viernes, 9 de septiembre de 2016

Las Varas 2.0

Como de costumbre nos reunimos a las 8:30, al llegar (Eugenio) ya estaban C. Gloria, Paulina y su perra fox terrier, Ane Marie, Soledad y Dirk. Al poco rato llegaron José Salinas y Pancho. De pronto aparece Tito, saliendo del local de la Shell con dos botellas de agua que le tomó mucho rato comprar por el gentío. Seríamos 9, buen número!
Algunos pidieron que la travesía fuera corta por compromisos familiares.
Entonces partimos a Las Varas en el auto de Pancho, el Jeep rojo de José y el de Tito, quien advirtió que posiblemente abandonaría aún mas temprano.

tranque lleno !
Al llegar no estaba la persona que cobra, así que apuramos el tranco y entramos, la vimos de reojo pasar a nuestro lado dirigiéndose a la caseta, pero ya estábamos adentro....
Hicimos un breve recorrido por el camino y en una curva Pancho, demostrándonos lo baqueano que es, nos señaló un sendero que sube más empinado y que llega acortando bastante, muy cerca del tranque, que se veía bastante repuesto.

qué foto !
Ahí tomamos hacia la canaleta por el sendero conocido a la que llegamos siendo apenas las 10:10, algunos querían arrancharse ahí, pero la mayoría estábamos recién calentando motores y dispuestos a seguir mucho mas arriba así que la detención en la canaleta se hizo breve y seguimos subiendo. La conversación en parejas que iban cambiando a medida que avanzaba el camino, fluía como siempre animada.

panorámica
Un piño de vacas animó a la perrita que, tomándoselo muy en serio, a pinta de ladridos, las arrió para despejarnos el camino, otra cosa parecida sucedió con un grupo de caballos y mulas.

cerro arriba
Llegamos a un mirador precioso, el aire estaba diáfano. Nuevamente algunos hicieron amago de quedarse pero el ánimo del grupo pudo más, así que reanudamos la marcha hacia una cumbre que conocía José.  Valía la pena ya que desde ese lugar tuvimos unas vistas preciosas a la ciudad por un lado y a los valles y cerros del cajón cercano al Vizcachas por el otro lado.
Uno de los celulares nos indicó la altitud: 1.485 msnm.

foto con el sol al frente
Ahí,  con vista al norte y a la ciudad, compartimos exquisitas naranjas de Pancho, mandarinas de Dirk, frutos secos varios, chocolate. La perrita tomó agua y siguió atenta a las personas que pasaban, algunos ciclistas, todo lo cual lo ladraba sin descanso.
Desde ese lugar nos despedimos de José, quien como ya se ha hecho habitual, sigue su caminata en solitario.

vista hacia Santiago
La bajada algo cautelosa para evitar los costalazos, la hicimos en dos grupos, uno mas avanzado dirigido por Pancho e integrado por C. Gloria y Paulina, y yo al medio tratando de que no se quedara el resto atrás ya que Pancho nuevamente nos sorprendió tomando un sendero novedoso que acortó bastante al regreso.

en la canaleta
Al llegar a los autos saludamos alegremente a la señora que cobra, quien no se atrevió a pasarnos la cuenta.

perro y caballos
Buen paseo, lindo día, la atmósfera clara, la caminata y la conversación cargan las pilas para toda la semana.

pasando el obstáculo
(texto de Eugenio Lagos)

caballos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario