jueves, 7 de marzo de 2013

Hasta la cumbre del Pochoco

Primer domingo de marzo, pero por su ubicación en el calendario, la gente está aun volviendo de sus vacaciones.

Fuimos Francisco Valdivieso y yo, Gabriel. Y nos fuimos al Pochoco.

La bomba Terpel finalmente está operativa, con cafés incluidos. Bravo ! Volveremos a encontrarnos dentro de la cafetería, degustando uno. Algo añorado.

Terpel con cafetería operativa
No había tanta gente en el Pochoco. Debe ser por la misma razón. Pero igual nos topamos con bastante más gente que en nuestros circuitos habituales.

Nuestros temas de conversación se fueron más al mundo de los negocios y un poco a algunos de índole personal. Buena onda; grata conversación.

Francisco
Llegamos a la cumbre, sin ausencia de algunos rezongos ya fuera por la pérdida de la práctica en el periodo de verano, o ya sea por lo roto del terreno.

Francisco en la cumbre
De hecho, me di un buen tute bajando, al poner mi pie en una zona de verdaderas bolitas de cristal, que me pusieron en voltereta total, logrando maniobrar en la instantaneidad de esas circunstancias y lograr agarrarme con las manos y no irme cuesta abajo. Solo rasguños, que después en la ducha sentí más.

vista desde la cumbre
Tengo que renovar zapatos, esa es mi conclusión.

Espero ver más gente el próximo domingo.

vista a la cumbre

1 comentario:

  1. Me hubiera encantado caminar con ustedes!! UN abrazo para todos desde la Patagonia....donde los senderos de caminata son espectaculares!!
    Cariños,
    Paula

    ResponderEliminar