domingo, 24 de marzo de 2013

Al potrerito el domingo 24 de marzo

mis zapatos nuevos versus los de Pancho
Isabel y Ana María
notable los rayos de sol
Isabel y Eugenio
Isabel y Eugenio
último tramo
en la cumbre
en la cumbre
recta final al auto

lunes, 18 de marzo de 2013

Nueve por la vuelta del Huinganal

Entramos a la nueva cafetería de la Terpel, que ha abierto, y no atinamos a sentarnos, ni a comprar cafés como tiempo atrás hacíamos.
Además los que llegaron después de nosotros no entendían donde estábamos, pues veían el auto de Pancho, pero no veían a nadie. Me percaté de esto y salí a hacer señas.
Nos juntamos 9 a las 8:30 de este domingo en la Terpel. Y decidimos irnos para el lado de las caballerizas, allá en el Huinganal.

Ascendiendo
Están cobrando ahora en el Portal de la Dehesa dice Marisol, creo, así que acordamos irnos prácticamente con todos los autos hasta el destino.
Tomamos la ruta tradicional de la vuelta completa al cerro, con parada en la virgen, que tiene mesa y banquetas.

algo está diciendo Dirk, en la mesa de "la cumbre"
Eugenio, Isabel y Consuelo
Como siempre el grupo se dispersó en pequeños grupos en animada conversa, en sus particulares temáticas.
Yo partí con Dirk que me dio una clase magistral de alimentación. Me recomendó un libro para empezar en el tema, Ultrametabolismo. Se trata de recuperar la alimentación de nuestros ancestros más antiguos, basada en frutas verduras, granos y algo de cereales; algo.
Las bondades son, partiendo por bajar esta guata que ya no merece comentarios, salvo el decir que en mi personalmente, prima el placer más que la imagen. No es el caso de otros, que por ello pueden decir "no gracias" a tanto festín que te ofrecen hoy en día.

retomando después del descanso
Eugenio, Pancho, Dirk y Antonia
Para varios esta era primera subida después de la temporada veraniega. Se notó. A una casi tuvimos que cargarla y hacerle respiración boca a boca. Bueno, está claro el bienestar que produce recuperar el estado físico vibrante y saludable, así que le recomendamos seguir viniendo sin aflojar.

Ana María y Marisol
Cómo no iba salir a colación el libro que estoy leyendo cuando escucho decir que hoy nuestros hijos tienen un mundo infinito de posibilidades. Posibilidades de qué? pregunto yo. Posibilidad de comprar plasmas, celulares, viajes, productos y servicios. Somos consumidores de un enorme supermercado. Si.
Alberto Mayol y su libro "No al lucro", es una bomba de tiempo. Te deja súper sensible, tanto al lucro, al abuso y a la necesidad de adquirir más poder los ciudadanos, a través de una, parece que, necesaria politización.
La provocación de frases extraídas del material de ese libro, provocó prolongadas conversaciones. Incluso hasta nuestro descanso en la banqueta con mesa.

Gabriel, Ana María, Antonia, Isabel, Consuelo, Dirk, Pancho, Eugenio
Arriba de la mesa, de nuestra declarada cumbre, varios pusieron sus aportes, entre frutas, naranjas de más de un proveedor, frutas varias (uvas, frutillas) y frutos secos, almendras, etc. Dirk trajo una mezcla que tenía incluso Chi.

Y qué les parece el nuevo papa? pregunté al voleo.
Todas las opiniones favorables y algunas realmente esperanzadas. Esperanza de cambios, reformas, para una iglesia que boquea. Veremos.

contra el cielo
Seguimos dándole la vuelta al cerro, hasta que iniciamos el descenso, que se va haciendo cada vez más abrupto y resbaloso. El sendero se angosta, por lo que la conversa iba de a pares.

Se conversa harto en realidad. Y los temas son diversos, a gusto del consumidor.

Isabel y Eugenio
Llegamos a los autos como a la una y cuarto, nos despedimos felices de haber completado la actividad, que incluye ejercicio, paseo y conversación, a veces muy buena.

Tengo que comprarme zapatos nuevos de escalar. Me quedaron doliendo los empeines de los dedos.

lunes, 11 de marzo de 2013

Las Varas sin agua

Llegué (Eugenio) con la Francisca Alcalde, que se reintegra después de una ausencia de estos encuentros desde hace varios meses, a la Terpel y a los pocos minutos llegó la Marisol Rosas, luego Andrea Schiapacasse y finalmente Marcela Molina, llamé a Gabriel para confirmar si venía ya que hoy algunos celulares cambiaron automáticamente de hora y creí que eso podría haber generado alguna confusión. Me anunció que no venía por haber adquirido otros compromisos. Así que figuré rodeado de cuatro mujeres.....

Decidimos aventurarnos a Las Varas pues hacía varios meses que no partíamos para allá.
Eugenio, Marisol, Andrea y Marcela
Al llegar vimos el letrero del cobro, del que ya habíamos sabido, pero no había nadie a quien pagarle así que nos metimos por entremedio de la reja y empezamos a subir. Cuando habíamos avanzado un buen trecho apareció abajo una persona que empezó a gritarnos que bajáramos a pagar, le devolvimos el grito diciéndole que lo haríamos a la vuelta.
Nuestra conversación giraba en torno a lo que cada uno había hecho en las vacaciones, viajes, días de descanso con la familia, etc. La Francisca nos contó algunos detalles de su viaje a Ecuador, donde estuvo en Quito y en las islas Galápagos, lugar que recomendó muchísimo y que disfrutó a concho con un grupo de amigos.
Marcela y atrás Marisol
Pasamos el tranque, completamente seco y seguimos por el camino, ancho y luego nos salimos para tomar la subida hacia la canaleta por el rumbo ya conocido.

La Marisol y la Marcela en animada conversa se quedaban un poco rezagadas y la Francisca seguía a su ritmo, adelantándose una buena distancia, finalmente nos reunimos en la canaleta, buscamos una sombra para compartir lo que cada uno llevaba.

En esa conversación Marcela nos contó de sus orígenes, padre chileno y madre inglesa, hija de diplomáticos, le tocó vivir en Europa desde chica y decidió volver a Chile a los 27 y se casó acá con un chileno. Contó también que le tocó trabajar con un equipo en la campaña para definir una imagen de Chile para promocionarlo en el exterior, cosa que costó mucho ya que tenemos muchas diversidades que hacen difícil construir un lema o una frase que identifique al país....finalmente el resultado fue la conocida frase Chile Always surprising.
Francisca, Marisol, Andrea y Marcela
Estuvimos de acuerdo en que los chilenos somos culturalmente discriminadores, a diferencia de lo que le tocó experimentar a la Marcela en Europa, donde las diferencias se perciben como enriquecedoras, en cambio en nuestra cultura las diferencias son "molestas" y las personas tienden a agruparse por coincidencias, ojalá las mayores posibles. 
También tocamos el tema del día de la mujer, cuestión que dio pie para entrar al tema de la discriminación no solo con las mujeres, sino con los extranjeros, con los peruanos, ahora también con los negros que han llegado desde Haití y República Dominicana.
Terminado ese descanso seguimos subiendo bastante hasta donde el cordón de cerros baja para volver a subir, llegamos hasta ahí ya que casi todos nos habíamos quedado sin agua y el calor era intenso, entonces empezamos a bajar.  
En la bajada la conversación giró en torno a cuestiones mas familiares, actividades e intereses de los hijos y las situaciones de cada uno, de nuevo en la avanzada íbamos la Francisca, la Andrea y yo, y la Marisol y la Marcela se quedaban un poco rezagadas.
Al llegar al auto nos acercamos a pagar como nos habíamos comprometido. 
Las personas que nos cobraron nos mencionaron la escasez de agua en que están, ya que de la canaleta no les llega ya casi nada, a diferencia de años anteriores cuando podían abastecerse de su agua, en cambio ahora la Municipalidad de Lo Barnechea los debe apoyar con camiones aljibes.

(Texto de Eugenio Lagos y fotos de la Francisca Alcalde)

jueves, 7 de marzo de 2013

Hasta la cumbre del Pochoco

Primer domingo de marzo, pero por su ubicación en el calendario, la gente está aun volviendo de sus vacaciones.

Fuimos Francisco Valdivieso y yo, Gabriel. Y nos fuimos al Pochoco.

La bomba Terpel finalmente está operativa, con cafés incluidos. Bravo ! Volveremos a encontrarnos dentro de la cafetería, degustando uno. Algo añorado.

Terpel con cafetería operativa
No había tanta gente en el Pochoco. Debe ser por la misma razón. Pero igual nos topamos con bastante más gente que en nuestros circuitos habituales.

Nuestros temas de conversación se fueron más al mundo de los negocios y un poco a algunos de índole personal. Buena onda; grata conversación.

Francisco
Llegamos a la cumbre, sin ausencia de algunos rezongos ya fuera por la pérdida de la práctica en el periodo de verano, o ya sea por lo roto del terreno.

Francisco en la cumbre
De hecho, me di un buen tute bajando, al poner mi pie en una zona de verdaderas bolitas de cristal, que me pusieron en voltereta total, logrando maniobrar en la instantaneidad de esas circunstancias y lograr agarrarme con las manos y no irme cuesta abajo. Solo rasguños, que después en la ducha sentí más.

vista desde la cumbre
Tengo que renovar zapatos, esa es mi conclusión.

Espero ver más gente el próximo domingo.

vista a la cumbre