lunes, 12 de septiembre de 2011

Al cerro de los Secretos por la Ermita

Ya se está transformando en un clásico el cafecito al frente de la ex YPF a $ 690.
Pasó una camioneta de la Municipalidad y desde ese vehículo nos hicieron indicaciones que no podiamos estar estacionados donde siempre nos encontramos. Problemas; me moví a dejar el auto a la vuelta y volví a la cafetería.

en pleno ascenso, la Rebeca punteando
Rebeca, Isabel, Consuelo, Pancho y yo, Gabriel. Un solo auto y arrancamos con miras al Potrerito, pero en el camino cambiamos a la Ermita, el cerro de los Secretos. El taco que había antes de la Ermita fue monumental.

Tuvimos el arrebato de virar por el camino hacia abajo antes de la Ermita, pero la puerta con la señora de pocos amigos que nos lanzó el $ 2.500 por persona, y media vuelta y volvimos a nuestra cola, a la vuelta de la rueda.

en el descanso del mirador a medio camino
Cuando llegamos al lugar habitual de la Ermita,  fui donde el paco y le dije a cierta distancia, "sabe la media cola que tiene para atrás?". "Lo tengo muy claro" me respondió seguro de si mismo. Era un solo hombre, que hacia parar a cada auto, le preguntaba "¿lleva cadenas?". "Si", "siga". De repente alguno se ponía a hacerle preguntas y se producía una breve conversación.

A medida que subíamos cerro arriba, veíamos la interminable cola que mantenía ese hombre solo vestido de carabinero. Que notable, pensé yo, como no se rebelan. Nuestra historia de dictadura, nos mantiene en el miedo a la autoridad, cosa que los jóvenes estudiantes, parece están superando.

El día estaba precioso, despejado, con una brisa fresca, fría en la partida, pero exquisita a medida que pasaba la mañana.



Llegamos a un mirador a media altura e hicimos una parada que duró mucho rato. Terminamos comiéndonos las naranjas ahí. La vista era inmejorable, el sol tibio y la suave brisa fresca. Nadie quería moverse. Mucho rato nos quedamos ahí.

Recuerdo que conversamos de la situación de crisis que se vive en estos días en tantos frentes, partiendo por el tema de la educación que tiene a varios que son profesores o tienen vínculos con profesores y padres, muy preocupados, sino alarmados por la situación que se vive desde hace ya unos tres meses.
Hablamos de lo hartos que estamos todos con la lucropatía que tanto abunda, pues ya no solo son los bancos con sus tasas que son un robo, pero nadie parece hacer nada; las utilidades de la industria de la salud, con los resultados de las Isapres publicadas en estos días, etc., que saltó el recuerdo de este video que hablaba de la crisis del sector inmobiliario en EEUU. Ah, y la historia del mercado de burros en un pueblo pequeño que ilustra en simple parte de los problemas que hoy vivimos tan endeudados. Y, por supuesto, la señora de minutos antes y sus 2.500 por persona.

animales en la ruta (el único); una vaca
A propósito de estos temas la Rebeca nos comparte este video del Dalai Lama y la educación.

Finalmente retomamos la ruta a la cumbre, en un último tramo que es mucho menos duro de ascender que la primera parte. Llegamos al tradicional quillay donde en verano buscamos su sombra, pero esta vez nos sentamos al lado del sol.

Ahí abrimos paso al tema propio ya de ese lugar, como son lo secretos. Estos no se pueden contar aquí. Solo decir que salí de esa conversación con la sensación de su valor y de como hombres y mujeres si habláramos más, con franqueza, podríamos obviar muchos problemas e incomunicaciones, dando por sentado eso si que somos bastante diferentes. Cómo entender, por ejemplo, los hombres, que una de las películas más eróticas para las mujeres sea Los Puentes de Madison.

nos llamó la atención como botan la basura desde esas casas
(clic en la imagen)
El descenso fue rápido, al menos por mi parte, pues abajo, incluso en la cafetería de la Ermita, estuve con la Rebeca , esperando al resto. Eso, pues mi hija presionó por mi auto llamando varias veces, para ir a almorzar donde su pololo.

Bueno, un día para quedarse, sin duda. La compañía, como siempre, sin la cual el subir los cerros sería otra cosa. Buena conversa, buen nivel de intimidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario