lunes, 29 de agosto de 2011

Castigo siberiano con premio

Rico cafecito esperando a Pancho, ideal para el dia frio

Hoy partimos un grupo bastante crecidito a caminar en el potrerito. Nuestro querido Pancho Balart venía tarde al encuentro después de un matrimonio, por lo cual lo esperamos en un rico café frente al lugar clásico de encuentro. Hacía frío, así que fue un regio comienzo de domingo de subecerros. Teníamos por segundo domingo a mi amigo de Schoenstatt Luis Latorre, que venía introducido al grupo por Pancho Valdivieso. Yo conocía a Lucho hace años por unos retiros de Schoenstatt, así que fue un gusto encontrármelo en este grupo, además venía con su hijo Lucho, médico radiólogo que vive en Talca. Estaban también la Isabel, la Rebeca, Gabriel, Pancho Valdivieso y yo.

La Rebeca y Francisco 

Llegamos al punto de partida de la caminata hacia el potrerito, por el camino a la Disputada, y comenzamos una ágil subida tras los pasos de la Rebeca. Seguía haciendo frío, arriba se veían algo de nubes, pero nuestra líder junto a Gabriel seguían y seguían subiendo sin parar.

En plena nieve con jeans y buzo, brrrrr!














Llegamos al potrerito, comenzamos a pisar la nieve, esta vez nos dirigimos hacia la derecha, cruzamos un riachuelo y nuestras pisadas ya se hundían unos 50 cms en la nieve. Seguimos las huellas de Gabriel una tras otra, poniendo nuestros pasos en los suyos, lo cual era mucho más cómodo, ya que la ruta en la nieve estaba hecha. Así llegamos hasta super arriba, bien increíble nuestro punto final. Lucho Latorre venía de a poquito, pero llegó, siempre amenizando con su aguda y culta simpatía. Es un conversador innato, perfecto para este grupo de caminantes y conversadores, gozadores del domingo en la mañana.

Amena conversa, todo un premio en este día
Al poco rato de comernos las naranjitas de Pancho, las mandarinas de la Isabel y los plátanos de Pancho Valdivieso, entramos en una densa nube húmeda y fría y comenzamos rápidamente la bajada. ¡Estábamos super arriba, y hacía mucho frío! Esa bajada  uno tras otro, en medio de la niebla, todo nevado y con dedos de pies y manos congelados, parecía  un castigo siberiano. Comenzaron las tallas, conversas amenas, bajadas rapidito, resbalones entre barro y nieve, hasta que dejamos la nieve atrás....poco a poco se despejaba el cielo y más bien abajo divisamos los primeros cielos despejados.

Visión gráfica del castigo siberiano
Variados temas acompañaron nuestra caminata esta mañana. Como siempre la conversa es un premio.  No podíamos quedarnos sin comentar el actual conflicto de la educación, resumiendo en la intransigencia de los jóvenes, por un lado y la ceguera y sordera del gobierno por otro.  Pancho proponía una forma de pagar los créditos universitarios bastante más moderada, ya que es realmente imposible que la educación superior sea gratis para todos. Fue tema también las cefaleas y neuralgias que sufre mucha gente en estos tiempos y en esta ciudad. Lucho Latorre, el médico del grupo esta vez.  Otra cosa que aprovecho de compartir con todos fue que comentamos algo del mal de altura en mi viaje al Altiplano con un grupo de fotógrafos el fin de semana del 15 de agosto. Pueden linkear el post en mi blog www.paula-christensen.com


Esta vez hacía frío, mucho frío y la bajada en medio de esa nube densa en lo más alto del Potrerito se asemejaba a un verdadero castigo siberiano, cosa que finalmente nunca importa tanto porque el premio de la buena conversa y la buena compañía supera siempre, incluso con placer, las más grandes dificultades. 


Amigos en cualquier condición, no falta la buena conversa


domingo, 21 de agosto de 2011

Con el cambio de hora hasta la cumbre del Guayacán

El cambio de horario que ocurrió anoche y al que no pesqué mayormente, me hizo una jugarreta hoy en la mañana, en que a las 7:20 entro en sospechas de que podrían ser ya las 8:20. Averiguo en la red y efectivamente el cambio de horario me tenía en status atrasado y muy atrasado. Me fui a la ducha y a la salida ya tenía un llamado de Fco Valdivieso, que luego me diría iban camino a Las Varas haciéndole puntería al cerro Guayacán.

Gabriel, Rebeca, Consuelo, Fco., Angela, Isabel y Pancho
Logro dar con ellos que optaron por esperarme en un punto del camino. Primero me encontré con las mujeres, la Rebeca, Consuelo, Isabel y su hija Ángela.
Más adelante estaban, junto al tranque, conversando con un viejo (más viejo que nosotros será), Pancho Balart, Fco Valdivieso y su amigo Lucho Latorre, abogado.

El día esplendoroso, despejado, mucha nieve a la vista, no tanto en nuestros pies, pues arremetimos por laderas norte, que es donde antes se derrite.

madre e hija: Angela e Isabel
En una primera cumbre, les mostré las huellas de mi caída escaleras abajo en Zapallar. Una caída que con mala suerte podría haber sido de mucha más graves consecuencias. Igual estaba hoy en le cerro, sin menoscabo de ningún tipo, salvo los propios de un sobrepeso que fue debatido si me favoreció o perjudicó en la caída.

sentado en la cumbre del cerro Guayacán
Otro tema de debate fue el de marchas y tomas estudiantiles. Las posiciones estaban divididas y todos tuvieron oportunidad de alinearse o expresarse. Esto dio para bromas en el sentido de ir poniendo adelante en la fila que caminaba a la orilla ya del canal, a los que estaban con los estudiantes y atrás a los en contra. La verdad las fuerzas estaban parejas, con los rebeldes más entre las mujeres y posiciones más conservadores, entre los hombres.
Apunté en un momento a un artículo supuestamente de Fernando Villegas, que leí esa misma mañana, que me dejó sorprendido de como una posición contraria a la mía podía ser tan bien escrita y tan extremista a la vez.
Alguien apuntó a este otro, de George Carlin, con una posición meridianamente contraria.
Y la Rebeca trajo a colación este video de Max-Neef donde la inmoralidad de la asignación de recursos a nivel mundial, queda patente.

Pancho, Isabel, cactus y Rebeca
Muchas otras conversaciones anduvieron este día en el cerro. Tanto con Angela, una profesional de los servicios (carrera que no conocía) trabajando en una compañía asesora de la industria minera y Lucho Latorre, abogado, abuelo, con señora en China visitando al matrimonio de su hija, muy buena onda ambos.

Consuelo
Los sentidos muy abiertos, escuchando pájaros y el ruido del agua en la canaleta; viendo las montañas nevadas y la vegetación que explota en una primavera que se nos viene con toda su gloria. Las semanas que vienen serán las mejores justamente por ello, por el paisaje que semana a semana florece y brota a raudales.

Un bello paseo de un grupo que disfrutó al punto de estar a un tris de cantar como expresión de gozo, y que a la vuelta, en el auto, en que yo iba con tres más, íbamos en el silencio propio de un saludable cansancio.

vista de Santiago y el Manquehue
aquí aparece Lucho Latorre
Nota: respecto de una consulta que surgió en el cerro respecto de una planta, la Consuelo me mandó esta información:

El nombre de la planta por la que me preguntaste ayer: se llama Colliguay; tiene esa flor como "pirulín" y un fruto redondo de una forma particular que en botánica la llaman "tricoca".

martes, 16 de agosto de 2011

Cerro los Boldos de Zapallar

Este es el cerro que hice el lunes de este fin de semana largo recién pasado.

La mujer de anteojos ahumados que mira la cámara en un momento es mi mujer, la Andrea.

lunes, 15 de agosto de 2011

De vuelta a las andanzas


Soleada y placentera mañana de domingo
Hoy la subida fue sobretodo placentera, llegamos a la estación Isabel, Pancho y yo (Rebeca). Fin de semana largo aleja a nuestros amigos subecerros de Santiago, especialmente ahora, que el tiempo está mejor y hay asomos de primavera.

Vengo predispuesta a caminar donde me lleven, Pancho propone partir a "Las Varas" y ambas mujeres absolutamente sincronizadas, con un sólo gesto fué suficiente para aprobar la moción y avalanzarnos al auto para comenzar a movilizarnos ya.

Tal como otros domingos de agosto, el camino a farellones está atestado de autos subiéndo a esquiar, se hace un tanto desagradable transitar por esta calle, pero rápidamente llegamos a nuestro estacionamiento entre cerros y autos antiguos que hacen relucir el "mercedes" de Pancho.

Francisco Balart e Isabel Eguiguren
 
Espectácular recibimiento tuvimos al bajar del auto con el canto y saludo matinal de gallo del caserío, al poco andar comenzé a sentir otra vez los olores del campo, olorcito a cocina a leña, a bosta de animal, ladridos de perros, pájaritos cantores...todo tipo de sonido envuelto en olores y colores de campo, nos hicieron sentir bienvenidos a este lugar, y yo me sentí de vuelta en casa. Pasamos delante de un caballo blanco al que le habían cortado la chasquilla, el camino habia quedado sembrado de pelos de caballo.

Francisco Balart y Rebeca Domínguez

Mientras la conversación se centraba en un resumen clarito y contundente que nos regaló este dia Pancho del tema del liderazgo. Lider es aquel que es capaz de motivar un cambio en los otros. Los cambios son difíciles y requieren de un tiempo para realizarlos: el lider conduce al grupo provocando "tensión" en el tiempo para producir el cambio. Para ser un buen lider hay que estar en sintonía con el grupo, metafóricamente hablando; mantenerse en la pista de baile bailando junto con ellos, pero también el lider debe subir al balcón y observar al grupo desde otra perspectiva.

Isabel y Rebeca junto a la canaleta
Pancho arma un circuito que nos lleva a subir por huella el cerro Guayacán, caminar un largo trecho bordeando la canaleta hasta llegar al camino ancho de vuelta al auto. Antes de bajar, hacemos nuestro descando tomando sombra y fanta bajo un árbol junto a la canaleta. Las naranjas condimentan el relajado momento, mientras La Isabel y Pancho se ponen de acuerdo en cuales son los recursos y/o las herramientas que necesitamos los humanos para crecer. Me quedo con la teoría de que cada persona es única, son sus propias experiencias y contextos los que nos irán dando las pautas para elegir lo que necesitamos para nuestro desarrollo personal.

Precioso paisaje campestre con cordillera nevada al fondo
Larga caminata para llegar abajo, preciosos paisajes campestres en el camino bordeando el agua que con su burbujeante y permanente sonido, nos acompaña todo el trayecto conformando de esta manera una mañana soleada y placentera, compartiéndo una sana y provechosa actividad entre verdaderos amigos.

domingo, 7 de agosto de 2011

Otra vez al Manquehue en día nublado

Echamos de menos a Pancho Balart y a la Rebeca Dominguez que no aparecieron; y a  muchos más .. Verónica Peña, Alejandra, María Elena, Alfonso, etc.

Isabel, Martín, Consuelo
El día está mitad nublado y mitad despejado, cuando estamos en la ex YPF. Martín Wielandt, Consuelo Fuenzalida, Isabel Eguiguren y yo, Gabriel Bunster, decidimos ir hacia el sol que nunca fue, el Manquehue.

Dejamos los autos en la bomba ahora Petrobras a la entrada a los Trapenses y seguimos los cuatro en mi auto, en animada conversación.

primera etapa de ascenso
El tema que nos absorbió en la primera etapa fue las relaciones de pareja, sus idas y venidas, los cambios, los estilos actuales. El machismo, que se empieza a caer por su propio peso cuando certificamos varios, que este anhelo de que las mujeres se sometieran a los hombres, está en franca sino, total retirada.
Las mujeres son otra cosa de lo que eran en nuestros tiempos mozos. Hoy día la llevan, si hasta la líder de los movimientos estudiantiles es una mujer, la Camila, que aparte es estupenda y zarandea hasta al presidente de la república con sus demandas.
Martín en la arremetida final
Las mujeres han cambiado, son otra cosa. Son autónomas, sexualmente demandantes, y aguantan bien poco.
Los hombres, ahí no más, Poco trabajo de desarrollo personal, es donde pensamos hay más flaquezas. Pega pendiente.
La conversación fue animada, bajo un cielo nublado en aumento.

foto en la cumbre - Santiago bastante limpio
De ahí pasmaos al tema de la educación donde coincidimos que está la pelota, en que nadie tiene claridad de que se quiere hacer, o hacia donde se quiere ir. Una situación confusa, donde quizás lo que más destaca, es una juventud chata con la realidad que les toca vivir.
Un mundo que necesita rediseñarse completamente, es este de la educación.
En esta parte fueron nombrados el posteo de Gastón L'Huillier sobre la confianza entre los chilenos, y el video de Manfred Max-Neef sobre el mundo en que vivimos y adonde deberíamos ir.
(aquí agrego un posteo de Sergio Melnick que me pareció un buen aporte).


Una breve pasada a saludar a las chicas del colegio cumbres que reposan sus nombres bajo una bella cruz y arremetimos hacia la cumbre.

Gotas de agua nos cayeron y cuando veníamos bajando empezaron unas ventiscas o ráfagas que nos agarraban de atrás, desde el norte. Y claro, después de almuerzo llovió en Santiago.


Llegamos separados los hombres adelante y las mujeres un buen poco más atrás; lo que pasa es que los zapatos nuevos de la Isabel andaban en rodaje.

Un disfrute de día, ni tan frío, con señas de temporal que se venía, con un grupo que mantuvo siempre un buen nivel en la conversación de temas que de verdad nos preocupan.