domingo, 20 de agosto de 2017

El verdor de una llovida primavera en el Huinganal

Día precioso. Despejado, aire limpio. Salimos de casa casi oscuro con el cambio de horario. Hace frío en el punto de encuentro; algunos van a sus autos y traen ropa adicional a la que tienen puesta.
Están la Soledad Tagle, José Salinas, Eugenio y la Isabel, y yo, Gabriel.
Destino las Caballerizas. Dejamos los autos en el Lider y seguimos en el auto de José.

Soledad, Isabel, Eugenio y José
La Isabel pide partir por la parte más empinada, cosa poco frecuente para nosotros; y eso hacemos.
El suelo está barroso y las posas de agua, con una capa de hielo. En las zonas sombrías, se ve el blanco de la escarcha.

La conversa es animada. A medida que vamos subiendo, cambia la temperatura, el sol va saliendo entre los cerros vecinos. Y nos vamos desvistiendo.

vista a la ciudad
Nos pasa un grupo de jóvenes; unas ocho personas. Después nos pasa un padre con un hijo, adulto ya.
Nosotros vamos sin apuro, sin presión, firme adelante.

Finalmente llegamos a la cima; donde los grupos se separan entre los que siguen hacia el Carpa y los que van a darle la vuelta al cerro a la izquierda; nosotros.

José, Soledad, Eugenio y la Isabel
Seguimos de inmediato para hacer nuestra parada de descanso en la mesa con banquetas. José y Eugenio van adelante. Yo me quedó atrás, un poco por delante de las mujeres, escuchando sus temas de conversación. Me gustan. Hablan de personas, de pacientes, de sexualidad, que hoy día se ha puesto muy promiscua entre los jóvenes. Además se separan muy pronto. Algo les preocupa de todo eso. A mi me intriga.

Es largo ese tramo hasta la mesa. Al llegar, ya está instalado José y al frente suyo, Eugenio. Me siento al lado de José y saco dos mandarinas, una barra de chocolates y un tarro con mas que nada almendras. Hay muchas más cosas sobre la mesa. La Isabel pone sus productos que valoramos varios y nos enteramos valen $  500 cada bolsita.

grupo de a caballo
En el camino a la mesa, nos pasa un grupo de a caballo. Van padres con sus hijos, uno de ellos de 6 años. A uno de los padres, se le ha caído su celular, nos enteramos más adelante por los gritos de Eugenio o José. De repente vemos que un adulto viene de vuelta tras su celular. Eugenio camina de vuelta con el celular en su mano y se lo pasa. Agradece, media vuelta y nos volvemos a separar.

Soledad e Isabel
Pasadas las 12, levantamos campamento y continuamos la caminata, ya de vuelta. Nos hemos abrigado y la primera parte, sombría, es helada.
A medida que bajamos, nos va pegando el sol y el suelo se va poniendo barroso; mucho. Veo en las suelas de varios, rumas de barro, que los alzan del suelo.

Eugenio, Soledad, José y Gabriel
Llegamos al cruce de calles, donde hay distintos grupos de ciclistas. Cruzamos saludos con algunos y seguimos. Vamos conversando, buscando las partes menos barrosas.
La vista de la ciudad es gloriosa. La conversación sigue animada.

José adelante y ese grupo de tres son Eugenio, la Isabel y la Soledad
Llegamos a los autos. Nos damos de patadas contra las piedras buscando desprender el máximo de barro posible. Nos subimos al auto que es un placer, sentarnos. Estamos cansados, más que otras veces, quizás por lo barroso del camino en muchas partes.

Y pa la casa, satisfechos, de un nuevo paseo, ejercicio y la conversa de un grupo bien sintonizado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario