domingo, 20 de abril de 2008

Paseo a Rancagua


Me ha tocado ser parte de grupos y grupos, pero este está generando tanta entrega, que hace que me sienta regalado de pertenecer a él.

Aparece la Mabel y conecta con el grupo. Y, junto a su pareja Sergio, nos invitan a un día de cerro y asado en su casa en Rancagua. Todos se suman. De los invitados, seleccionados por ser conocidos de la Mabel, algo, no faltó nadie. Ah, bueno, la Marcela se bajó la noche anterior por fuerza mayor.

Viaje a Rancagua, temprano. Entre 7 y 7:30. Parada en la Pronto Copec pasado el peaje de Angostura. Reunión en rotonda y caravana al campo. Deliberación y arrancamos al mirador, establecido como punto de partida. Nos esperan caballos, 8, y un desayuno bajo una ramada. Un regalo de los dueños de casa. Gente colaborando; empleados, buena onda.

La excitación no pueden ser mayor. Tres tomamos caballos y arrancamos por una quebrada, habiendo acordado todos cual sería el objetivo y la ruta lógica. Este grupo de avanzada pretende seguir los senderos existentes por el costado y descolgarnos en algún punto y trepar hasta la cima por donde todos irían.

Mas no, que pasa? todo el grupo nos sigue, siguiendo nuestras huellas con la ayuda de los lugareños. Efectivamente, llegamos a un punto pasado un álamo que ya amarilleaba solitario en la quebrada; amarramos los caballos que quedan al cuidado del joven Ulises, que nos había alcanzado. Y arremetimos Andrés, la Consuelo y Yo, ladera arriba.

Nuestra energía era alta y las ganas de hacer cumbre nuestro motor. La ruta se fue poniendo más y más difícil. Tan difícil, que le gritamos a Ulises que si podía volver él con los caballos, pues no queríamos volver a pasar por esa misma ruta.

Desde cierta altura vemos que llega abajo todo el grupo y arremeten detrás de nosotros. Uf, la subida fue dura, por decir lo menos. Llena de obstáculos pero eso no era todo; lleno de arbustos espinosos. Logramos llegar arriba tras un real gran esfuerzo y llegamos rasguñados dolorosamente. Fue de a ratos un tormento. Rebeca nos diría mas tarde que esto había superado sus límites; llegó a pensar que este grupo la estaba superando. Estuvo incluso enojada.

Pancho en uno de los arañazos de los espinas, pierde el agua y no pide ayuda. Llega arriba colapsado, al borde la fatiga.

El grupo llega a la cima en grupos y en lanchadas. Después nos enteraríamos que el trío de Andrés, la Consuelo, Francisco Toyos y Carlos Valdivielso, arremeterían hacía la cumbre, nuestro objetivo original. Según Andrés no llegaron a ella, pero llegaron a un punto de una buena vista en 180 grados.

En la ruta de bajada nos esperaban los caballos, así que algunos privilegiados, hicimos el último tramo hasta los autos, montados.

En la casa de Sergio, nos esperaba un asado superior. Un lugar inmejorable, en un recinto en torno a una cancha de golf. La casa, de revista. El grupo, total.

Conversamos, comimos, tomamos; lo máximo. Los hijos de Sergio a cargo del asado; nos deleitaron. La carne, una exquisitez, wagyu; se pasó.

Y después, una sorpresita. La Rebeca había invitado a un par de amigos de la zona de Rancagua, uno, Rafael Mardones, connotado fabricante de guitarras, que al final será recordado por sus chistes que despertaron explosiones de risas, en muchos casos.

Pero la estrella de la noche fue en guitarrista, concertista de guitarra clásica, Marcelo Vidal. Eso fue una tremenda sorpresa, pues en una amena conversación nos fue tocando melodías antiguas, muy antiguas, europeas, latinas e incluso chilenas.
Mira las expresiones de las fotografías y tendrás una ideas de lo que fue eso.

Quiero agradecer especialmente a la Rebeca que sin mayor alarde, nos trajo este regalo que hizo del día un encuentro redondo y memorable.

Llegó la noche y tuvimos también la posibilidad de escuchar las melodías de Sergio, el dueño de casa, que canta y toca, con una emoción que no deja a nadie sin que al menos le rasguñe el corazón.

Bravo a todos por este regalo que somos como grupo. Nos pasamos.
Links motivados por esta provocación:
Narciso Yepes - Recuerdos de la Alhambra
Paco de Lucia - Entre dos aguas (1976) full video
Liona Boyd
John Williams & Julian Bream:Albeniz-Castilla(Seguidillas)
John Williams n' Julian Bream - spanish dance no.1
BWV - 1006 - Prelude from lute suite 4 - John Williams

1 comentario:

  1. Gabriel:

    Esto está muy bueno, lo pasé tan bien que todavía lo estoy repasando en mi mente recordando escenas y emociones que aún me acompañan y espero se queden conmigo por un buen tiempo.

    Fué todo excelente, la organización de Sergio y la Mabel espectacular, me sentí casi parte de un reality show...pero mucho mejor que los de la tele.
    Tu posteo recoge muchos de esos memorables momentos.
    No tengo todavía las suficientes palabras para expresar todo lo bueno que significó este paseo.

    Gracias a tí también por tu preocupación y las llamadas durante la semana para coordinar todo.

    Gracias a la vida que nos regala estos encuentros tan maravillosos.

    ResponderEliminar