lunes, 14 de marzo de 2011

Santiago desde La Reina

planta eléctrica a la derecha, San Cristóbal al fondo






A las 7:30am desperté a Pancho Balart para coordinar una improvisada salida, sin mediar objeción y como siempre aperrado, me pasa a buscar un poco más tarde y partimos a "Aguas de Ramón" que nos queda más cerca, pensando también en hacer una subida + liviana ya que sus vacaciones lo dejan  fuera de "training", tal cómo me lo aclara al partir.
Pancho

Luego de hacer los trámites de pago y firmas, decidimos tomar la ruta de la izquierda porque está mucho más sombría y sus cerros están cubiertos de abundante vegetación.  El clima se ha vuelto desordenado en estos dias y la temperatura nos obliga a comenzar la caminata con polar. Hoy domingo, el cielo está totalmente despejado en Santiago y me dejó envolver por el aire puro tan anhelado en estos dias de bastante smog en la ciudad.
Elisabet Sahtorius
 Las novedades aparecen en las conversaciones, Pancho viene con preocupaciones sobre el comportamiento mundial del sistema económico que aunque tiene sus matices, se visualiza un declive en los países de Europa  y USA. Entonces le comento de mi percepción de "crisis" mundial en todo orden de cosas que viene ya produciéndose desde los años 90 con señales claras y visibles para el mundo que nos obliga a cambiar y a re-inventar y proponer soluciones desde la creatividad. Le sugiero que lea un artículo en la revista Namaste donde Elizabeth Sahtouris expone una mirada optimista y esperanzadora del camino que podrían tomar estos cambios.
Rebeca

Muchas son los acontecimientos que nos sorprenden en estos dias, fenómenos naturales siguen azotando a los habitantes de nuestro planeta. El impacto de las imágenes vistas en las pantallas luego del terremoto en Japón (fotos del antes y después), nos dejan un sabor amargo que nos recuerda lo ocurrido en Chile hace un año., la fragilidad vuelve a sentirse e instalarse en el imaginario colectivo. Me quedan rondando cuestiones relativas a la incertidumbre, aprender a vivir y caminar por los diversos tipos de suelos...barrosos, arenosos, firmes o moldeables, suelos inundados o secos, ...etc. Hay que aprender a vivir en la incertidumbre y ocupar toda nuestras capacidades y energías, son muchas más de las que uno cree que tiene, para seguir adelante.
Vista de Santiago hacia Los Domínicos
 Creo (le cuento a Pancho), que nos hemos olvidado de escuchar las señales que la misma naturaleza nos provee en su momento. Por ejemplo, el canto de los pájaros...los mapuches, la gente de campo, ellos siempre están alertas y comunicados con las aves observando sus conductas y los sonidos que emiten. Aunque no soy mapuche, acostumbro a despertar escuchando sus saludos de amanecidas, sin embargo, no oí el sonido de ningún pájaro la mañana del jueves ni tampoco el viernes.¿?. Pancho agrega que las aves y animales perciben sonidos que el ser humano no puede oír. Entonces tendremos que ayudarnos unos con otros todos los seres vivientes del planeta, del universo y el cosmos, para mantenernos despiertos y conscientes de los cambios que están ocurriéndo y recibirlos con la mejor postura y sin miedo.

Potrillo amamantando
 Subimos tranquilamente y disfrutando el amplio horizonte que se nos abre paso a paso, el enorme valle de Santiago limitado por cerros desde el norte al sur con una baja capa de smog. El descanso lo hacemos en la cima de un cerrito luego de caminar algo más de hora y media. Aunque senderos no faltan para elegir, hicimos tramos sin ruta y en repetidas oportunidades pasamos el cerco lleno de alambres púas con afán de rebeldía por cerrar estos terrenos a los caminantes. Nuestra flexibilidad corporal para no clavarse con los alambres quedó ampliamente demostrada en esta ocasión.
reunión familiar de caballos

Durante la bajada vimos a una familia de caballos y sus potrillos que descansaban plácidamente bajo los árboles, sin ánimo de invadir su convivencia, Pancho saca fotos desde su celular para dejarlas registradas en este posteo.

Una grata mañana de encuentro con mi amigo Pancho y la naturaleza, excelente conversación y mejores vistas de Santiago desde este lugar en La Reina, donde reina nuestro espíritu de subir y conectarse con paisajes nuevos para explorar.

1 comentario:

  1. Anónimo8:55 p.m.

    Rebeca, me ancantó tu comentario acerca de aprender a vivir en diferentes circunstancias, pero es el como donde mas tenemos problemas y nos perdemos.Faltan lideres suficientemente motivadores que piensen asi como piensas tu.
    Exelente posteo.
    Espero volver pronto a esas subidas de los domingos

    Un abrazo
    Vero

    ResponderEliminar