lunes, 5 de marzo de 2012

Inaugurando marzo por la ruta del Pochocón

Primer domingo del mes de marzo; esperaba más concurrencia. Llegaron, la Consuelo, Pancho Balart, Francisco Valdivieso y Gabriel Bunster. Cuatro. 

¿Para donde vamos? Algo tranquilo, que estamos varios des-entrenados.
Vámonos por la ruta del Pochocón, que es una calle todo el trayecto.

Francisco, Consuelo, Pancho
Dejamos los autos ahí y nos subimos los cuatro al auto de Pancho y arrancamos. En el camino la conversación amenazó en trifulca, por el tema de Aysen. Las posiciones eran muy dispares, desde la autoritaria de caer con todo el peso de la ley sobre estos alborotadores, hasta la de estar del lado de los indignados del momento, sin saber el detalle de sus quejas.

Francisco y Consuelo
Bueno, la amistad y el cerro nos volvieron a la calma y el afecto, y terminamos hablando de lo que cada uno comía al desayuno, siendo al menos un par los de la avena, uno de los cuales le echaba Chia, una semilla que había que remojar previamente, de la que no tenía conocimiento.

Caminamos en animada conversa, siempre por la ruta del camino, hasta la cima donde está la parrilla, la mesa y la tela en el suelo, que indica lo que podría ser un lugar de salidas de parapentes.

Gabriel en la cima
Pancho se fue conversando conmigo adelante y atrás venía la Consuelo con Francisco.

Buena parte de la ruta fue a la sombra, salvo en la última parte, que empecé a sentir el peso del calor de estos días en la espalda.

Pancho y Francisco
Nos instalamos a descansar en una buena sombra, donde con Pancho nos comimos un par de duraznos exquisitos, y luego de Francisco, unos plátanos.

Al bajar optamos por la variante más empinada. Francisco valoró la emoción de las dificultades y la verdad llegamos a puerto, todos bastante cansados y contentos de haber, al final de cuentas, hecho un fuerte ejercicio ese día.

Pancho y Consuelo en el descenso

3 comentarios:

  1. Anónimo10:34 p.m.

    felicitaciones por la constancia!!!
    Claudia

    ResponderEliminar
  2. Saludos desde Aysén, amigos subecerros, sigo esperando que los alborotos se terminen pronto, pero que haya una respuesta a las necesidades que tenemos acá. Nos vemos apenas vuelva, muchos cariños,
    Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula; como están ustedes, allá detrás de la línea de fuego. Muy aisladas ?

      Eliminar