lunes, 30 de junio de 2014

Cabellerizas con día full despejado

Día completamente despejado. Voy con los tres amigos de estonia, Erkki, Rain y Andres.
Con Pancho pasamos a tomarnos un café a la cafetería de la Shell. Ahí llega después Francisco Toyos. Veo que afuera han llegado la Mireya y Dirk. Seremos 8, aunque en la última fase de descenso se nos suma la Carmen María, amiga de Mireya.

Mireya y detrás Pancho, con el cielo totalmente despejado
Vamos a las Caballerizas, eludiendo nuevamente a los esquiadores.

algo nos explica Dirk, capaz que sea lo de como respirar
Haremos el camino al revés de lo habitual. Subiremos por el camino empinado y volveremos por donde siempre solemos subir, que es más suave. Será por el frío, que la actividad del ascenso, nos impide sentirlo. A medida que subimos cambia claramente la temperatura.

Dirk y atrás Francisco Toyos
Los estonios se han ido adelante y nos esperan en la cima. Nosotros optamos por seguir la ruta tradicional y ellos arremeten hacia la nieve, con el compromiso de encontrarnos en los autos a las 13 hrs. Ahí estarán cuando lleguemos más tarde.

Francisco, Dirk, Mireya y Pancho
Paramos en la gruta donde sentados a la mesa, nos comemos los alimentos compartidos. Me doy cuenta que todos traen algo y yo nunca traigo nada; y harto que como. Tengo que hacer algo al respecto.
Naranjas, maíz tratado, nueces, chocolates, mandarinas.

Mireya y Pancho
Vemos a mucha gente en el circuito. Extranjeros, tipos a caballos, ciclistas. Elevado tráfico. Buena cosa, lo hace mas entretenido, a mi gusto. Celebramos con unos colombianos su victoria del día anterior.

Mireya y Pancho
Le pregunto a la Mireya es por que tanta pasión por el fútbol y me responde algo con la Identidad. En estas cosas como que nuestra identidad, de donde quiera que sea, como que se refuerza. Quien soy, es un tema, un vacío que hay que llenar, que darle sustancia y contenido y el fútbol algo le aporta; este fútbol, de campeonato mundial,

Carmen María y Francisco
Otro será el lucro. Tema que trae Francisco Toyos, incluso algo violentado por su ambigüedad en la esfera pública. Le diré que el lucro tiene que ver con lo que nos mueve desde el corazón, por ejemplo, si es el educar en una escuela o el ganar plata. No le es suficiente, él quiere criterios duros, reglas, leyes. Dirk lo apoya, en el sentido que refutará mi argumento de la conciencia o su elevación, con lo necesario que son las leyes, las regulaciones, pues en la historia son ellas las que nos van determinando. Pareciera que me ha convencido.
Ofrezco buscar un video que grabé una vez con Enzo Cozzi, en que él hablaba del lucro desde la voz de Mencio, 500 años antes de Cristo y yo desde el libro "No al lucro" de Mayol. Aquí está.

Andres, Rain and Erkki
En la última parte se nos suma Carmen María, cuya presencia nos alegra y anima aún más la conversa.

Llegamos a los autos donde hacía poco rato habían llegado los tres estonios, nos despedimos alegremente y cada uno para su casa, después de un estupendo paseo.

gente a caballo

lunes, 23 de junio de 2014

Al Manquehue arrancándole a los esquiadores

El día parecía amenazante, pero no lo fue. Fue un día nublado, algo frío, con zonas de cielo despejado hacia el norte, que permanecieron ahí toda esa mañana.

subiendo, Pancho adelante
Nos reunimos en la Shell de siempre, Pancho, Dirk, la Mireya, Anne Marie, yo, Gabriel, y mis amigos estonios: Erkki, Rain y Andres, de la empresa Deltabid, que desarrollan su startup en Chile con financiamiento del gobierno chileno.

Andres, Rain y Erkki
Ya es temporada de ski, por lo que la mirada se nos fue fuera del circuito a Farellones. Optamos esta vez por el Manquehue, pues la Mireya nunca había ido.

Andres Kuuse
Yo tenía una pregunta inmediata para la Mireya: ¿que hace que con la victoria del equipo de Chile a España, la euforia de la celebración, dejara a 500 buses del Transantiago con serios daños?
La frustración, me señala Mireya. Es el desenfreno del acto público de celebración, donde la impunidad campea en los grupos y se levantan las emociones de la ira, furia, de la frustración.

el grupo completo
Guau, pienso yo. El tema de la Educación y del desequilibrio económico extremado, se vislumbra como amenaza mayor. Los cambios se hacen imperativos. Ojalá sepamos hacerlos.

Sigo más arriba conversando con Rain que señala que un sistema económico basado en impulsar como sea el consumo no puede perdurar. La presión por vender más, año a año, y los volúmenes de inversión en publicidad de la empresa, hablan de nuestras mentes intervenidas en esa dirección, casi inconscientemente.

Rain Opik
Tenemos que pensar algo, y rápido. Yo hablo de la necesidad de elevar el nivel de conciencia, de una nueva educación. Pero también hace falta conversar, que la voces emerjan, que los que saben saquen el habla, se atrevan. Igual no sabemos por donde es la cosa.

Caminamos cerro arriba, con cierta rapidez. Los estonios nos presionan por presencia. No queremos quedar como viejos guatones lentos. Perdemos la ruta en un momento, pero un par que viene bajando nos dan la pista. Subimos a lo derecho en un nuevo esfuerzo. Luego la ruta se pone más descansada.

en la cumbre hablando de economía
Le sugerimos a los estonios, cuando llegamos a un cierto punto, que sigan por delante y nos esperen en la punta. Y así lo hacen.
Arriba los encontraremos en una intensa plática de temas económicos, con un tipo que despotricaba contra todo lo que hacía la Bachelet, ensalzando a Pinochet y sus Chicago boys. Too much. Pero siguieron igual.

Pancho, Mireya, Anne Marie, Dirk, Erkki, Rain y Andres
Los estonios aprecian enormemente estas vistas, pues su pais tiene la más alta cumbre poco menos que el San Cristóbal.

Dirk me alecciona con la respiración abdominal, invitándome a observa a una guagua durmiendo. Dice que respiran desde la guata. Tendré que verlo.

Andres y detrás Dirk
Casi al llegar a los autos, gran sorpresa! Venían subiendo, la Marisol Susaeta y su pareja actual, Ricardo Guler. Grandes abrazos y una breve conversación. Tiempo que no veíamos a esta querida subecerros y gran amiga.

Rain bajando
Y eso fue, un grato paseo de domingo, un buen ejercicio y muy buenas conversaciones.

Nota: me llegó esta foto de nuestros amigos subecerros desde Sicilia, donde andan de paseo

la Isabel y Eugenio

domingo, 15 de junio de 2014

Al Pochoco en el día del padre

Día del padre. Curiosamente solo llegan hombres.
Día despejado prácticamente, aire sumamente puro; de mascarlo.

Están Pancho, Francisco Toyos, Víctor Bunster, Erkki y Rain, nuestros amigos de estonia y yo, Gabriel.
La opción, a falta de mujeres que suelen oponerse, el Pochoco.

aire limpio, vista de Santiago
El Pochoco es un lugar de alto tráfico; va mucha gente, lo que le da un atractivo distinto, pues solemos encontrarnos con personas conocidas, cosa que ocurrió al menos dos veces.

Francisco y Víctor descansando en el Mirador
Francisco se encontró con Julio Sarno (que hace bastones pochoqueros) y otro, al que varios conocían, José Luis Rodriguez, un gran amigo, tb conocido como el Puma, pues si quieres buscar su blog en la red, es prácticamente imposible, porque el Puma, cantante del mismo nombre, se tiene tomado el territorio.

Pancho en el Mirador
Erkki y Rain arrancaron por delante y después supimos, cuando los volvimos a encontrar después de un rato en la cumbre, llegaron al Pochocón.

Francisco y Julio Sarno, con dos pochoqueros (bastones)
En la última parte había nieve, manchones por aquí y por allá; no tanto en la ruta, donde pisábamos. La blancura de la nieve le da un toque, una belleza, que apreciamos.

Erkki sentado, el resto descansando o en toasting
En la cumbre nos sentamos a disfrutar del paisaje, de la cordillera nevada, de un Santiago con bastante poco smog en las partes altas de la ciudad y a comer las naranjas de Pancho y los frutos secos de Víctor.

Rain en la cumbre del Pochoco
Bastante uso del inglés por la presencia de estos amigos que usan el inglés tb como segundo idioma, pues el suyo es el estonio.

Rain y Erkki en la cumbre, atrás Santiago
A la vuelta, con Erkki y Rain, nos fuimos adelante, para pasar donde la Rosalía a comprar de sus ricas empanadas de pino.

Erkki bajando
Un hermoso día para ir a los cerros, pero eso si, echando mucho de menos a nuestras amigas mujeres.

Rain lidiando con las piedras y sus zapatillas

domingo, 1 de junio de 2014

Danzas y respiraciones en el Potrerito

Llego con mis dos asociados de Deltabid, Erkki y Rain, al punto de encuentro. Luego van llegando Manena Fontova, Pancho, Dirk, Anne Marie y Mireya.

recién tocados por el sol
Día completamente despejado, frío. Optamos por volver al Potrerito, que a varios les gustó mucho del domingo pasado y otros que querían conocerlo.
Nos vamos en dos autos.

descanso en la roca del Potrerito
Llegamos a la planicie, a la roca y hacemos un descanso.
Dirk aprovecha de hacernos un ejercicio de enseñarnos a respirar. Todos al suelo, de espaldas, rodillas levantadas, manos en el ombligo, de manera de sentir el subir y bajar del estómago con la respiración.
Se trata de respirar desde el estómago, que es la forma de ampliar más la capacidad de entrada de aire. Y la otra cosa es dejarse respirar, no empujar la respiración. El organismo respira automáticamente; la idea es sentir ese impulso respirante, vital además.

Erkki y Rain de Estonia
Erkki y Rain optan por arremeter solos a mayores alturas y acordamos reunirnos en esa misma roca a las 12.

allá se van Erkki y Rain; Manena y Anne Marie
Nosotros discutimos el rumbo a tomar. Los hombres diferíamos en el destino, así que optamos por pasarles el liderazgo a las mujeres. Mireya tomó el guante y nos llevó primero al agua y luego a un punto intermedio entre las dos cumbres clásicas: las grandes rocas y la ahora llamada cumbre del sexo.

Mireya, Dirk, Manena, Anne Marie y Pancho
Gabriel, Manena, Mireya, Pancho y Anne Marie
Sentados en unas rocas, comimos naranjas, mandarinas, frutos secos en abundancia. Hablé de los erizos que había comprado el día anterior en un localcito en Manuel Montt 1591 (link), que me esperaban a la hora de almuerzo. Parece que este tema activo las glándulas salivales, que nos comimos casi todos los frutos secos, que eran muchos.

Mireya y Manena
De vuelta en la roca en el Potrerito, Anne Marie nos dirigió una danza búlgara de elevación y sanación, en que figurábamos todos dando vueltas en círculos alrededor de un equipo de radio en el suelo, con una música adhoc.

Manena, Mireya y Pancho, en la cumbre
Erkki y Rain llegaron a tiempo para integrarse a ella.

Dirk y más atrás la Manena
Pancho, Mireya, Erkki y Rain
Luego descendimos en animada conversación, donde yo me puse último para conversar con los estonios que nos habían dejado por buena parte del paseo.

danza búlagar liderada por Anne Marie
Rain y Erkki en primer plano
Me enteré que en Estonia la altura máxima del país no supera a nuestro cerro San Cristóbal, razón por la cual estos parajes son bastante impresionantes para ellos.

Dirk, haciéndole señas a Erkki y Rain
Llegamos a los autos, nos repartimos de la misma forma que nos vinimos y descendemos, yo manejando, mientras Pancho hablan en el asiento de atrás de negocios.

Manena en descenso
Un excelente día, un estupendo escenario, ejercicio y buena conversa; que más se puede pedir.

(los erizos, estupendos, grandes, nortinos, mas que recomendables)