domingo, 17 de agosto de 2008

Por la ruta de las 4 tazas

Había perdido González en el tenis hacía unas horas. Varios habíamos dormido bastante menos que lo habitual, pues el partido partió como a las 4 de la mañana. Igual sacó medalla de plata así que era para estar contentos.

Fuimos solo cuatro esta mañana: la Rebeca, Pancho, Miguel y Gabriel.

Nos fuimos en el auto de Pancho, yo manejando (ya se me olvidó porque lo hago), al punto de partida del Alto del Naranjo, pero con la intención de irnos por la ruta de la izquierda, esa que fue nuestro camino de vueltas esa vez que nos cruzamos con Carlos Valdivielso.

Pero ocurrió que por las lluvias de días recientes, lluvias torrenciales, que terminaron ayer sábado en la mañana, todos los cauces de agua, la traían y en cantidades poco habituales. De hecho, no pudimos cruzar nuestro primer agüita y tuvimos que encaramarnos hasta la canaleta y de ahí retomar hacia el interior.

Cuando llegamos al agua, intentamos por un lado, luego por otro y finalmente en un punto, con Pancho empezamos a poner piedras (empeñozos los hombres, decía la Rebeca). Y no con pocas dificultades logramos pasar, ayudándonos unos a otros (mira las fotos).

Llegamos al mirador de lo que al principio llamábamos las 7 tazas, que al final quedaron en 4 y oh sorpresa, venía agua y mucha, y las tazas estaban llenas de agua y cascadas. Muy bonito todo.

Subiendo por ese risco, la Rebeca hizo alusión al estéreo que se escuchaba, pues se oía el agua de las 4 tazas y el caudal mucho mas grande ahora, que salía del saliente de Vallecito. Un espectáculo musical de mucho ruido en este día.

Subimos hasta el cruce habitual del sendero que va a Vallecito y ahí nos instalamos a comernos nuestros cocavies y a darle a la conversa. Día de sol con una brisa fresca y unos cerros con nieve abundante, poco mas arriba de donde estábamos. El Pochocón al frente se veía bastante nevado.

Bajamos en dirección a Vallecito y las dificultades del cauce no fueron tantas y emprendimos nuestra ruta de vuelta sin mayores dificultades, por una ruta de un suelo apretado producto de la fuerte humedad del terreno.

¿Y de que hablamos? De economía, de los bajos sueldos de este país, del mundo que nos ha desviado desde comprar en Europa y EEUU a comprar en China y Asia, con las consecuentes dificultades que vive Europa.
De los bajos sueldos que se pagan en Chile en general, del abuso muchas veces.
Hablamos de casos sorprendentes como este Juan Pablo, hijo de la Rebeca, que se está haciendo un buen sueldo, bastante mas alto que el promedio de Chile, haciendo ropa digital para avatares de Second Life. Y como la gente no sale corriendo a ver como lo hacen ellos también sino que reaccionan con incredulidad o quizás pensando que debe ser muy difícil fuera de su alcance.

Bueno, otro grato día de conversa y paseo con este grupo de buenos amigos.

1 comentario:

  1. Emocionante la cruzada del rio...mucho ruido hace el agua con la corriente, pero el equipo solidario de acompañantes hacen más fácil el camino. Agradezco tener tan buenos amigos, encontrarlos en esta etapa de la vida es una de las mejores cosas que me han pasado...en serio. Gracias

    ResponderEliminar