lunes, 29 de junio de 2009

Cordillera de los Andes: !!presente!!



María Elena recibe con una sonrisa amplia a Rebeca y Gabriel en la Terpel esta madrugada de lunes con un gran moccachino y una fresca y bien moldeada marraqueta , que ambos engullen sin remordimiento alguno, mientrás mi estómago se niega a tal tentación, me coloco en la cabeza mi precioso y colorido gorro de lana nuevo.

Con ponpon azul, al Alto nos dirigimos sin dudar porque un luminoso amanecer y el despejado cielo después de copiosa lluvia de dos dias seguidos, nos regala un paisaje limpio con montañas blancas de pura nieve que brilla más que el sol, que permanece escondido trás las cumbres de nuestra gloriosa Cordillera de Los Andes.

De película el paisaje y también las conversaciones que iniciamos durante el ascenso, las mujeres de "Tres Marías y una Rosa", la obra de teatro a la que asisto con María Elena; en que las protagonistas comienzan sus labores de arpilleras dibujando la Cordillera de Los Andes porque "eso es lo que le gusta al extranjero". Yo digo ahora, para mis adentros, soy incha de esta hermosa cordillera chilena.

Pero no todo es blanco y puro en nuestras altas cumbres, aparece también el recuerdo de la tragedia de los uruguayos, accidente ocurrido hace 36 años en nuestra preciada cordillera, triste noticia que recorrió el mundo que felizmente 19 de ellos sobrevivieron para contarlo en libros, documentales y películas. Sin embargo y para no aguar el relato, la sobrevivencia en esta tibia mañana, se hace con vigorosos pasos hacia la altura tal como lo parece indicar el cactus de esta foto.

Iluminado día trae también luminosas conversaciones que comparto con Gabriel, ya que nuestra veloz amiga María Elena se nos pierde de vista. Sucesivas paradas para recorrer con la mirada la hermosura, nos distrae en numerosas oportunidades, fotos del condor posado sobre una gran piedra muy cerca nuestro, fotos de conocidos en el camino, fotos de la nieve, fotos de los brotes que ya asoman su verdor.





Al final del día, no puedo dejar de mencionar la reflexión que me atrapa los pensamientos, después de tanto afán corporal y vocal, viene con el reposo de ideas, una celestial declaración: "Antropólogos, filósofos, educadores, místicos, científicos, médicos y muchos más exponen globales miradas apuntando a un mundo conectado de otra manera, aprendiéndo unos de (y) con otros en todos los planos humanos, generando soluciones comunes a los problemas: creando "inteligencia colectiva", concepto que al instalarlo, nos puede llevar a transfomar los grandes y graves problemas que enfrentamos los seres humanos de hoy en potenciales oportunidades. Es una buena noticia que hay que difundir y en donde la tecnología juega un papel instrumental fenomenal al facilitarnos crear redes sociales comunicadas al instante...y gratuitamente ( que hoy por hoy, no es un tema menor).

La generosa naturaleza toda apoya la moción y con ponpon y todo, llegamos al quillay del Alto que más que naranjo, hoy lo cubre la blancura absoluta y nosotros, como con el merengue de la torta, nos entretenemos haciéndo monos y dejando huellas que respalden nuestra dichosa presencia.


La presurosa bajada con nieve y agua que recorre los senderos, no nos detiene, pero si los encuentros en el camino con conocidos y amigos, llamados también esta mañana, por esta maravillosa Cordillera a dar unos cuantos pasos extra por el sólo gusto de recorrer estos caminos hacia arriba y abajo, sin perderse el deleite que produce convivir un momento pleno observando desde lo alto...otra perspectiva tan necesaria para estos tiempos.

Gran paseo invernal de blancura tal que, sin duda nos prepara para seguir clareando nuestro propio camino.

domingo, 21 de junio de 2009

Subida con mantel blanco

Hoy fué una subida fabulosa.,,,,copos y copos ? mucho más que unos pocos copos.

La naturaleza entera quizo tal vez hacer honor al dia del Padre, que aunque sea pura publicidad, al parecer, este dia ella decidió ofrecerles un espectáculo con escenografía y todo. Cúal banquete de mantel blanco se cubrió, y nosotros ansiosos y felices, celebramos también en esta fría mañana...que al fin !!llegó el invierno!!.

El encuentro se produjo en la Terpel; como de costumbre con el cafecito temprano a las 8:30. Llegamos primero las mujeres; la Consuelo, la María Elena, la Rebeca (yo)...luego detracito aparecieron los papas del día: Gabriel y Pancho. Emprendimos camino rápidamente hacia la cordillera, un tímido sol y las cumbres nevadas auspiciaban un frío y sorprendente paseo, de esos difíciles de olvidar.

El viaje en el auto de Pancho, suave y cómodo manejado con gozo por Gabriel, nos lleva paulatinamente a internarnos por el camino de la Diputada, con bellísima música clásica en los oídos, nos adentramos a disfrutar del maravilloso paisaje visual y musical tocando fibras sensibles que llevan a las profundidades provocando hondos y placenteros sentimientos, de esos que añoras y te hacen revivir.


Tanto fué el entusiasmo del grupo, que bajando del auto, Pancho próximo a ser padrino de bodas de su hija Andrea, práctica con las mujeres del grupo sus pasos de valz con música de Strauss. ¿de Strauss?, las expertas reconocedoras de obras musicales María Elena y Consuelo van anunciando velozmente autores y nombres de obras., mientras el resto del grupo se apresta a disfrutarlas solamente.




También se sumaron al grupo cuatro lindos cachorros de la zona que tomaron la delantera apurando la subida y contagiándonos su peluda energía. Pancho paternalmente, se aguachó los perritos y preocupado, varias veces durante el trayecto, los buscaba para contarlos.

El paisaje a medida que subiamos, se blanqueba más y más, las pisadas iban dejando huellas en esta inmaculada alfombra de nieve. Los zapatos crujian y se perdian de vista en la hondura mientras improvisábamos cada paso.

Subimos hasta nuestro conocido potrero, luego motivados por el terreno y el frío seguimos adelante hasta una segunda planicie desde donde pudimos contemplar un maravilloso paisaje blanco y de frente divisamos claramente Farellones. No faltaron las naranjas que tragamos de pie, porque el banquete era pero sin asiento, por lo que sin mayor pausa iniciamos la bajada.

Un poco decepcionados parecian nuestros invitados perrunos porque ellos hubieran seguido subiéndo, pero la temperatura y el horario decían que la aventura continuaba pero en descenso.

Una parada para observar el efecto de cristalización de los copos de nieve en las plantas nos mantuvieron gratamente sorprendidos mientras María Elena se perdía velozmente entre los cerros. Entre silbidos y cantos con la Consuelo bajamos hasta el auto mientras Gabriel inspirado por el paisaje, sacaba fotos de todos lados.

Magnifico paseo, viaje de vuelta nuevamente con música que a estas alturas cansados, llenaba cada espacio de adentro y afuera provocando un estado de profunda contemplación completando así este espacio temporal presente en una experiencia real de disfrute total que sin duda su recuerdo en la memoria nos revitalizará la semana.

Feliz Día para los papas del grupo representados por Pancho y Gabriel y a los ausentes nuestros padres que en el cielo o en la tierra, también recordamos hoy.


domingo, 7 de junio de 2009

Cumbre en La Hermita

En la Terpel fuimos cinco: María Elena, Consuelo, Pancho, Andrés y Gabriel. Esperábamos también a la Rebeca y a la Jeannie, que no aparecieron. Debe haber sido la neblina, abajo en la ciudad.

Nos fuimos en un auto y nos estacionamos donde siempre en La Hermita. Y partimos para el mismo lado que hemos subido, los que han subido, los últimos dos domingos.
Hoy la idea era llegar mas allá, llegar a la cumbre. Y lo logramos.

El paseo fue redondo; de nuestra pleno gusto. Todos quedamos contentos, aunque cansados como perros, varios. Llegamos a nuestras casas poco antes de las 3 de la tarde, con las consabidas quejas de nuestras familias, asumo.

Llegamos a la cumbre de las veces anteriores, donde descansamos, nos comimos las naranjas y mandarinas que traíamos e incluso nos pegamos una sesión de meditación. Andrés decía más tarde, que gracias a esa meditación fuimos capaces de llegar a la cumbre y dar toda la media vuelta que terminamos haciendo.

Hicimos un intento por alcanzar la cumbre por un lado que no había como. Andrés tuvo que volver sobre sus pasos con cautela, pues muchas veces ocurre que subir es más fácil que bajar, especialmente cuando la ruta es parada.

Nos fuimos bordeando los acantilados por debajo y encontramos la vía de acceso a la cumbre.

El tema del día fue Twitter, que en el grupo quedó como Tuister. Andrés intentó Twittear desde su iPhone sin éxito (lo puedes ver en la foto).

Uf, la ruta fue pesada, pero finalmente llegamos a una hermosa cumbre. La ruta, con dificultades, pero hermosa. Además que el día estuvo despejado con nubes mínimas muy arriba.

La bajada no estuvo exenta de dificultades. De momento pensamos que tendríamos que volver sobre nuestros pasos originales.
La vuelta fue apurada y sin mayores dificultades en cuanto a encontrar la ruta de descenso, después de la primera etapa.

Hicimos como decía, una media vuelta. La Consuelo y la María Elena se fueron a rematar la mañana con una empanada donde la Rosalía y nosotros arrancamos apuraditos a nuestras casas y familias.

Un estupendo paseo, para repetir, sin duda.



lunes, 1 de junio de 2009

Vista aérea del Alto del Naranjo

Ayer abandoné a mis amigos de los cerros por una invitación a jugar golf de otro grupo de amigos.

Mientras jugaba, justo en el intermedio, me llama Diego García para invitarme a dar una vuelta en avión, pues el día estaba especialmente apto por lo despejado y la claridad del aire.

No dude un segundo y abandoné esta vez a mis amigos del golf y partí al aeropuerto de Tobalaba.

Ahí me encontré con Diego, su hijo León y su avión.

La dirección que quería hacer era los centros de esquí, así que al pasar por sobre el Alto del Naranjo, empecé a decirle a Diego que capaz que mis amigos anduvieran por ahí, así que dio un par de vueltas sobre el Alto, donde saqué las fotos que aquí muestro.

¡ Fue fantástico !