lunes, 27 de febrero de 2017

Un fresco día para subir a las Varas

Chispeaba cuando iba en camino al punto de encuentro. Llego y estaba la Soledad, a cuyo auto me subo, para capear la llovizna.
Al poco rato llega Pancho y luego Anne Marie, que también se suben al auto de la Soledad.
Llovía en un momento más copiosamente.
Se olía alguna disposición a no ir a ninguna parte.
Más, una proposición de ir aquí cerca, a Las Varas, nos movilizó a partir en ese mismo auto.

Llegamos, sin lluvia y nunca nos cayó una sola gota de agua en toda la mañana.

Anne Marie, Pancho y Soledad
Eramos un grupo perfecto, como un cuarteto de cuatro cuerdas. Funcionó perfecto. Y la conversación, siempre animada.

Nos fuimos por el camino de las torres, aguas arriba, hasta tomar la variante que no aproximaba a la ruta tradicional al Alto del Naranjo, para llegar y felices de lograrlo, a esa cumbre adonde solemos llegar y desde donde algunos después siguen al Alto, mientras otros retornan.

Pancho al frente
La nubosidad que nos cubría fue óptima para refrescarnos en un día, entremedio de muchos días, muy calurosos. Fue un clima agradable, aparte de una brisa frecuente, fresca.

Temas que recuerdo, son la amenaza de juicios de oficinas de abogados especialmente orientadas a demandar médicos por resultados malos o sospechosos. Iniciativas válidas en muchos casos, pero que se presta a abusos, de los cuales hoy estamos tan acostumbrados.
Nuestras amigas médicos presentes, cavilan sobre si tomar o no, seguros de "responsabilidad civil", para estas eventualidades.

Roca, la empresa que representa Pancho, cumplió 100 años y vinieron directamente a entrevistarlo y hacer un reportaje de él, que salió en los eventos en Europa y en los medios especializados.
Pancho es uno de los colaboradores destacados de esta compañía, por estos lados. Y bien que se merece el homenaje.

Los cómicos del Festival de Viña, ocuparon otro poco de nuestra conversación, compartiendo impresiones de la vilipendiada Chiqui Aguayo y del mejor ponderado Juan Pablo Lopez. Mejor quedó en nuestra retina, la notable Natalia Valdebenito, del Festival del año pasado.

No se porqué de ahí pasamos a la crisis de los hombres, que en la igualdad de condiciones en que hoy se teje la pareja, parece han quedado con la identidad raída.

Bueno, arriba, nos sentamos mirando esta vez hacia Santiago y comimos frutas y frutos secos, hasta quedar casi almorzados.

Pancho, Soledad y Anne Marie, en fila india
A las 12 nos pusimos de pie y bajamos tranquilamente. Una hora y media habrá sido hasta que llegamos al auto. Y de ahí a nuestros autos y a la casa llegué como a las 14:10

La hicimos, decíamos con Pancho. Después de un periodo veraniego de menos ejercicio y de la noche anterior en el matrimonio de la hija de Eugenio Lagos.

Vamos que se puede !

No hay comentarios.:

Publicar un comentario