domingo, 2 de junio de 2013

Meditación en la cumbre de Las Varas

Día hermoso, de otoño. Estando en la ruta de ascenso, mirabas hacia Santiago y estaba totalmente despejado; mirabas hacia la cordillera y estaban esas nubes altas, justo para tapar la cima del plomo. Ellas eran las culpables de la temperatura fresca, que obligó a varios a subir con sus polars puestos.
Un día de aire limpio, poco smog en las zonas altas de Santiago y un poco más allá. Un lindo día para subir.

en la canaleta
Fuimos cinco hombres y una mujer, la Antonia. Los hombres fuimos Pancho, Francisco Valdivieso, Eugenio, Dirk y yo, Gabriel.

Yo tenía un compromiso al almuerzo irrenunciable; debía llegar temprano a la casa y por eso el grupo, solidario, optó por Las Varas. Ruta tradicional, pasando por el tranque, que se encuentra prácticamente vacio; con todos sus plásticos a la vista.

nos cruzamos con baqueano de a caballo
Esta cultura extractiva que se propaga por Chile, nos sacó $ 1.500 a cada uno, a la entrada. Ya casi empezamos a acostumbrarnos y a considerarlo un dato, una realidad. No se porque me sigue irritando. La cultura minera chilena, que donde puede extraer riqueza, la extrae.

Eugenio reconcentrado
El caso Berrios de la semana produjo algunas conversas, pero a la vez algunas diferencias de criterio. Algunos a favor, algunos algo molestos por el zarandeo a la iglesia, una iglesia diversa, con tantos casos de alto valor. Yo personalmente cargado para un lado, consciente de mi enojo con esta iglesia que tantos protegen. No dio para mucho rato, pues no había disposición a irnos a algo tensionante. Pero fue tema un rato.

caballo en la vecindad de la canaleta
La Antonia me dijo que viera a Isha, que venía a Chile este fin de semana. Yo no la conocía. Al verla después, me gusta. Por eso la linkeo aquí.

Una cosa notable, fue que producto de la conversación que llevaba con Antonia, le propuse al grupo meditar en la cumbre, cosa que todos acogieron, a pesar de que alguno nunca lo había hecho.
Lo hicimos, mirando hacia la montaña nevada en las cumbres, y fue genial. Alguno dijo, hagamos esto siempre. Yo dirigí el ejercicio.

meditando en la cumbre
Bajamos por una ruta distinta de la que subimos. Mas conscientes quizás del paisaje, la brisa suave, del maravilloso día. La Antonia venía con sus brazos abiertos, feliz.

Un bello día, un buen grupo, que subió y bajo con agilidad, en parte por esta bella mujer, que puso a todo este grupo de hombres, en estado de .. no se que; activación.

iniciando el descenso

2 comentarios:

  1. Anónimo10:06 p.m.

    Notese la posicion de meditacion de mi compadre Pancho...¿De que escuela de meditacion sera?

    Un abrazo a todos,,,

    y un saludo de cumpleaños para Maria Elena que no la veo saliendo con los subecerros en estas ultimas semanas..

    Francisco Toyos

    ResponderEliminar
  2. Alfredo Lea-Plaza Molina9:04 a.m.

    Que pasó con la foto de la Antonia, muéstrala

    ResponderEliminar