lunes, 7 de marzo de 2011

Empiezan los cobros para subir al Alto del Naranjo

Un hermoso grupo se juntó en el día de hoy; lo digo desde el varón que soy. Cinco mujeres y dos hombres: Alejandra y Frank (alemán, english speaking), Paulina Alarcón, Ana María, Marcela Molina, Carmen Luz Soto y yo.

en el mirador del acarreo
Las emprendimos a la ruta al Alto del Naranjo, a pedido de la Ale.
Ahí nos encontramos con la novedad de que ahora hay que pagar $ 1.500 por persona. En la boleta dice Parque Cordillera. Me dicen que el cerro es de unos alemanes que se lo concesionaron a ellos, los de Parque Cordillera. Y se han abocado a hacerle mejoras al recinto, como un baño química que estaba ahí mismo, al lado de la oficina donde pagamos.
Aparte han bajado toneladas de basura, mucha de ella de Vallecito.
Nuestra reacción fue un poco reaccionaria y un poco a escuchar los argumentos, que si los tenían y el ánimo fue de pagar y ver que beneficios se venían.
Igual les comentamos que este sería un desincentivo al elegir nuestra ruta de todos los domingos, sabiendo que en este territorio está lleno de opciones.

Paulina, Carmen Luz, Ana María, Gabriel y Alejandra
Tomamos la ruta clásica de subida. Esa por donde nos vamos topando con otros que suben o bajan el mismo circuito. No me molesta, a mi en particular.

Día despejado, pero hacia Santiago, se veía una nube que cubre la ciudad a bajo nivel. Para nosotros el día está despejado, pero fresco; osea, muy agradable. Una brisa nos acompañará, una brisa fresca.

Paulina, Ana María, Frank, Carmen Luz, Gabriel y Marcela Molina
Subimos pausadamente. Algunas personas han perdido un poco el entrenamiento, de lo distanciada de sus venidas. Igual ascendemos persistentemente. La conversación es animada; mayoría de mujeres.

Frank es un juez alemán; de Alemania.  Anda por aquí, en estas lejanas tierras, visitando a su amiga, la Alejandra. Bien.
Es un tipo simpático, que nos dará una sorpresa, arriba en la canaleta, pues la Marcela se puso a mosquear que los nuevos debían someterse al tratamiento de bautizo regular, que consistía en bañarse.
Frank y Carmen Luz, los bautizados
Primero se sacó la ropa y se metió al agua la Carmen Luz, la amiga de la Marcela, quedando en ropa interior, y después este alemán, sin más, se desnudó completó, y dócil se instaló sentado en el agua helada, alegre y divertido. Las mujeres se movían sonrientes e inquietas. Un memorable bautizo de nuevos subecerros, que quedaron como parte del equipo, producto de este rito de inauguración en el día de hoy, a instancias de nuestra chacotera Marcela.

Llegamos la mayoría solo hasta la canaleta, más un tramo de esta hasta el sitio de camping, poco más allá del sitio del ermitaño. Ahí comimos el picnic que compartimos, destacando los panes, queso y salchichas de Frank.

la Ana María en la canaleta
A la vuelta, la Ale y Frank decidieron separase del grupo, y emprenderlas al Alto del Naranjo, mientras el resto bajábamos.
Fue un descenso más silencioso, cruzándonos con algunos grupos que subían y disfrutando de la fresca brisa que hacía el descenso de este día veraniego muy agradable.

Abajo, en el puente, los tipos que nos cobraron, nos perseguían tratando de anotar quienes habían bajado de los anotados, para llevar su contabilidad bien cuadrada. Que rollo, aunque algún beneficio tendrá esperamos.

Carmen Luz en su bautizo

3 comentarios:

  1. Gabriel , si las salidas siguen asi , no te van adar permiso para subir.

    ME

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:52 p.m.

    Gabriel, me parecio espectacular la subida y el baño, pero realmente crees que esas mujeres estarian un poco intranquilas o nerviosas por tener a un hombre en pelotas bañandose?????, lo dudo, se ven relajadas y felices.

    Vero

    ResponderEliminar
  3. que buenas las fotos y que paseo mas lindo. el lugar se ve hermoso.

    ResponderEliminar