nuevo lugar donde vives, de incluso comenzar a trabajar como terapeuta, toda una aventura, ahora local, para la Jeannie. "Estoy agotada, reconoce,  por eso no he venido al cerro últimamente". Lo bueno es que gozaremos de su presencia, tan positiva y llena de vida. 

Luego de sortear rocas y más rocas y piedras resbalosas, llegamos a la cumbre habiéndonos ganado el sobrenombre de escaladores, como decían los amigos de Valdivieso en el Peperchase. Con tantos subecerros,  los pic nics están bien abundantes últimamente, miramos un Santiago despejado y precioso, no parecía el último Domingo de julio,  desde el rinconcito donde siempre nos sentamos y disfrutamos de ricas nueces, manices, damascos secos, naranjas y mandarinas. Echamos de menos las galletas de Lucho...perdón, echamos de menos a Lucho.  Sabemos que es una semana complicada, pero estás muy presente entre  nosotros, Lucho, te queremos y esperamos que salga todo bien. A Francisco Valdivieso, Gabriel y la Isabel los esperamos el próximo domingo, sin falta!!!


La bajada, un agrado, temprano, nos topamos con los traspirosos que van recién subiendo a las 12 del día. Nuevamente la Francisca y Javier se nos adelantan, pero nos esperan en los autos. 



lunes, 23 de julio de 2012

¿Guayacán o Las Varas?


Son las 8:30 de la mañana y el líder del grupo brilla por su ausencia, incluso toma la precaución de apagar el celular para no ser requerido en su rol.

La mayoría del grupo debe estar durmiendo "la mona" en Isla Negra, lugar adonde se encuentran en un entretenido paseo de fin de semana.

Francisca
Solo Eugenio Lagos y yo (Francisca Alcalde) cumplimos en Santiago con la impostergable tarea de padres resultándonos imposible  ir al paseo.

A falta del liderazgo de Gabriel optamos por una ruta re conocida: Las Varas.

Eugenio y Cachupín
La conversación estuvo animada, a ratos profunda, a ratos insustancial, aprovechamos también de tirarnos flores mutuamente..... en fin, como son las cosas cuando hay confianza dada la amistad que nos une y el gran sentido del humor que compartimos.

Una mañana preciosa, nubes pasajeras, una temperatura ideal, vistas fabulosas, los primeros brotes primaverales y, sentados al borde de la canaleta, un excelente pic-nic con pocos con quien compartirlo salvo " el cachupín" que nos acompañó como ya es costumbre.

Los echamos de menos a todos, ya tendremos noticias del paseo y nos encontraremos el próximo domingo.

Eugenio
Nota: texto es de la Francisca Alcalde y las fotos de Eugenio Lagos

domingo, 15 de julio de 2012

Una experiencia primaveral en un duro Pochoco

Fin de semana largo, domingo soleado, los autos pasan raudos a la zona de canchas de esquí, mientras 5 nos encontramos, alegres y entusiastas, en el punto de encuentro.

Pancho, Manena, Janett, Gabriel y Paula

El Pochoco fue la opción seleccionada, con el Manquehue como segunda opción. Son los esquiadores que nos inhiben de entrar en su corriente y probable taco en la Ermita, donde controlan los pacos si llevan cadenas.

La cumbre en el caso del Pochoco está a la vista prácticamente todo el trayecto, y las más nuevas la ven tan alto que expresaban y pensaban que jamás llegarían. Sin embargo todos llegamos, unos más cansados que otros, pensando incluso en la buena dosis de ejercicio que era este cerro, comparado con el Guayacán, tan frecuente últimamente.


En esta foto, aparezco en el primer mirador, contemplando el smog que se ve bastante malo (ver mas). Pensar que después de este momento de buen aire, tendremos que sumergirnos en eso.

Con razón un hijo mío y un par de sobrinos, han migrado al sur, buscando mejores aires y mejor calidad de vida.


En el mirador hicimos una parada más larga, para retomar el aliento y disfrutar de la vista.

Les conté de, y recomendé, la película de Aung San Suu Kyi, la premio nobel de la Paz, que aun sigue luchando por la democracia en Birmania, que al menos en la época de la película era gobernada por un dictador, loco y criminal, como el peor. (ver Trailer)

Manena y Pancho
Llegamos a la cumbre, por el lado para que vieran las manchas pintadas blancas de la cumbre, que alguien puso ahí para poder mostrarle a algún amigo desde Santiago, cual exactamente era la cumbre que subía todos los fines de semana.

Arriba comimos nueces, frutos secos y mazapanes, que aportaron la Janett, la Manena y la Paula. Fue una merienda contundente y exquisita.

foto de cumbre
Antes de iniciar el descenso, pedimos nos sacaran esta foto de cumbre.

Bastante gente en el cerro, a pesar de ser un día de fin de semana larga. La bajada fue lenta, pues Pancho se vio afectado por el retorno del dolor de su lesión ya antigua, de esa bajada del Pochocón.
Lo acompañó en la bajada la Paula, que también se vio afectada por malestares en los pies.
Le echamos la culpa a la mala calidad de la ruta, gastada en exceso, que logró dar en el suelo con al menos dos de los que íbamos.

No es un cerro para repetir con mucha frecuencia, fue la conclusión final.


El cerro, su vegetación, está brotando por todos lados. Un botón de muestra es este brote del medio de un tronco al parecer seco. Maravilloso.

domingo, 8 de julio de 2012

Lindo día en el Guayacán

Comienzo este posteo transcruibiendo estas líneas que me envió nuestro amigo Lucho Latorre:

"Antes que se publique el querido blog de los sube cerros correspondiente a la jornada de hoy, más aún, cuando mis amigos aún se hallan en la cumbre del Guayacán, escribo este texto con el propósito de agradecer el llamado que desde esas alturas me hicieron a través de la voz del líder Gabriel. La pregunta dirigida sin anestesia, directa a la vena: "qué hay que innovar en el grupo", me interpela. Mi respuesta para la que no se me concede espera: tal vez nada, pues se trata sin duda de un grupo solvente, sólido y consolidado, lo  que le permite acoger y acoger. Surge entonces una breve reflexión que mi amigo Gabriel, un innovador por antonomasia, con sutileza me cuestiona in actum, cuando afirmo: ¿es que todos los cambios son buenos? ... tengo mis dudas.

subiendo
Alguna vez, en uno de los ascensos que hicimos solos con Gabriel, recuerdo que hablábamos de algunos aspectos del derecho de familia, la protección ancestral del Código Civil a la mujer, que con ciertos retoques y modificaciones legislativas en aras de su plena capacidad legal, se terminó, en algunos aspectos, menoscabándosela, en una sociedad en la que aún el hombre empleado suele ganar mucho más que la mujer empleada. Por ello, esa magistral obra de Bello contempla, haciéndolo coexistir con otros, un régimen patrimonial de comunidad de bienes (también conocido como "sociedad conyugal"), el que  podría serle más beneficioso  a la mujer que la separación de bines pactada desde el inicio. Ciertamente está el riesgo de una poco feliz administración del marido ... en fin, da para ambos lados ... da para mucho.

Isabel y Marisol
En materia tecnológica sí que la innovación suele ser beneficiosa ... y modestamente afirmo "suele" porque tampoco es categórica: baste recordar las sucesivas tragedias de los estilizados y magníficos aviones Concorde, que se despedazaban de a poco en el aire, dando al suelo con sus sofisticados pasajeros. Los mas  viejos recordamos la época de los famosos "Comet" ... que desaparecieron por arte de birlibirloque luego de sucesivas caídas ... creo recordar que se desintegraban en el aire ... Empero, en la gran mayoría de los desarrollos, la innovación tecnológica ha facilitado la vida a la gente, dándole mayores espacios para otras actividades: allá ella si se los toma y los disfruta.

Gracias, queridos amigos sube cerros por llamarme.

Un fraternal abrazo,


LL

saludando a la Paula que sacaba las fotos
Y decir, respecto de la subida de hoy, de la que tuve que arrancar más temprano por compromisos a la hora de almuerzo, que nos juntamos 12, en el punto de reunión y por el tráfico de los esquiadores, la convalescencia de Pancho de su lesión del pie y mis apuros de volverme temprano, optamos por el Guayacán o Las Varas.

Andrea y Marisol
Lindo día. Soleado y con un aire traslúcido. El grupo llegó a la punta muy rápidamente, en una animada conversación en subgrupos, como siempre. Muy animada conversación.

A veces pienso que nos perdemos parte del paisaje, por el entusiasmo de la dimensión social.

Gabriel y Javier en el canal
En la cumbre Pancho preguntó al grupo por ideas nuevas, por que otras cosas quisieran que hiciéramos, quería abrir la posibilidad a la innovación. Hasta llamamos a Lucho por teléfono, pues el grupo no mostraba muchos signos de ideas o iniciativas. Él dijo, "es un grupo solvente, no necesita cambios" y pienso que le dio en el clavo.

Bajé antes que el resto con Martín Wielandt, por la misma ruta por la que subimos. Estaba en mi casa a las 12:15am

Martín Wielandt y Gabriel