domingo, 29 de junio de 2008

A La Hermita con bajada pál otro lado

Hoy en la YPF .. bah, Tercel, nos encontramos con Carlos Valdivielso que iba con un grupo del DAV que iban a subir por la quebrada justo antes de la subida nuestra del domingo pasado. Vamonos por donde mismo el domingo pasado a ver si nos encontramos con ustedes en la cumbre o en el estero del otro lado, si algunos se animan a llegar hasta allá.

Y así fue, Andrés Reutter, su hija la Bea y Patricio Navarro, mi sobrino, llegaron a la cumbre y bajaron hasta el agua del otro lado. Y nada con los del DAV.

Las novedades del día, las amigas de María Elena, la Loreto y Margarita, que tuvieron que recibir ayuda especial para llegar hasta la cumbre, pues la poca práctica y quizas las cavidades pulmonares algo resfriadas por el invierno mas el mal aire de Santiago, las tenían en cierto momento, en ascuas.

La Anamaría llevó a su pareja y yo aparecí con otro sobrino, Patricio Navarro, que mostró su excelente estado físico, a pesar que las dos últimas noches no durmió mas de 3 horas.

Una novedad muy especial fueron los zapatos nuevos de la María Elena, que fueron fotografiados especialmente, y que consiguió por la módica suma de $ 10.000 en alguna de sus habituales picadas.

Arriba, ya se está haciendo un hábito realizar algunas prácticas grupales. Esta vez la Loreto guió un ejercicio de relajación de la columna, María Elena dirigió una imaginería en voz alta, y yo pretendí dirigir una breve hiper ventilación que falló por una efusiva sangre de nariz a los primeros movimientos respiratorios.

El día estaba tibio, soleado, adecuado para subir casi con pura polera. Recordábamos el domingo pasado que fue mucho más helado.

Otra vez el grupo fue de 10 personas, así que la concurrencia no baja, siendo que Pancho y la Consuelo avisaron que por fuerza mayor no podían acompañarnos.


lunes, 23 de junio de 2008

Pinguinos voladores

Ayer conversábamos en el café previo al cerro y pregunté si habían visto pinguinos voladores.

Chá, me dijeron. Bueno, yo los he visto, aquí:



¿Será cierto?

domingo, 22 de junio de 2008

La piadosa subida de La Hermita

El grupo crece; hoy fuimos 10. Llegó Mabel con Sergio y la Jóse, hija de Sergio; Jorge Bunster, mi sobrino; Pancho, la Consuelo y la Rebeca; Jorge Milla y Yo; la Anamaría, amiga de la Rebeca, que va por segunda vez y empieza a instalarse en el grupo.

El grupo de la Mabel, pide desde su mesa del lado, un cerro con piedad. Pancho, nuestro líder de iniciativas variadas, conversa con ellos y luego de algún debate, decidimos repetir el cerro del domingo pasado: la Hermita a la izquierda.

Pancho es nominado por aclamación nuevamente nuestro líder. El problema fue que había gente joven, que se fueron con él, e incluso se le adelantaban. Eso cambió al líder que tuvimos la semana pasada. La cosa fue mas desordenada.

Con dos coaches en el equipo la subida se anima con interpretaciones notables. Esto de ejercer de líder da para una sesión completa de coach, sin duda.

El día estaba mas frío que el domingo pasado, así que subí con polar y no me lo saqué nunca; en parte también porque estuve resfriado en la semana.

Bueno, la subida está llena de voces diversas y hecho de menos mas voces hablando. Aunque sea en la forma de comentarios. No los hacen o los hacen poco; nada. ¿Qué será? me pregunto; ¿Será que piensan que este es un espacio mío?

Llegamos a la cumbre con hartos recovecos y vueltas en un áspero ascenso, por zonas difíciles y algunas arriesgadas. Vi a Pancho deslizarse por una roca, de espaldas, con un cactus que le lamía la cara; con una Jóse que le pedía perdón por haberlo metido en ese entuerto. Yo busqué por otro lado; no quise entrar en esa vereda.

Así, de piadosa la ruta no tuvo nada. Y los que la pidieron juraron nunca más hacer pedidos de ese tipo, y los responsables torcieron los argumentos diciendo que habían interpretado una ruta piadosa como una en que los que subían pidieran el algún momento "piedad".

Arriba, descansamos en exactamente el mismo punto en que el domingo pasado cantamos con Miguel. Esta vez el hecho relevante fue un rito dirigido por Jorge Milla, en que nos tomamos las manos, cerramos los ojos, miramos hacia el cosmos y pedimos lo que cada uno quería pedirle al cosmos. Esto en conmemoración de que ayer, 21 de Junio, día mas corto del año, es a la vez el año nuevo de los mayas y un día muy especial en el calendario maya, donde el planeta sufre un cambio de vibración importante, para mejor.

Comimos, entre otras cosas los manjares de Sergio, que fue tema un rato.

Eludiendo el frío partimos nuestro descenso. Me tocó ser el guía y opté por innovar por una nueva ruta, que una parte me hizo rebotar de vuelta por impasable. Nos salvó el liderazgo de Mabel, llegando sanos y salvos a los autos.

Fue una entretenida bajada, de igual forma que fue la subida. De piadosa no tuvo nada.

Algunos pasamos adonde Dn Gabriel a comernos unas empanadas y unos panes amasados con mantequilla.

Otra mañana memorable y me alegro mucho que nos haya acompañado mi sobrino Jorge Bunster, que fue acogido por este grupo excelentemente.

domingo, 15 de junio de 2008

A la Hermita por la izquierda

El día de hoy amaneció despejado y helado; mucho frío. Nos reunimos 8 en la bomba Tercel (ex YPF) y después se nos reunió Andrés Reutter.
Se juntó un buen lote: Pancho, la Mabel, Miguel Durand que llegó de sorpresa por segunda vez, la Rebeca y su amiga Ana María, la Consuelo, Jorge Milla y Yo.

Pancho propuso la Hermita, hacia la izquierda. Después, por aclamación fue nuestro líder abriendo una ruta nueva hacia la izquierda de la izquierda.
El día con el sol, se fue entibiando. Dejé mi polar en el auto de Pancho (donde se me quedó a final de cuentas) y no lo eché de menos.

Pancho mostró su estilo de líder. Ojo que iban dos coaches certificados en el grupo; que se fueron caldeando la escena haciendo observaciones de coach. La verdad el estilo de liderazgo de Pancho quedó bien representado en ese ejercicio. Cuando está de líder rinde al menos el doble de lo habitual y su liderazgo es adelantándose y dejando al grupo a su arbitrio y después los arenga.

Hoy comentábamos que lo mejor del cerro lejos son las conversaciones que en estos grupos se dan; y eso no se ve desde lejos. Y además son a veces de tal intimidad que no se pueden comentar aquí. Si 5 horas de compartir son mucho rato; y en espacios y contextos como este, cualquiera.

Arriba, en la cumbre, el aire tibio, buen picnic; gracias Sergio. Innovamos con nuestro amigo Miguel que nos hizo improvisar un coro semi catártico, resultó, de voces aleatorias, libres, que resultó notable. A lo John Cage. No se si el audio quedará muy bueno, pero como experiencia fue notable. Veremos si Reutter que filmó se pone con la grabación; si cumple mínimas expectativas, lo publicaremos.

La bajada fue por una ruta mas tradicional. Lideró Andrés la mayor parte. Bien, sin problemas.

De ahí, nos fuimos al local de Don Gabriel en la Hermita, donde nos comimos una empanaditas, de queso algunos, pino otros. Y calabaza.

Un exquisito día, un exquisito paseo, un mejor grupo.

Apartado: nuestro inspirador del día de hoy en su dimensión musical, John Cage con su Imaginary Landscape (no se Miguel si te captamos la idea cuando hicimos nuestra improvisación):



sábado, 14 de junio de 2008

Las buenas conversaciones subiendo y bajando al Alto del Naranjo

El domingo pasado fuimos al Alto del Naranjo, ruta tradicional. La idea era hacerles fácil la pega a los sobrinos de la María Elena: la Teresita, Javier y Pedro (espero no estar errando en estos nombres).

De subida, yo al menos, me fui en grande conversa con Jorge Milla. Este Coach de la puta madre, me dio unas interpretaciones de mis éxitos y fracasos, que me movió en algo, mi cuadrante de ruta.
Una buena conversa en estos paisajes y en estas dinámicas del cuerpo y las emociones, son santo remedio. Por favor, que gran regalo es tener un buen grupo de amigos y una afición como esta.

Arriba, unas naranjitas de Pancho, agua, unas fotos y para abajo que el frío era un personaje de la temporada.

Y de bajada la conversa fue con la Mabel y Pancho. Uf, de las buenas también.

Otro domingo redondo. Gracias, gracias a todos los que me lo hicieron así.

domingo, 1 de junio de 2008

Carreras en el Alto del Naranjo

Día frío; primer día de junio; camiseta, camisa y polar encima. Recojo a mi amigo Miguel Durand en la Escuela Militar; es nuevo en el circuito; está de paso por Chile; viene desde Canadá y Francia; intenta hacer redes en Chile; es notable como estas se evaporan cuando uno desaparece por muchos años.

Nos encontramos en la ex YPF de Arrayán a las 8:30, la Rebeca, la Consuelo, Pancho (que duerme en el auto cuando llego), Miguel y Yo; ah y aparece Reutter; estará con nosotros un rato pues a las 11:30 llega su hija la Bea a Pudahuel y la irá a buscar. Mas tarde nos uniremos con Carlos Valdivielso.

Miguel conversa con unos y con otros; aparece su conocimiento de las dietas y la alimentación; yo vuelvo a contar que estoy en la alimentación con los polvos Herbalife; Miguel refuta; señala que mientras mas cerca de la naturaleza, mejor es la alimentación.

Aparece que Miguel es músico aficionado y quizás profesional; aprendió en el conservatorio de la Chile desde los 13 años; hoy compone incluso con la ayuda del computador y la tecnología; ahí se instalan a conversar con la profesora de música Rebeca; hablamos de la crisis de la industria de la música y yo argumento de las bondades de esta crisis y de las posibilidades que se abren para los no famosos, con el tema de la "larga cola" y la Internet.

Bueno, la conversar no falta; temas publicables y temas privados, pues el cerro y esta cofradía de amigos que habituamos dedicarnos en estos parajes 4 y hasta 5 horas continuadas a la semana, se crea una intimidad que los que solo miran los cerros no ven como oportunidad.

Los polar, se ponían y se sacaban; al final incluso salió el sol. Un día precioso; vimos unos cóndores planeando cerca de nosotros. Faltó la Mabel; habrá hecho ya campamento en su nuevo hogar y ya no nos necesita? los mejores deseos igual.

Ah, cuando llegamos al puente en la partida, se preparaba una carrera hasta el Alto del Naranjo con unos 50 corredores que iban de un lado al otro precalentando; apuramos el tranco y nos instalamos en el primer descanso/Mirador y desde ahí los vimos pasar en su apresurado paso hasta la punta; mayoría de hombres y algunas mujeres.

Ya subiendo, los empezamos a ver pasando de vuelta, así que fue un día con el cerro con mucho tráfico, mas que nunca; buena onda en todo caso.