lunes, 28 de julio de 2008

Mis nuevos Maestros

Tantas veces pasé corriendo junto a ellos, raudo en pos de mis propios inalcanzables, en algunas me detuve y crucé palabras, - de cortesía solamente, algunos minutos - en el mejor de los casos, pertenecíamos a ligas distintas. Por supuesto las mías eran las importantes, las mayores, esas en donde el cerro es el adversario a doblegar en mínimo tiempo y la cumbre un lugar reservado para una elite poderosa, esa a la que yo pertenecía. En el proceso de alcanzarla, todo aquello que se interpusiera lo sentía como un obstáculo molesto a salvar. Las personas también lo fueron y las sobrepasé sin consideraciones ni respeto. La mayoría de las veces ni siquiera las vi, - no existían -, en mi mente cabía exclusivamente la obsesión por la cumbre. Era extraño, ellos sin embargo siempre me regalaban una sonrisa, deferencia y cordialidad.

Con cada cumbre alcanzada, mi ego crecía demandando más y más. Cada segundo disminuido en llegar, era alimento que lo agigantaba. Cada nueva persona alcanzada y luego dejada atrás, lo hacía más fuerte. Me acostumbré a llegar a la cumbre en solitario, el ego como única posible compañía.

Suele suceder en la vida, que cuando el ego enseñorea en nuestro ser, es la misma vida la que se encarga de reservarnos grandes y profundas lecciones. En mi caso, la vida hizo arreglos para que esas lecciones fuesen entregadas en los mismos cerros, también para que esas mismas personas que tantas veces no quise ver, fuesen su instrumento.

Francisco, Rebeca, Gabriel, María Elena, Mábel, Consuelo, son algunos de los nombres de mis maestros ahora. Ellos no lo saben, en mi ser profundo yo lo sé. Suficiente para querer agradecerles desde la humildad sus enseñanzas que me posibilitan aprender y moverme a nuevos espacios. Toman mi mano llevándome a descubrir nuevas dimensiones de como vivirme los cerros. Me conducen en un tránsito por amables senderos, los mismos que recorrí, y que nunca vi. En este espacio, ellos comparten, se escuchan, contemplan, ríen y se maravillan. En este espacio, los cerros, dejan de ser un lugar para el ego, y se transforman en un lugar en donde solamente estar y ser.

A ellos, mi ahora nueva cordada, sincera petición de perdón, por todas aquellas veces que obnubilado por mi propio ego, no quise verlos. Gracias por esperarme, gracias por acogerme, a ustedes mi gratitud sincera.

escrito por Jorge Milla

Datos de tiendas de equipamiento de cerros

Necesitamos recopilar información de lugares donde comprar material de cerros, como ropa, zapatos, bastones, etc.

La idea es hacer una lista al costado para que quede accesible para todos.

La Anamaría dio la idea de conseguir algún descuento como grupo en alguna de estas tiendas, por el solo hecho de ser parte de este grupo. Es una buena idea.

Cualquier info pónganla como comentario aquí o me la mandan por mail y yo la publico.

Hito de desarrollo de conciencia corporal en los cerros

Ayer, salimos al cerro con un día despejado, hermoso. Nos fuimos pal lado del frente de Vallecito. Fuimos 7: Pancho, Jorge Milla, Miguel Duran, la Rebeca, Anamaría, Andrés y yo. Nos topamos con Carlos Valdivielso, que iba por el mismo lado, pero por otra ruta, mas sencilla según él; andaba con un grupo con una principiante.

Caminábamos por el borde del primer canal, aguas arriba, conversando acerca del poder de la mente, especialmente cuando nuestro diagnóstico era negativo, tendencia hoy tan de moda; no vaya a ser que de tanto pensar para ese lado terminábamos atrayendo esas vibraciones a nuestras vidas, en la línea de la ley de la atracción de The Secret.
Varios participaban de esta conversación, aportando sus distintas miradas y fundamentos.

Pasamos el estero y nos encaramamos hasta el plateau donde hemos estado parando a hacer algunos ejercicios.
Partí yo, haciendo un ejercicio en parejas, para mostrar como la mente afecta a nuestra biología. No se si resultó muy bien; al menos quedó la inquietud. Esto fue extraído de mi asistencia al seminario de The Secret en espacio Riesco del sábado.

Luego, a pedido de Pancho, Jorge nos paseo por los 5 tipos de movimientos del cuerpo; movimientos que empiezan por la fluidez y terminan en la total quietud.
La idea era desentenderse de la mente y dejarse llevar por la propia y personal forma en que ese tipo de movimiento se despliega en cada uno.
Fueron 25 minutos de bien apreciado aprendizaje.

Este plateau se está convirtiendo en un centro de trabajo de desarrollo de conciencia corporal. Buena onda.

De ahí seguimos hacia arriba en línea recta, hasta el punto donde va la huella que cruza a Vallecito. Ahí descansamos y disfrutamos de la vista, incluidos unos majestuosos cóndores que nos merodearon todo ese día, el sol y una generosa bolsa de nueces, almendras y pasas, que trajo Reutter; aparte de una exquisitas naranjas de Pancho.

Estando ahí, llegaron los del grupo de Carlos Valdivielso, con los que departimos un rato.
Ellos siguieron hacia Vallecito y nosotros agarramos la ruta de vuelta por donde ellos habían venido.

Faltó la María Elena que espero no haya llegado atrasada a la ex bomba YPF, ya que ella se resiste a usar celular, que hoy salvan cualquier desajuste de coordinación.

Excelente paseo de un grupo, cada día mas rico en conversación y apertura a experiencias de aprendizaje de todo tipo.

lunes, 21 de julio de 2008

Con mi primo al Alto del Naranjo

Este domingo personalmente moví la hora de partida a las 9:30 debido a que mi primo Eduardo Betteley aceptó mi invitacion, condicionada a esa hora, aparte de que venía con un amigo, Christian Samsing, mas 3 perros de raza.

Le avisé a la Rebeca, luego a Pancho y por un mail de la MElena, también hablé con ella. Todos ellos llegaron al nuevo horario. Ocurrió lo esperable: Reutter me llama a las 8:40 desde la ex YPF diciéndome, que pasa que no hay nadie?. Le conté y quedamos de encontrarnos en alguna parte de la ruta del Alto del Naranjo, cosa que ocurrió.

El día estaba nublado, frío incluso, pero no nos calló ninguna gota de agua a pesar de que los pronósticos eran de lluvia.

Nos cruzamos con Andrés en la zona del canal, cuando él ya venía bajando. Se devolvió sobre sus pasos hasta el canal, para acompañarnos un rato y después del descanso que hicimos ahí, siguió sus pasos hacia su casa.

La MElena encontró un par de competencia, así que tempranamente la perdimos de vista al irse con Christian en franca competencia con dos tercios de los perros. Los encontramos ya bajando cerca de la cumbre y también volvieron sobre sus pasos hasta el Alto del Naranjo, acompañando a todo el grupo.

Me sorprendí del sobrepeso de Eduardo mi primo, y en nuestro estilo habitual de chacotear con el hecho, terminamos haciendo un desafío de bajar de peso hasta los 85 kgs (los dos pesamos prácticamente lo mismo hoy) y premiar al que lo lograra primero con unos buenos calcetines de cerros. Partimos de inmediato y debo decir que ya estoy en ello y hambriento.

Betteley llegó bastante bien hasta el Alto y a la bajada lo hicimos bajar por el acarreo, desde la parte más alta. Salvó bien y quedó con ello completamente integrado al grupo, así que cuando quiera se suma sin mas.

Bueno, el resto fueron conversación de negocio y conversaciones en que el grupo conoció a este primo mio, que trabaja en varios rubros de mucho interés para varios, como los vinos de Casa Tamaya.

Rebeca, el video del que te hablaba es este de Ben Zander, acerca de música clásica.

Ah, podría decirse que en esta subida muchas veces encerrados en una no tan espesa neblina, ha empezado la primavera, pues el árbol que florece lleno de flores blancas poco antes de llegar al Alto, estaba en plena floración; precioso. Sacamos varias fotos del hecho.

miércoles, 16 de julio de 2008

A las Ñipas

Hoy subimos pal lado de las Ñipas y nos cruzamos con este zorro:

Conversamos acerca de como nuestra cultura ha puesto al cuerpo bastante en el olvido desde el punto de vista del ser, no del estético de imagen. Jorge nos habló de 5 tipos distintos de movimientos del cuerpo y en una especie de planicie dijimos, porque en vez de hablarlo, lo hacemos. Y nos pusimos a movernos distinguiendo entre movernos desde el control de la cabeza a llegar a movernos siendo el cuerpo el jinete con una mente quieta y observante solamente.

Pensaba en un momento que tipear ciertos pedazos de nuestras conversaciones, lo recuerdo cuando íbamos bien cerca unos de otros en fila india por el borde la canaleta, podría ser un buen libro para leer.

Hablábamos de la educación, la niña esta que le vació un jarro de agua a la ministra, el discurso de Sir Ken Robinson y como el terror al being wrong nos tiene paralizados respecto de nuestra capacidad creativa. Decía que los sistemas de educación fiscal en Inglaterra y el mundo, des enseñaban la creatividad, instalando este miedo, ya casi terror, a estar equivocados, a meter la pata, a equivocarnos.

Nos fuimos por el surco de la quebrada sobre las "7 tazas", nos encaramamos por cascadas vacías de agua, y en un claro soleado, sin viento y acogedor como una playa del caribe, nos sentamos a conversar. Y conversamos, conversamos y conversamos, hasta que alguien vio la hora y eran las 12:40 ..

.. y corrimos de vuelta al auto y a nuestras casas.

martes, 15 de julio de 2008

Subida por el club oldgrangonian

Jorge hizo la consulta de conseguir permiso para entrar por el club oldgrangonian en Peñalolén.

Llamé y hablé con Rosa que me dio las siguientes indicaciones:

Debe enviarse un mail con una semana de anticipación dirigida al señor Manuel Ulloa, gerente general del club, con los siguientes antecedentes:

Fecha en que se quiere entrar al club
Mail al gte: versalles(arroba)mi_mail.cl
Con copia a: contabilidad(arroba)oldgrangionianclub.cl
Patente de los autos que entrarán
Nombre y RUT de cada subecerro

Se autoriza y el guardia recibe la nómina para autorizar los ingresos.

Buena manera de reducir los ingresos. Suena muy gentil, pero la burocracia es un poco excesiva, no ?

lunes, 14 de julio de 2008

Impresentable

Hay cosas que valen por la experiencia de hacerlas y solo eso. Será este el caso ?

Para darte un poco de contexto, léete esta entrada, donde incluso desafiamos a Reutter a que se ponga las pilas con el despacho de este material que él filmó desde su celular.

Gracias Reutter. La verdad no se si vale la pena como registro, pero lo que si sé es que me divertí mucho con su ejecución.

domingo, 13 de julio de 2008

Abriendo nuevas rutas en la zona del Alto del Naranjo

Nos reunimos en una ex YPF, hoy Tercel, 6 personas: Pancho, Jorge Milla, Rebeca Dominguez, María Elena, Miguel Duran y Yo.
Pasó por ahí y estuvo conversando con nosotros la Verónica, que iba con un grupo del DAV no se p'a donde. Tiempo que no la veía.

Partimos a la base del Alto del Naranjo y tomamos una ruta diferente, a instancias de Pancho. Este se instakó como líder del grupo y nos huío por una línea recta de ascenso, hacia la derecha, en dirección a un piño de animales que se divisaban a lo lejos. Poco mas rato finteábamos entre ellos.

La conversa con Milla presente fue sabrosa e instructiva. Las relaciones de pareja; que tema. La co-creación en el eje de la dinámica. El romance o la pasión amoroso, la parte emocional, la mas anhelada. Los conflictos, la habilidad de lidiar con ellos; en particualr con las diferencias, etc etc
Jorge va al curdo de Graduados y todos aprendemos. Esto se llama trabajo en red.

Pasamos el canal y poco más arriba, quizás por la maravilla del día, declaramos esa nuestra cumbre y no seguimos más arriba.

Jorge y la María Elena se pusieron de guata en el suelo y abrazaron, se podría decir, la tierra.
Después Jorge inició unos movimientos de ejercicios, a los que varios nos sumamos.

El viento era helado, así mas temprano que tarde, bajamos. Caminamos por el borde del canal hasta un punto donde por lo rico de la temperatura, lo temprano de la hora, nos instalamos a meditar y después a conversar.

Miguel traía un tema donde hizo referencia a la película Zeitgeist, que yo conté se la había prohibido a mis hijos al mismo tiempo de decirles donde podían encontrarla.
Me contó que era asiduo jugador de ajedrez y me sugirió meterme al sitio freechess y jugar con quien quiera este disponible en el mundo; buena.

Volví a manejar el mercedes de Pancho, cosa que empieza a preocuparme por el impacto que ello me puede producir. Curioso fenómeno esto de manejar un mercedes. Miguel tiró el guante diciendo que él nunca había manejado uno. Bueno, no se en que va a terminar esto.

Un día exquisito. El día siguiente amaneció completamente despejado y días atrás, no muchos, había llovido. Inmejorables condiciones para subir.

Ah, a la Rebeca le están lloviendo computadores y no son de esos de Dell.

Hasta el próximo domingo (Pancho quiere subir al San Ramón; esto de ser líder le está subiendo demasiado los bonos)

domingo, 6 de julio de 2008

Por la ruta de los tubos de la central de La Ermita

Recuerdo la conversación que llevaba con Jorge Milla en la subida, en que me contaba sus trabajos basados en su mirada y distinciones de coaching en el Banco Estado. Aprendía y enseñaba del como se mueven las emociones básicas en el cuerpo, en la forma de respirar, en la forma de poner los ojos al mirar, en las contracturas musculares.
Subía absorto de lo sustantivo que era para mi todo su territorio de aprendizaje y acción.

Coaching, una actividad de moda según la revista del sábado de este fin de semana en El Mercurio. Alguien del grupo pide sesiones de coaching; bromeamos un poco; el tema es serio y poderoso al final de cuentas, pues es desarrollo, es aprender del observador que uno es y darse cuenta que uno posible, y hay otras maneras de observar y de ahí surgen otras acciones como posibles.
Un bello oficio sin duda.

Muchas veces subimos el cerro absortos en conversaciones significativas. El paisaje es música de fondo.
De repente un cóndor pasa a pocos metros de distancia de nosotros y nos saca de lo que estemos y nos deja un rato absortos en su vuelo majestuoso. Hoy nos pasó al ir bajando; hay una foto de testigo.

De repente alcanzamos subiendo a dos cachorros de policiales alemanes, que aullando no nos soltarán casi todo el trayecto de subida y bajada. Mas adelante iban sus padres.
De repente y en una carrera abrupta e inexplicable los dos padres corren hacia Tomás, el coquer de Francisco Toyos, y alcanzan a darle un tremendo susto y capaz que alguna herida interna, pues le dieron su par de mordiscos en el lomo. Tensión, adrenalina, golpes de bastones, enojo, todo en un instante.

Mas tarde nos cruzamos con una mujer de cierta edad, que subía con dos perros negros bravos y lo predije en voz alta: aquí habrá mocha. No pasaron ni 30 segundos y los dos policiales e fueron encima de estos dos perros y se armó la que te dije. La señora agarró conmigo, pensando que los perros eran míos y luego se encontronó con Pancho.

Bueno, hoy subimos 7: Pancho, Francisco Toyos con su perro Tomás, Jorge Milla, la María Elena, la Rebeca y la Consuelo; ah y yo.

Nos fuimos por la cima que queda arriba de los ductos de la central hidroeléctrica abandonada de la Disputada de Las Condes, hacia la izquierda, hacia Farellones.

A nuestra derecha se oia la música del Woodstock chilensis, que nuevamente festejaba la música en la zona de la media luna allá a la orilla del río que baja desde detrás del Provincia.

Hizo frío, no me saqué nunca el polar. Pancho de repente me sorprendía en manga corta, contándonos de su termostato azaroso.

Arriba tuvimos una clase de primeros auxilios iniciada por María Elena y continuada por Jorge Milla; la contusa fue la Rebeca.

Ah, me fui y volví manejando el auto de Pancho, lo que fue razón de bromas y relexiones de lo que se siente manejar un Mercedes en el ego. Muy rico en todo caso.