domingo, 28 de diciembre de 2008

Villancicos domingueros en la canaleta


Coro Familia Domínguez "Canto Nuevo"

P
orque lo inesperado sucede y lo esperado también; fin de año con villancicos en los cerros. Tantas veces contando historias de familia, de la laaaarga familia de hermanos y hermanas, tantos y más que la Consuelo que son 10 y nosotros los domínguez 13, sumamos 23...!Buen número!! La próxima vez los invitamos a todos.

Sumando y restando llegamos empatados entre domínguez y subecerros, llegó Jorge de sorpresa, la Consuelo, la Rebeca, Pancho y Gabriel. Por el lado Domínguez eramos cinco: La María Elena, la Pilar, yo, la Trini y la Camila. Pedimos piedad y compasión pero ellas no llegaron en el momento de elegir la ruta ...volvemos a la canaleta adonde hicimos la última subida del 2007.




La urbanidad santiaguina aparece en los continuos comentarios de las niñitas, a la Trini que los bichos la persiguen, aunque ellos cuando la ven se arrancan lejos muertos de miedo, a la Camila le duele mucho la cabeza pero la mete al agua y se le pasa instantáneamente y ahora ella muere de la risa.


Arriba en la canaleta bajo el árbol, el acalorado grupo se acomoda e instala alrededor de la improvisada mesa de Jorge. De las mochilas aparecen las papitas de la Nena, el vino tinto de Gabriel, los manies almendras y pistachos de la Rebeca, las galletas de la Pilar y el esquisito pan de Pascua de la Consuelo. Todo esto condimentado con las delicatesses de Pancho y la bebida Socos de Jorge. El aperitivo estaba completo y no faltó nada más que el mantel y las velas para los villancicos.

La degustación nos abre el apetito y nos quita el habla, con la mesa llena de comestibles las dietas de verano se olvidan y comenzamos, sin piedad ni compasión, a hincarle el diente... ñam ñam!qué rico!. Las quejas se convierten en sonrisas y la conversa termina en cantos que las hermanas dominguez a dos voces entonan a capella ante un auditorio atento y entusiasta (hasta el picaflor se quedó mudo).


La bajada se hizo dificil pero no imposible para estas aperradas novatas, que pasito a pasito avanzan contando más de unos cuantos resbalones porque el suelo te bota cuando está seco y piedroso pero los amigos Pancho, Gabriel y Jorge con toneladas de paciencia las apoyan en los tramos empinados y riesgosos.


Seguro que las invitadas ya no vuelven a los cerros (pienso)...es que esa es la realidad: los cerros son duros, áridos, indiferentes a lamentos y enojos cuando los ves de primera, incluso ( me recuerdo) llegan a ser muy ingratos en esos primeros encuentros, el miedo ataca y paraliza (es de familia me termino por convencer). Como todo aprendizaje en la vida, en la medida que vas y repites una y otra vez la experiencia, esta se hace cada vez más conocida y sin saber cuando ni como, estas salidas no solo se transforman en permanentes sino también en absolutamente necesarias , los senderos parecen jardines y las rocas escalas que te llevan a preciosos altares naturales.

Un nuevo fin de año para este grupo que se atreve a enfilarse en estos cerros cordilleranos a mover el cuerpo y ponerse en camino por las más variadas rutas y circuitos farellonenses que en el dosmilocho nos aventuramos. Que el espiritu de este grupo persista por siempre y se mantenga viva la amistad y el amor a la naturaleza que nos reune domingo a domingo.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidad


Campanitas De Navidad - Cecilia Echeñique

Deseandoles a todos que pasen una Felíz Navidad en familia y para que el 2009 sea un año lleno de buenas sorpresas y mejores noticias.



domingo, 14 de diciembre de 2008

! No hay primera sin segund@ !.............,




Lo bello, lo inolvidablemente hermoso queda en la retina y como todo santiaguin@ hambrieto de aire puro y naturaleza viva para deleite de los ojos, volvemos al lugar camino a la Diputad@ en donde la montaña nos ofrece un espectáculo primaveral impresionante.

Esta vez, somos cinco: el estudioso y transnochado Pancho que viene felíz y relajado por haber finalizado su Master, la Consuelo, Andrés , Gabriel............. y yo que venia ansiosa por reencontrarme con los cerros y los amigos.


Subecerros en pleno comenzamos el paseo contemplando estos paisajes que invitan al desahogo de contaminados pensamientos e ideas que hacen ruido entre tanta crisis financiera; porque en el mundo............., algo huele mal y mientras nosotros subimos el capitalismo viene cayendo y se nos viene encima.

Mientras el debate de ideas y posiciones parece un ping- pong entre Andrés y Gabriel, ambos se pelean por pelear (en buena), una inocente c ulebr ita se nos cruza en el camino que asustada de tanta polémica se esconde entre las ramas.............,no quiere ser parte de la problemática humana que insistentemente vive haciéndo y tapando hoyos: hoyos de todos los tamaños.............,¿ los harán para amortiguar la inevitable caída?, ella ( la culebr ita ) los usa para esconderse de los humanos.¿?

¿Es la persona esclava del sistema o............., el sistema esclavo de la persona?, voces reclaman diciéndo que el cambio de mirada tiene que venir; "que hoy el foco está en el dinero y no en la persona". El hombre se ha olvidado de si mismo y se ha hecho esclavo del sistema.
Arriba la cháchara contínua y hasta que Andrés saca de su mochila un melón tuna y lo reparte: mágicamente se hizo el silencio............., todos masticando.............,menos Pancho que transnochado como estaba, se acuna en la gran roca donde nos instalamos a disfrutar de la vista, del esquisito melón y la notable descripción que la Consuelo hace de los talleres de literatura al cual asiste, lo entretenido y enriquecedor que puede ser para el grupo el hecho de leer un libro y comentarlo después.


Después del apreciado descanso bajamos rápido hasta llegar a la planicie que verde y florida permanece todavía. Ganas de dejar este momento registrado en fotos, muchas fotos para mostrar y contar que algo tan bonito como el paraíso está en esta tierra..!! tan cerca de la casa!!.



Ver + fotos

sábado, 6 de diciembre de 2008

Subida en solitario

Día despejado; poca gente; a las ocho espero en la ex YPF tomando un desayuno con algo más que el café habitual. Nadie llega. Parto.

Sueño con un baño en el estero que va a Vallecito, por lo que los pies se me van por esa ruta habitual por el borde la canaleta primera de la ruta.

Subo, hago muy breves detenciones para recuperar la espiración y sigo. Anda mucho joven allá en Vallecito, que salen y recorren sus alrededores, cantando y expresando sus emociones a viva voz que resuena por todo el cajón.

Llegó al descanso, cumbre, donde tomamos el camino de bajada a la zona de Vallecito. Me siento, pero antes que quedo mirando el sendero que viene del otro lado. Le saco una foto y observo esa huella cordillerana de tantas andanzas y sus historias. Los senderos cordilleranos, sigo pensando y saco otra foto de sendero.

Resuenan las chicharras; me parece que hay menos que las veces anteriores. Paso por una parte de mucha, muchísima concentración y gran algarabía. Sacó varias fotos de cerca a estos insectos de tan corta vida. Que será tanto grito, me pregunto; la verdad ya nos hemos hecho esa pregunta.

Llegó temprano al estero. El posón donde la María Elena se bañó la vez anterior estaba sombrío. Opté por el mismo que yo usé la vez anterior; estaba mas soleado. Me desvisto y me pongo un traje baño que traje.
Tres chapuzones de cuerpo completo, con salida y recuperación de la temperatura entre baño y baño. Siento que me limpio de malas vibras, que me refresco y que me energizo. Todo junto.
Observo y escucho el agua que corre. Mis oídos están más vivos desde que subo con la Rebeca.

Y tomo la ruta de descenso, lenta y contemplativamente.
Que haría si no tuviera esta oportunidad de venir a estos paisajes todos los fines de semana ? No se. Leería el diario, estaría conectado a la Internet.

Doy gracias por la oportunidad y la salud.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Por el Cañón de La Diputada



Hacemos gloriosa entrada por imponentes muros rocosos que nos introducen al sagrado paisaje de este valle; predominan grandes rocas de diversas formas dando la impresión de ser como cimientos de estos parajes e incluso algunas de ellas forman figuras que semejan guardias o centinelas de estos verdaderos jardines.


Desde un comienzo el paseo promete sorprendernos, Pancho y Gabriel conocedores de estos terrenos nos comparten a Miguel y a mi (Rebeca) algunas anécdotas de anteriores subidas que nos estimulan aún más a iniciar el recorrido.

De principio a fin el maravilloso paisaje nos impacta y por donde se mire, arriba-abajo, izquierda-derecha, la belleza de montañas y cerros, aves y chicharras, suelos, pisadas, nos conectan a esta tierra que envuelve los sentidos de colores, sonidos, sabores y olores que se regala a cualquier persona que tenga la osadia de venir a visitarlos sin aviso.

Aparece un escenario armonioso que funciona de maravilla en un diálogo permanente entre lo masculino de las grandes rocas gruesos cimentales de este terreno fértil y femenino, lleno de preciosas plantas y flores, ambas energias se retroalimentan creando y recreando a cada instante este espectáculo natural de una belleza estremecedora. Sin embargo había en el aire cierta distorsión, disparos de escopetas se escuchaban a lo lejos afectando la total sincronía con el entorno.

Llegamos sin tardar a un inmensa planicie cubierta de pasto y flores provocando tal impresión a los ojos que me dejan sin respiro provocando más de un suspiro que aflora espontáneamente desde el corazón...la alegría se apodera definitivamente de mi.

La semana había sido pesada, fín de año es algo caótico y la conversación aflora espontáneamente entre estos cuatro amigos caminantes, produciéndose este maravilloso juego que es "la comunicación", estimulados por lo precioso del lugar que nos provoca escucharnos con respeto y cariño. Grandes ideas y valiosos aprendizajes han nacido gracias a esta práctica de apoyarnos unos a otros como buen equipo de la vida que somos.


Pero la distorsión nos acompañó durante el trayecto y la riqueza del bendito diálogo se interrumpió en forma violenta.




El hecho de venir a buscar naturaleza para observarla y sentirla meterse hasta por los poros es un acto amoroso para el alma, es como tomarse con un gran cucharón de un potente tonificador vivo. Es simple, sólo hay que venir con los oídos muy limpios y sin escopeta ...la ocasión lo merece.

domingo, 23 de noviembre de 2008

!!Cumbre a la vista!!


Acompaña este posteo esta formidable cantante de jazz Diana Krall




Todo tiene su principio y su final, el comienzo del día dispone el ánimo para lo que viene, y eso que viene siempre tiene alguna novedad...buena o no tan buena o definitivamente mala, díficil y dura. Quiero comenzar este posteo por contar lo mejor que fué el haber logrado llegar buena parte del grupo hasta la cumbre que siempre es un triunfo en estas jornadas.

Llegamos a la Terpel Miguel, la Consuelo, Gabriel, la María Elena, Pancho y yo, luego nos encontramos en el puente con Cesar que estaba muy bien acompañado de la Panchi, la Paty y Carola, en total diez, buen número. Desde un comienzo se escuchaba ya fuertemente un continuo de chicharra que al parecer nos contagia y las conversaciones fluyen espontáneamente tal chicharras.
La exigente escalada no se hizo esperar y esta vez la meta era llegar hasta la cumbre, esa que tantas veces nos llamaba pero la energía nos faltaba y bueno, es comprensible después de una semana trabajada a concho, para que venirnos a sacrificar tanto ¿no?.







Esta vez era la cumbre, esa inalcanzable esquiva que cuando sigues subiendo porque la ves que esta ahí no más...aparece otra cima, y luego otra... y la porfía aparece en la mente y dice:! vamos !tú puedes!. Ese látigo que te pide más y más que se impone al final y te lleva a conseguir logros es también lo que nos trae acá todos los domingos.

De la bajada prefiero ni hablar; se hizo pesada y tan escurridiza como la cumbre... fué muy dura. El silencio y la ansiedad por llegar abajo entera era la máxima preocupación, el dolor en las rodillas sólo se sentía cuando paraba, asi es que continuaba bajando soñando con un poco de agua y el asiento del auto.



Sin embargo esta experiencia me deja pensando seriamente en la motivación que tengo por venir a los cerros y que me gustaria que los que participan habitualmente de esta práctica se sumaran a esta reflexión a través de sus comentarios.
Mi reflexión
1 Vengo a conectarme con la naturaleza y con el cosmos y sentir tanto mi particular precencia como mi pequeñez
2 Vengo con respeto a la naturaleza sin invadir vengo a dialogar con ella y con mis amigos, no vengo con ánimo de conquistar territorio e imponer mi voluntad.
3 Vengo especialmente a escuchar, a escucharme y a escuchar a los otros...es un fantástico ejercicio de generosidad.

Creo que podría seguir mucho rato enumerando motivos que me impulsan a venir porque cada día descubro otros, pero les pido esa tarea a ustedes que están leyendo. Es simple, pinchas la palabra comentario que está al final de este texto, luego escribes y te registras con tu correo electrónico y la clave si tienes gmail. Sino puedes enviar tus comentarios a través del mail.