lunes, 29 de junio de 2009

Cordillera de los Andes: !!presente!!



María Elena recibe con una sonrisa amplia a Rebeca y Gabriel en la Terpel esta madrugada de lunes con un gran moccachino y una fresca y bien moldeada marraqueta , que ambos engullen sin remordimiento alguno, mientrás mi estómago se niega a tal tentación, me coloco en la cabeza mi precioso y colorido gorro de lana nuevo.

Con ponpon azul, al Alto nos dirigimos sin dudar porque un luminoso amanecer y el despejado cielo después de copiosa lluvia de dos dias seguidos, nos regala un paisaje limpio con montañas blancas de pura nieve que brilla más que el sol, que permanece escondido trás las cumbres de nuestra gloriosa Cordillera de Los Andes.

De película el paisaje y también las conversaciones que iniciamos durante el ascenso, las mujeres de "Tres Marías y una Rosa", la obra de teatro a la que asisto con María Elena; en que las protagonistas comienzan sus labores de arpilleras dibujando la Cordillera de Los Andes porque "eso es lo que le gusta al extranjero". Yo digo ahora, para mis adentros, soy incha de esta hermosa cordillera chilena.

Pero no todo es blanco y puro en nuestras altas cumbres, aparece también el recuerdo de la tragedia de los uruguayos, accidente ocurrido hace 36 años en nuestra preciada cordillera, triste noticia que recorrió el mundo que felizmente 19 de ellos sobrevivieron para contarlo en libros, documentales y películas. Sin embargo y para no aguar el relato, la sobrevivencia en esta tibia mañana, se hace con vigorosos pasos hacia la altura tal como lo parece indicar el cactus de esta foto.

Iluminado día trae también luminosas conversaciones que comparto con Gabriel, ya que nuestra veloz amiga María Elena se nos pierde de vista. Sucesivas paradas para recorrer con la mirada la hermosura, nos distrae en numerosas oportunidades, fotos del condor posado sobre una gran piedra muy cerca nuestro, fotos de conocidos en el camino, fotos de la nieve, fotos de los brotes que ya asoman su verdor.





Al final del día, no puedo dejar de mencionar la reflexión que me atrapa los pensamientos, después de tanto afán corporal y vocal, viene con el reposo de ideas, una celestial declaración: "Antropólogos, filósofos, educadores, místicos, científicos, médicos y muchos más exponen globales miradas apuntando a un mundo conectado de otra manera, aprendiéndo unos de (y) con otros en todos los planos humanos, generando soluciones comunes a los problemas: creando "inteligencia colectiva", concepto que al instalarlo, nos puede llevar a transfomar los grandes y graves problemas que enfrentamos los seres humanos de hoy en potenciales oportunidades. Es una buena noticia que hay que difundir y en donde la tecnología juega un papel instrumental fenomenal al facilitarnos crear redes sociales comunicadas al instante...y gratuitamente ( que hoy por hoy, no es un tema menor).

La generosa naturaleza toda apoya la moción y con ponpon y todo, llegamos al quillay del Alto que más que naranjo, hoy lo cubre la blancura absoluta y nosotros, como con el merengue de la torta, nos entretenemos haciéndo monos y dejando huellas que respalden nuestra dichosa presencia.


La presurosa bajada con nieve y agua que recorre los senderos, no nos detiene, pero si los encuentros en el camino con conocidos y amigos, llamados también esta mañana, por esta maravillosa Cordillera a dar unos cuantos pasos extra por el sólo gusto de recorrer estos caminos hacia arriba y abajo, sin perderse el deleite que produce convivir un momento pleno observando desde lo alto...otra perspectiva tan necesaria para estos tiempos.

Gran paseo invernal de blancura tal que, sin duda nos prepara para seguir clareando nuestro propio camino.

3 comentarios:

  1. Anónimo3:46 a.m.

    Rebeca, Gabriel:

    Que buen paseo y que buenas fotos!!
    Los felicito. Era claro que tendríamos nieve y mi hijo Gaspar estaba loco por ir al Alto con Nieve, pero al final amaneció con tos y por prudencia no fuimos.
    El papá, que pudo haber ido sólo, prefirió regalonear y flojear

    César

    ResponderEliminar
  2. Rebeca: excelente y libre relato de un paseo, sus divagares y sensaciones. Bellísimo paisaje, estimulante conversación y oxigenación inigualable.
    Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  3. REBECA, felicitaciones , exelente relato cada vez mejor. Eche de menos mi couching.

    ResponderEliminar