lunes, 12 de mayo de 2008

Paseo a Patarate

Esta cumbre es la que este grupo de subecerros tiene que empezar a mentalizar porque un subecerro como Andrés Reutter no puede seguir en esa propiedad sin que nadie de su tribu la conquiste.

Nos acercamos lo suficiente como para empezar a pensar en el lado por donde se le puede entrarle.
Esta foto muestra una vista hacia el sur y donde se aprecia el límite entre bosques y altas cumbres y el tipo de vegetación.

Bueno, esa mañana de domingo partimos con toda calma y mucha energía con el objeto de realizar un acercamiento al Manzano y desde ahí ver cuales son nuestras posibilidades.

El camino corresponde a huellas amplias de carreta por donde hace un 40 años estimábamos con Andrés, cosecharon toda la madera de esos bosques y lo que vemos son básicamente renovales y por aquí y por allá podemos encontrarnos con un viejo tronco o árbol.

En uno de ellos, al que le había prendido fuego en un base e interior, había una cavidad en que tranquilamente entramos 3 personas y nos fotografiamos.

El bosque en esta época del año está precioso; muchas hojas en el suelo y los árboles coloreándose en tonos rojo, naranjo y amarillo. Esto contrastado con un cielo azul azul de los días totalmente despejados que nos tocaron, hicieron de nuestro paseo un deleite.

A la Andrea Armendaris ese domingo, no le vimos ni el polvo. Francisco, que no tomó un atajo en una parte del camino, se encontró con ella que oteaba silenciosa a un pájaro carpintero que con su repiqueteo delataba su presencia. Y siguió ella, con sus infaltables anteojos de larga vista, siguiendo a sus amados pájaros, que aparte de presentarles a ella su belleza, la ponen en esos estados de atención concentrada propios de la meditación y por ello poderosamente relajantes y sanadores.

Cuando veo es esa foto a la Rebeca, la Consuelo y Andrés en la cavidad dejada adentro de un viejo árbol por el fuego, pienso en como serían estos bosques si no hubieran sido arrasados por las explotaciones forestales. Pero sin son árboles enormes.

Estuvimos una noche repartidos en carpas bajo unos quinchos. Pancho pasó frío y el resto en general durmió bastante bien.

Las instalaciones desde la última que yo había ido, han mejorado ostensiblemente. Con un super quincho con chimenea, a unos baños hechos y derechos con water, ducha y tina con agua caliente y lavatorio. Salvaje. Faltan algunos detallitos, pero esto está para ir bastante mas seguido de lo que pensaba.

Si de hecho, conversamos de Juan Pablo, el hijo de la Rebeca y soñábamos que si pusieran Wifi podría trabajar desde un lugar tan distante de la civilización como este, ganando 500 lucas mensuales, vendiendo sus creaciones en el ciberespacio digital. Incluso podría hacer un centro de entrenamiento aquí mismo, adonde los aprendices viajaran desde distintas partes del mundo.
Es un sueño sin duda, pero de seguro, el trabajo global a cualquier parte del mundo, permitirá que mas gente viva en estos parajes y será fantástico.

Bueno, en cuanto a lo doméstico, lo pasamos la mayor parte del tiempo trajinando en torno al fuego al lado del super quincho. Sorprendente, pues como que quisiéramos seguir a la intemperie y bajo el nuevo techo, la buena mesa y la b¿nueva chimenea.
El quincho quedó como backup ante eventualidades de frío extremo o franco mal tiempo.

Ahí mantuvimos el buen fuego, cocinamos, descansamos y conversamos. Incluso en la noche que estuvimos ahí, en que la noche de verdad empieza y se siente tipo 6:30, por lo que a las 10 yo exhausto me fui a acostar silenciosamente, quizás avergonzado de irme tan temprano.

Dormí muy bien, con una salida al baño a media noche con mu super nueva linterna que llevaba en mi frente cual minero de socavón.

Fue un paseo redondo, bien comido, bien compartido con el estupendo grupo que fuimos, bien dormido, salvo Pancho y con una buena escalada de 4,5 horas según los cálculos que hizo el mismo Pancho.

Gracias Andrés y Marisol por la invitación y espero que alguno de nosotros llegue a la cumbre del Manzano, mas temprano que tarde.

1 comentario:

  1. Cuando vaya a Chile en Diciembre, me puedo integrar? Se ven un grupo fantastico y los paseos espectaculares.

    ResponderEliminar