lunes, 15 de agosto de 2011

De vuelta a las andanzas


Soleada y placentera mañana de domingo
Hoy la subida fue sobretodo placentera, llegamos a la estación Isabel, Pancho y yo (Rebeca). Fin de semana largo aleja a nuestros amigos subecerros de Santiago, especialmente ahora, que el tiempo está mejor y hay asomos de primavera.

Vengo predispuesta a caminar donde me lleven, Pancho propone partir a "Las Varas" y ambas mujeres absolutamente sincronizadas, con un sólo gesto fué suficiente para aprobar la moción y avalanzarnos al auto para comenzar a movilizarnos ya.

Tal como otros domingos de agosto, el camino a farellones está atestado de autos subiéndo a esquiar, se hace un tanto desagradable transitar por esta calle, pero rápidamente llegamos a nuestro estacionamiento entre cerros y autos antiguos que hacen relucir el "mercedes" de Pancho.

Francisco Balart e Isabel Eguiguren
 
Espectácular recibimiento tuvimos al bajar del auto con el canto y saludo matinal de gallo del caserío, al poco andar comenzé a sentir otra vez los olores del campo, olorcito a cocina a leña, a bosta de animal, ladridos de perros, pájaritos cantores...todo tipo de sonido envuelto en olores y colores de campo, nos hicieron sentir bienvenidos a este lugar, y yo me sentí de vuelta en casa. Pasamos delante de un caballo blanco al que le habían cortado la chasquilla, el camino habia quedado sembrado de pelos de caballo.

Francisco Balart y Rebeca Domínguez

Mientras la conversación se centraba en un resumen clarito y contundente que nos regaló este dia Pancho del tema del liderazgo. Lider es aquel que es capaz de motivar un cambio en los otros. Los cambios son difíciles y requieren de un tiempo para realizarlos: el lider conduce al grupo provocando "tensión" en el tiempo para producir el cambio. Para ser un buen lider hay que estar en sintonía con el grupo, metafóricamente hablando; mantenerse en la pista de baile bailando junto con ellos, pero también el lider debe subir al balcón y observar al grupo desde otra perspectiva.

Isabel y Rebeca junto a la canaleta
Pancho arma un circuito que nos lleva a subir por huella el cerro Guayacán, caminar un largo trecho bordeando la canaleta hasta llegar al camino ancho de vuelta al auto. Antes de bajar, hacemos nuestro descando tomando sombra y fanta bajo un árbol junto a la canaleta. Las naranjas condimentan el relajado momento, mientras La Isabel y Pancho se ponen de acuerdo en cuales son los recursos y/o las herramientas que necesitamos los humanos para crecer. Me quedo con la teoría de que cada persona es única, son sus propias experiencias y contextos los que nos irán dando las pautas para elegir lo que necesitamos para nuestro desarrollo personal.

Precioso paisaje campestre con cordillera nevada al fondo
Larga caminata para llegar abajo, preciosos paisajes campestres en el camino bordeando el agua que con su burbujeante y permanente sonido, nos acompaña todo el trayecto conformando de esta manera una mañana soleada y placentera, compartiéndo una sana y provechosa actividad entre verdaderos amigos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario