domingo, 28 de abril de 2013

Nueva ruta sub estación frente a Potrerito

El domingo pasado (21 de abril) fuimos tres los que nos encontramos en el punto de encuentro: Pancho, la Marisol y yo, Gabriel.

Partimos con la idea de irnos por la ruta por detrás del Pochocón; luego en el camino cambiamos por la curva 33 y finalmente terminamos yendo a explorar una nueva ruta que Pancho había avizorado desde nuestra anterior ida al Potrerito.

Marisol y Pancho más atrás
Que tal si probamos por el frente, que se ve que no presenta tantas dificultades.
Y eso hicimos este domingo. Y le apuntamos.

Tomamos esta entrada donde está este cartel y obvio, entramos.

hay que estar atentos en la ruta a esta seña
Pasamos por lo que nos pareció una casa, o mediagua. No salieron perros.
A la vuelta temí al pasar la presencia de perros y algo dije al respecto. La cosa es que Pancho que venía más atrás, se distrajo atendiendo a algo y descuidó el paso, y se sacó la cresta, quedando de espaldas en el suelo, que a esa altura era un camino casi plano. Uf; codo pelado y algo molido, me pareció, de un hombro. Por suerte no fue en una parte con más declive.

típica expresión de dos guatones entrando la guata
La conversación tranquila, bastante técnica de a ratos, de temas psicológicos, como enterarnos de la personalidad histérica con algún nivel de detalle, que nos permitirá cachar en el futuro este tipo de personas.
Interesante.

Marisol
La ruta estupenda. Ni siquiera tan difícil. De a ratos la perdíamos pero luego la volvíamos a encontrar.

Pancho y Marisol
El día, en su punto. Despejado, altas nubes, de esas que solo cumplen una tarea de amortiguar calores, temperatura fresca, agradable.

descansando en lo que fue nuestra cumbre
En la foto que acabas de ver, se ve al frente una zona pelada, que es el Potrerito.

ya bajando

domingo, 14 de abril de 2013

Al Manquehue sin competencia

Solo una mujer llegó en el día de hoy. Optamos por el Manquehue pues la semana se propuso y aceptó, pero después la influencia de uno, nos encaminó a otro destino. Hagamos hoy lo que no hicimos en domingo pasado y eso fue.

Gabriel, Pancho, Eugenio, Isabel, Francisco, Dirk, y Víctor Bunster
Llegamos los primeros al punto de la Dehesa de acceso al Manquehue. Al llegar de vuelta había unos 40 o 50 autos. Mucha gente sube esta ruta, conclusión. Y sí, efectivamente, nos topamos con bastantes personas. Esto para mi lo hace una ruta entretenida.

Disfrutando una sombra en este día soleado, calentito
Fuimos cinco hombres y la Isabel, pero además se nos sumaron, Victor Bunster y Cristian Estay, que entre pariente mio uno y amigo de Francisco Valdivieso el otro, fueron parte del equipo.

La Isabel feliz; sin competencia. Pidió explícitamente esta primera foto para cachiporrearse entre sus compañeras de algún lado.

Eugenio punteando
Conversando con Dirk, siempre recibo buenos datos para diversas dolencias. Esta vez le comenté que el otro día estuve en una reunión donde coincidieron tres personas con lumbago. Bueno, para el lumbago Dirk me recomendó a Paulina Córdoba (Colón 7000 Torre L, Deepto 34; 7 968-7186), que además es profesora de Pilates.

Pancho y Eugenio
Y para temas más energéticos, activación por intervenciones a nivel de chacras, el tarotista Eduardo Godoy (2 494-1154). Lo notable de este tipo, es que si alguien quiere consultar, debe llamar el primer día hábil del mes, tempranito, pues copa su agenda del mes de esta forma y si llamas más tarde te encontrarás que no tiene horas. Debe ser muy bueno.

Pancho y Dirk, oteando el horizonte
Buen humor, buenas conversas, fue el tenor del grupo. Un día más bien cálido en este otoño ausente aún de lluvias.

de bajada

martes, 9 de abril de 2013

Llanos de Javier en día otoñal

Al punto de encuentro llegamos Pancho, Consuelo, Isabel, Eugenio, Gabriel y Dirk. La mañana estaba fría pero se esperaba un día de sol. Gabriel preguntó donde ir y surgió la opción del Manquehue, que a esa hora ya recibía una buena cantidad de sol en su ladera oriente. Pancho propuso los Llanos de Javier y para allá partimos.

Consuelo, Dirk, Eugenio e Isabel
El interior del valle estaba aún sin sol así que iniciamos la caminata un poco abrigados pero al cabo de un rato ya habíamos entrado en calor. Ibamos subiendo en un grupo compacto los seis, pero sin mucha conversa, porque la subida estaba pesada. Del caserío salió un perro bien simpático que decidió acompañarnos con mucho ánimo.

Parece que el perro pensó que íbamos a las rocas de escalada pues ahí estaba sentado esperándonos, pero cuando seguimos adelante siguió con nosotros.

los mismos cuatro
Un poco pasado la pared de rocas seguimos por el sendero buscando el desvío a la izquierda que nos llevaría al camino que buscábamos, hubo algún titubeo y retrocedimos hasta que encontramos el desvío con una huella bastante notoria que se empinaba cerro arriba.

Ibamos conversando en parejas temas varios, esperándonos para no desperdigarnos. En eso nos reunimos en un aro y tomó vuelo el tema del lucro en la educación universitaria, creo que a todos nos quedó rondando el tema de la acusación constitucional al ministro de educación que fue aprobada en la cámara de diputados, habían posturas que no condenaban el lucro, otras que si en cuanto si se tiene como el objetivo de la universidad, se desvirtúa la educación misma. Gabriel contó una experiencia personal como docente de una universidad, que le resultó deplorable.

la parte más escarpada
Por otra parte se comentó lo involucrados que están los políticos en diferentes universidades, desde los comunistas hasta la derecha, pasando por todos los demás. Hay mucha hipocresía en rasgar ahora vestiduras dado que el slogan de educación sin  lucro "vende mucho", sin que la gente perciba nada muy claro al respecto. A mi juicio el debate debería estar centrado en la calidad de la educación mas que en el lucro o no lucro, aunque comparto que deberían transparentarse las universidades con y sin fines de lucro, de manera que se sepa desde un inicio cual es su condición.

piño de cabras en sentido contrario
Seguimos subiendo, ahora el sendero se hacía mas difuso y teníamos que subir rodeando una gran cima rocosa, Gabriel y Pancho probaron huellas diferentes, las dos casi igual de difíciles, mucha piedra suelta y la subida bien empinada hacía que la concentración estuviera puesta en seguir subiendo, así que poca conversa.

las cabras pasan por nuestro lado
Al alcanzar la cima apareció un paisaje realmente sobrecogedor, especialmente hacia el oriente, donde se nos mostraban gran cantidad de cerros y quebradas muy verdes y con la luz de la mañana pegando en las laderas orientes.....muy bonito. Hacia Santiago lamentablemente se veía una nube café bien instalada que parece ser algo permanente, quizá algo mas densa por lo que han ido bajando las temperaturas.

El perro que había permanecido fiel al grupo nos hacía ver que estaba sediento, Dirk sacrificó buena parte de su agua para hidratar al pobre animal.

la parte oscura de arriba es el dedo de Pancho
Seguimos subiendo ahora por la cresta del cerro buscando el quillay mas grande para hacer la parada tradicional. Finalmente la hicimos a pleno sol, que estaba delicioso, compartimos las naranjas y otras frutas. La conversación giró en torno a los dichos del presidente Mujica acerca de Cristina Fernández a quien trató de vieja y mas terca  que el tuerto.  Lo increíble es que esas expresiones tengan tanta relevancia cuando se dicen en público, por un percance involuntario, cuando realmente reflejan lo que siente quien las dijo....nuevamente hay una hipocresía tan irritante en los políticos. Menos mal Mujica  no hizo ni intentos de dar explicaciones, como estoy seguro habría sido si eso mismo hubiera pasado acá.

Isabel, Eugenio y Dirk
Segunda tanda de hidratación perruna con el resto de agua que le quedaba a Dirk, quien además le dió una buena dosis de una rica granola que prepara él mismo y que compartimos.

En el descanso nos dieron las 12:20 así que decidimos bajar. Pancho y Gabriel tomaron la delantera y conversaban muy animados, esperando al resto cada cierto trecho. La bajada se hace bien rápido, está bastante buena aunque creo que todos nos pegamos un par de trastabillones.

Eugenio, Consuelo y Dirk
Al pasar por la roca vertical, el perro se quedó con los grupos de escaladores y nosotros seguimos bajando a buen ritmo hasta llegar a los autos.

Muy buena caminata.

por la cima
(Texo de Eugenio Lagos)