domingo, 19 de agosto de 2012

Un frío Alto del Naranjo hasta la canaleta

El día amaneció nublado; después de que ayer estuvo maravilloso, soleado, aire limpio, después de unas deseadas y buenas lluvias.
Pasé a echar bencina camino al punto de encuentro y el bombero me dijo "con que rapidez se ha echado a perder el clima! no se ha fijado".

Eugenio, Paula, Pancho, Isabel, Marisol y Paty
Tomás Izquierdo, mi cuñado, me llama para hacer lobby de manera de influir a que fuéramos al Alto del Naranjo. Va con toda su familia, que incluye mujer y tres niños. Acepto.

Francisca Valenzuela
Sometemos a votación el destino en el punto de encuentro y nuestra acción fue apabullante: Alto del Naranjo. Incluso Tomás ofreció auspiciar a dos, aparte de pagar a toda su familia.

Samuel y Tomás Izquierdo ayudando a su hija Sara
Eramos doce, con el grupo de Tomás que eran 5. Sus hijos Samuel, Lucas y Sara, no tuvieron ningún problema para encaramarse por los cerros, destacando de entre ellos Samuel, que se molestó porque en la canaleta decidimos volver, por el frío y el inminente mal tiempo que se venía, que al final de cuentas no fue.

Isabel, Paty, Lucar y la Paula
De repente el tiempo empeoró, con ventiscas, nubes bajas que corrían por las laderas de los cerros por los que íbamos, cerrando incluso, de a ratos toda la visual. Esto nos hizo desistir de seguir a la altura del canal.

Pancho Balart, Eugenio Lagos, la Isabel, la Paula, la Marisol y su amiga la Paty Bustos, más el grupo de Tomás conformamos el equipo.

adelante va Tomás con sus hijos Clara y Lucas
La ruta del Alto del Naranjo, incluso en un día como este, destaca por el alto tráfico de gente. A mi este aspecto no me desagrada, pero las conversaciones, las buenas conversaciones, no se dan o no se dieron con tanta facilidad.

Pancho
Igual disfrutamos del ejercicio y del panorama, pues algo de invierno nos hacía falta.

En la canaleta, las infaltables naranjas de Pancho, los frutos secos de Eugenio, las galletas de los niños, una mandarina de la Paty, hicieron mi particular festín.

Isabel, Pancho y Eugenio, en medio de la niebla
La Marisol nos dejará como por un mes, pues se va a las Europas, pasando por Suecia, donde alojará en el departamento de una amiga sueca, y desde ahí espera llegar hasta San Petersburgo. Los mejores deseos para esta aventura envidiable.

Paty y Marisol, fotografiando la flor del chagual o puya
close up a la flor de la "Puya Berteroneana"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario