martes, 4 de agosto de 2009

Grupo de once al Pochoco

Este domingo fui un bello día para subir cerros. Despejado, salimos con polars y al poco andar, detención, sacar polars y meter ese bulto no menor en nuestras mochilas que quedaron llenas.

Fuimos un buen lote; once en total conté yo. Habían tres, que no eran habituales o simplemente eran nuevos en estas lides de subir cerros. Carmen Gloria, muy buena moza, que tuvo a los varones de nuestro grupo, sacándole fotos en abundancia, acompañándola, conociéndola.
No me excluyo, aunque le pasé la máquina a Cesar y al ver el recuento de fotos, ella sale en abundancia.
Bien por la animación que una bella mujer produce en la sección varores de un grupo.
De las mujeres, lo que a ella les pasa con nueva competencia por la atención de los varones, que lo digan ellas en los comentarios.

A ver, listando un poco los que estábamos: Pancho, la Rebeca, la Consuelo, la María Elena, Andrés Reutter, Gabriel, la Jeannie, Cesar Masihy (el fotógrafo), Carmen Gloria, Gonzalo Droguet y Rodolfo Bambach.

Nos fuimos al Pochoco. Que cerros más socavado por el tráfico de los subecerros. Si la huella de ascenso en un verdadero surco.
Propongo marcar nuevas rutas y establecer un código estándar de manera de saber que estamos cambiando de sendero para cuidar los cerros.
El Pochoco está para no volver y la culpa es nuestra, de los que subimos día a día, por la misma huella; huella que después el agua de lluvia remata generando los socavones.

Un tema fue lo del idioma inglés, que a raíz de la pronunciación del texto en un gorro, salió a colación el nuevo sitio Chilehablaingles.com (Mingoville, software danés dice Cesar), con el que el gobiernos y varias otras instituciones pretenden que Chile se transforme en un país bilingue. Espero que el comentario que me hizo después la María Elena, de que era "un sitio para niños" no sea cierto.

Aun queda nieve en los costados mas sombríos de la última parte. En la punta nos sentamos y disfrutamos del descanso, la vista y los alimentos que se compartieron. Destacaron las nueces de Reutter y el sandwich de jamón palta de Cesar. Sandwich que dicho sea de paso, estaban destinados al destino del Lomo de la Vaca que no fue.

La bajada fue lidiando con lo roto y transitado del cerro. Supe de algunos porrazos, feos algunos, amortiguado por la mochila de la espalda me contó Cesar, de un espaldarazo completo que se pegó. La Rebeca iba incluso enojada con la porquería de cerro; asustada diría yo mas bien del porrazo con el que luchaba que no le ocurriera.

Bueno, creo que no volveremos por un tiempo a este cerro, pero para la próxima, debemos abrir nuevas rutas de todas maneras.
Bonito paseo, buen grupo, buena compañía.


3 comentarios:

  1. Buena subida, y buen lote que se juntó.
    El Domingo me acoplo al grupo!

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes razón, iba asustada y no quería caerme, cosa que logré.

    Un buen grupo,buen esfuerzo porque el cerro no dá tregua, la Jeannie llegó lejos la primera !bien!! qué buen estado físico que tienes!

    Tengo que aclarar eso sí que "Las lindas eramos todas".

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:52 a.m.

    Gabriel: Faltó en este relato algo muy importante: el encantador y fortuito encuentro con nuestro querido amigo Rafael Vial quien fue nuestro partner con la María Elena en el paseo del DAV a Altos de Lircay. Venía bajando y subió nuevamente hasta la cumbre para acompañarnos y conocerlos a todos ustedes. Quedó registrado en las fotos pero era necesario hacer una alusión explícita a Rafael.


    Consuelo

    ResponderEliminar