lunes, 24 de marzo de 2003

Paseo del domingo 23 de marzo

Mientras otro grupo de unas 20 personas viajaba a la frontera con Argentina por Portillo a subir alguna cumbre, un grupo de 4 nos encontramos en la YPF, el domingo, a las 8:30 : la ALEJANDRA y su .. (nunca se sabrá) Tito, la Paty Lopetegui y Gabriel.
Faltó Jorge Milla y su hijo Vicente, a los que intentamos llamar por teléfono sin éxito.

Camino a la YPF me cubría una neblina baja, la que se abrió casi justo en la YPF. Al divisar el punto de encuentro y ver la luz que sobre el caía era casi premonitorio de las cosas buenas de lo que venía deparaba.

El día estuvo de a ratos soleado y caluroso, fresco medio nublado con nubes de altura, ventoso en algunos puntos hasta el punto de sacarnos los gorros. Claramente es el otoño que se nos vino encima. Las ideas de baño quedaron en nada quizás por ello.

Tomamos la misma ruta que el fin de semana pasado tomamos con Francisco Toyos. Osea, después de esa puerta que hay que pasar por entre las varas, unos 20 mts mas adelante tomamos a la izquierda, caminando por sobre un canal cubierto, cementado. Llegamos al estero que viene de Vallecito, lo cruzamos y arremetimos en empinada subida hasta una primera explanada donde nos sentamos a nuestro primer descanso.

Esta ruta tiene vistas muy especiales; por de pronto a la cascada que sale de Vallecito, yo creo que es una de las buenas vistas de esta zona y que además nos muestra como una especie de vista aérea de nuestra ruta habitual al Alto del Naranjo.

Por el otro lado, de la cima que íbamos escalando había otra escena que obviamente se apreciará en todo su esplendor mas al invierno cuando una especie de 4 tazas, con piscinas alguna de ellas bien armada por mano del hombre, pueda apreciarse con agua; un cajón empinado digno de verse.

Subimos en empinada escalada hasta una huella que sabía va a dar a Vallecito, poco mas arriba. Ahí torcimos en el otro sentido y descendimos hasta un cajón con bajada de agua seco en esta época del año y subimos por el cauce hasta encontrar un lugar lo suficientemente atractivo para establecerlo como nuestra meta del día.

Llegamos a una hondonada bien protegida por piedras de tamaños medianos, y ahí nos acomodamos a conversar, comer y descansar. Las chaquetas amarillas hicieron de las suyas; yo movía mi gorro de lado a lado espantándolas.

Una cosa aprendimos en esa estada, que Chile posee buenos MBAs en particular el de la Universidad de los Andes, que es donde Tito hace sus estudios en la actualidad. Un aprendizaje caro pero del mejor nivel; experiencias en todos los frentes tanto de aprendizaje como de desarrollo personal; hasta una coach tiene el Tito, de nacionalidad suiza. Esta escuela es del Opus pero han de saber que quien lidera este particular MBA es ateo. Además lo pasan muy bien y se rien y divierten que da gusto. Tito cursó invitaciones para asistir de oyente a alguna de las clases.

Retomamos de vuelta por el cauce seco, retomamos el sendero que nos llevó rápidamente a Vallecito y de ahí subimos hasta retomar la salida de nuestro tradicional acarreo.

Terminamos el día comiendo empanadas donde la señora Rosalia en Arrayán que hasta estuvo un instante sentada en nuestra mesa quizás contagiada por nuestro espíritu alegre y relajado.

Un buen paseo, para variar.

La Paty, un poco triste, pero sólida y muy presente en el grupo. (se le murió su papá hace dos días)

lunes, 17 de marzo de 2003

Paseo del domingo 16 de Marzo

Hoy apareció en la YPF la Paula Sepúlveda, amiga de la Marisol, psicóloga también; luego llegó Jorge Milla con su hijo de 9 años, Vicente; y finalmente Andrés, la Marisol y el Inca.

Nuestro encuentro fue a las 8:30 de este domingo. Sabíamos que a las 6:30 habían pasado por la misma YPF otra parte de nuestro grupo que se dirigían al Pintor.

La aparición de Jorge Milla fue una sorpresa; era la primera vez que Jorge subía con nosotros, siendo él ya bastante conocido para le resto del grupo básicamente a través del sitio, cosa interesante no ?

Partimos en dos autos hacia esa subida que pasa por un potrerito con un estero por el costado izquierdo, que queda poco antes de la entrada a la mina Disputada, subiendo hacia el poniente. Elegimos esta ruta por las zapatillas de la Paula, en el entendido que era una ruta de pendientes mas suaves.

Jorge me equipo con un equipo "polar" con un elemento en el pecho y otro en el brazo, una especie de reloj, que dialoga con el asunto del pecho y detecta mi pulso. Partí en 89 latidos por minuto y rápidamente llegué a 140, 150, siendo mi peak 164.
Al final esta maquinita dijo que había quemado mas o menos 1800 kilocalorias y Jorge me dijo que esto era su resto.

Al poco andar recibí un llamado de la Andrea diciéndome que Cristóbal mi hijo de 22 años había llegado, aparecido poco después que me fui, de vuelta de su viaje por Brasil después de casi 2 meses. La verdad desde hace dos días yo lo venía sintiendo; si incluso hoy a las 6 am llegó un auto y yo salí pensando que era Cristóbal; no, era Diego que venía de poner música en una fiesta.

Le pregunté a Jorge sobre el sitio del grupo de los cerros, y me dijo que le parecía buena cosa pero los que escribían eran siempre los mismos y sospechaba que el grupo era mucho mas gente. Así es, cuesta que escriban. Porque será ? algunos probablemente no tienen la computadora tan incorporada como yo, otros les da cosa, otros piensan que lo harán "mal", que tienen poca gracia para escribir.

El día estaba soleado, el grupo fue grato, la presencia de Jorge fue para mi quizás lo mas relevante. Tipo agradable y super entendido de todas las cosas que tienen que ver con la escalada de alta montaña; es un profesional que se lo ha leído todo, y ha tomado esta afición con total dedicación y seriedad. Esto no quiere decir que él sea un tipo serio, es muy jovial y alegre. Pienso que será fuente de mucho conocimiento técnico para el grupo, especialmente para los que están planeando subir el Aconcagua el próximo año; me dijo que ofrecerá sus servicios gratuitos de asesoría (no se la pierdan).

Hicimos una detención en exactamente el mismo punto donde la semana pasada tomaban vino Santa Ema y degustamos, paladeamos, unos excelentes duraznos de la Paula y un excelente melón de Andrés.

La Paula y la Marisol se quedaron ahí con el Inca mientras el resto seguimos a una cumbre que declaramos nuestro objetivo del día.

Bajamos y yo quería apurar el tranco para ir a ver a Cristóbal, que entre paréntesis llegó muy bien y contento.

Un saludo a todos, y escriban pues sus experiencias personales, sus perspectivas, sus .. lo que sea, y vamos profundizando este espacio comunitario.

Ah, Jorge prometió completar su texto sobre el Aconcagua antes de fin de mes.

Ah, y no olviden de visitar el sitio GoChile.cl