domingo, 8 de febrero de 2009

Derribaron el eucalipto de la canaleta


Discover Deepak Ram!


Íbamos a la playa el fin de semana, así que nos arreglamos para arrancarnos el viernes para una subida corta hasta la canaleta, temprano.

Al empezar a caminar después de bajarnos del auto le señalo a la Rebeca el Cristo que nos miraba justo desde arriba de nosotros. "Pero si nunca lo había visto" me dice ella; bueno, siempre ha estado ahí. Vamos levantando la cabeza, quizás.

Partimos con otro grupo detrás nuestro. No eramos los únicos en el cerro un día viernes de febrero. Naturalmente, hay gente de vacaciones y aprovechan de subir. No muchos pero ahí estaban.

Cuando voy con la cámara voy con el ojo más vivo. Saqué algunas fotos de escenas que siempre me llaman la atención.

Llegamos a la canaleta y ahí había una mujer con su mochila a su lado, cansada, sola. Nos dice que va con un grupo en una travesía de 3 días pasando por el San Ramón y bajando hacia el Cajón del Maipo. Estaba justamente recapitulando si seguía o no, pues estaba muy cansada, producto que hacía tiempo que no hacia estas vueltas y la verdad se sentía cansada.
Conversamos un rato con ella sin concluir si seguiría o se volvería. Al retornar nosotros, no la vimos, así que probablemente siguió subiendo.

Nosotros caminamos por la canaleta aguas arriba hasta el eucalipto que quería fotografíar, pues la vez anterior me había encontrado con la sorpresa que lo habían echado abajo.
Nuestra sombra, nuestro compañero de descansos, nuestro hito, fue derribado por alguien, por alguna razón o sin razón. La única que se nos ocurre es que la canaleta estaba sufriendo por su natural expansión.

Bueno, aquí van las fotos de un hecho lamentable.

(más fotos aquí)

1 comentario:

  1. Una pena que boten árboles, además de que ese árbol era el que buscábamos para aprovechar su sombra en el descanso.

    Bueno, por otro lado y ...buscándole el lado bueno., es de esperar que de lo viejo y muerto brote vida nueva y fresca, quizás ya no nos dará sombra a nosotros ni a nuestros contemporáneos, pero si a otros que vienen.

    ResponderEliminar