domingo, 1 de junio de 2008

Carreras en el Alto del Naranjo

Día frío; primer día de junio; camiseta, camisa y polar encima. Recojo a mi amigo Miguel Durand en la Escuela Militar; es nuevo en el circuito; está de paso por Chile; viene desde Canadá y Francia; intenta hacer redes en Chile; es notable como estas se evaporan cuando uno desaparece por muchos años.

Nos encontramos en la ex YPF de Arrayán a las 8:30, la Rebeca, la Consuelo, Pancho (que duerme en el auto cuando llego), Miguel y Yo; ah y aparece Reutter; estará con nosotros un rato pues a las 11:30 llega su hija la Bea a Pudahuel y la irá a buscar. Mas tarde nos uniremos con Carlos Valdivielso.

Miguel conversa con unos y con otros; aparece su conocimiento de las dietas y la alimentación; yo vuelvo a contar que estoy en la alimentación con los polvos Herbalife; Miguel refuta; señala que mientras mas cerca de la naturaleza, mejor es la alimentación.

Aparece que Miguel es músico aficionado y quizás profesional; aprendió en el conservatorio de la Chile desde los 13 años; hoy compone incluso con la ayuda del computador y la tecnología; ahí se instalan a conversar con la profesora de música Rebeca; hablamos de la crisis de la industria de la música y yo argumento de las bondades de esta crisis y de las posibilidades que se abren para los no famosos, con el tema de la "larga cola" y la Internet.

Bueno, la conversar no falta; temas publicables y temas privados, pues el cerro y esta cofradía de amigos que habituamos dedicarnos en estos parajes 4 y hasta 5 horas continuadas a la semana, se crea una intimidad que los que solo miran los cerros no ven como oportunidad.

Los polar, se ponían y se sacaban; al final incluso salió el sol. Un día precioso; vimos unos cóndores planeando cerca de nosotros. Faltó la Mabel; habrá hecho ya campamento en su nuevo hogar y ya no nos necesita? los mejores deseos igual.

Ah, cuando llegamos al puente en la partida, se preparaba una carrera hasta el Alto del Naranjo con unos 50 corredores que iban de un lado al otro precalentando; apuramos el tranco y nos instalamos en el primer descanso/Mirador y desde ahí los vimos pasar en su apresurado paso hasta la punta; mayoría de hombres y algunas mujeres.

Ya subiendo, los empezamos a ver pasando de vuelta, así que fue un día con el cerro con mucho tráfico, mas que nunca; buena onda en todo caso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario