domingo, 13 de abril de 2008

Caminata por los bordes del Molina en La Hermita

Estacionamos los autos en La Hermita y bajamos hasta llegar al puente donde nace el Mapocho. Si, Francisco Toyos nos informa que esos dos rios que ahí se unen, el San Francisco y el Molina, cuyo cauce seguiremos aguas arriba, constituyen el nacimiento del río Mapocho. Guau.

Rápidamente llegamos a la entrada de una edificación llamada ahora Preventorio Marcial Rivera, que en alguna época fue casa de reposo de enfermos de tuberculosis y hoy parece ser un lugar, bastante bien conservado e incluso modernizado, de iglesia, pues Manuel, el cuidador, nos nombra al cura Joannon como uno de los mandamás del espacio.
El cuidador, del que no retuve su nombre, nos invitó gentilmente a una visita turística. Fuimos hasta la estupenda piscina y luego pasamos por el barbique. Como para hablar con Jannon y organizarnos un asado de los Subecerros.

Poco mas allá nos encontramos con un baqueano que dijo reconocernos, que venía bastante activado, puesto, diría después alguno, que hasta pidió que la foto que empezaba a sacarle, fuera con las señoritas que iban con nosotros. Marco parece que se llamaba. Bien achorado el huaso.

Seguimos por el camino y pasado el puente, del rio Covarrubias, decidimos devolvernos por el cauce de este. Poco mas allá hicimos nuestra habitual detención de cumbre, donde nos comimos los comistrajos que llevábamos, compartiéndolos como siempre. Esto lo hicimos frente a un pozoncito, que fue nombrado "el jacuzzi" y marcado por baños mas veraniegos o cuando alguno de nosotros requiriera un electro shock.

Fuimos bordeando el río que se juntó con el Molina, saltando de una vereda a la otra según como se iba viendo la cosa. En un punto, ya en el Molina, la cruzada se hizo mas difícil y las fotos que ven son de los avatares de esta operación. La Rebeca requirió tratamiento especial, pues no quería pasar; Andrés nos sorprendió a todos metiéndose al agua y cargando a la Rebeca a lapa como se dice. Se ganó un aplauso del grupo, por su ocurrencia y decisión.

Mas adelante entramos a caminar por los potreros de un hermoso campo, donde vimos ganado de diverso tipo. Conversamos un rato con un regadista, que nos contó de los dueños de estas tierras, los Maira y mas allá los Campos que tuvieron que vender sus derechos de agua y se quedaron con las tierras resecas y peladas, como las vimos.

Vimos gente pescando en el río, por lo que nos enteramos que esta actividad es posible, El sendero que trajimos de vuelta, siempre por la vereda oriente, es una verdadera carretera, donde se note que debe haber buena concurrencia en época de verano, pues las orillas y los posones así lo señalan.

Llegué medio rengueando por un dolor en la ingle, que a estas alturas de la tarde, ya desapareció completamente.

Fue un bello paseo, con un grupo estupendo.

5 comentarios:

  1. Gabriel,

    El Mapocho nace de la junta del Molina con el San Francisco.

    El Cobarrubias es el rio al cual llegamos (el que bordeamos a nuestro retorno, el del jacuzzi), que desemboca en el Molina.

    El cuidador del Preventorio Marcial Rivera se llama Manuel.

    Menos mal que mi "foto" la pusistes en un link, asi menos gente llega.

    Saludos,

    Francisco

    ResponderEliminar
  2. Gracias Francisco; hice todos los cambios.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:47 a.m.

    buen paseo, buenas las fotos, una buena caminata especial para invitar novatos a pasear,

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gabriel:

    Estuvo increíble esa caminata...de las más memorables tanto por la compañia como por el lugar especialmente ya de vuelta por el lado derecho del rio.

    ResponderEliminar
  5. Agradezco a Andrés que se metió al agua para ayudarme a pasar al otro lado que para mi estaba muy lejos y estaba ya tirando pa la cola porque claramente la distancia entre las rocas no eran de mi talla. Gracias Andrés !!!idolo!!!

    ResponderEliminar