domingo, 2 de diciembre de 2012

A los tubos con gato

Como siempre, al llegar a la Terpel ya estaba Pancho esperando a los que llegaran y así nos reunimos 2 hombres y cuatro mujeres: Isabel, Marisol, Antonia, Blanca y Eugenio.

Pancho propuso ir a Los Tubos, lo que todos los demás aceptamos felices. Nos fuimos en dos autos hasta el "estacionamientos" donde hay un pequeño local que vende empanadas y bebidas y partimos caminando.
Nos sorprendió un gatito blanco de unos dos meses que se puso a caminar a nuestro lado, todos pensamos que sería de las personas del local y que se volvería rápidamente al alejarse de su casa....sin embargo seguía caminando a nuestro lado.

posando
Comenzamos la subida atravesando el puente y caminando por el sendero que curiosamente mostraba que alguien recientemente había cortado las hojas de chagual que sobresalían. Seguíamos subiendo y el gato a paso firme a nuestro lado nos tenía muy extrañados, ya que la actitud de los perros es acompañar, como solemos experimentarlo en Las Varas, pero es raro que se de en un gato y tan chico mas encima...
Llegamos a los tubos y seguimos caminando hacia el oriente, y el gato, ya mas cansado seguía incorporado al grupo!!

el gatito
Avanzamos una buena distancia hacia el oriente por la cresta del cerro, la temperatura estaba agradable no hacía demasiado calor y la conversación estaba mas animada, con mucha referencia al "super gato", sobre todo Antonia, que tiene uno en su casa, estaba muy admirada de lo "aperrado" de este ejemplar.

Eugenio está feliz entre tantas ...
Llegamos a una rica sombra y nos instalamos a compartir las tradicionales naranjas de Pancho y algunas otras cosas. El gato se tendió a la sombra visiblemente cansado, le dimos un poco de agua que tomó rápidamente.

En el descanso la conversación giró en torno a los temas de trabajo y a lo rápido que va llegando el verano y se está despidiendo este año 2012. Blanca y Antonia compartían datos de propiedades que habían visto y sus valores y sacaban algunas cuentas de rentabilidades y conveniencias de inversiones, experiencias con arrendatarios, burbuja inmobiliaria y temas afines.
entrando en terreno

Emprendimos la bajada después de haber descansado un poco, yo tomé la delantera y Pancho cerraba el grupo. Conversé con Antonia de su trabajo, es psicóloga y atiende una gama amplia de pacientes, desde terapia de parejas hasta jóvenes. Me contó que había hecho algunos cursos en Argentina y que su línea era cercana al psicoanálisis pero con algunas variaciones que no logré captar del todo.

Atrás el resto del grupo venía conversando y todos preocupados del gato....

que buena foto !
Al llegar a los tubos no logré reconocer claramente la huella y tuvimos que hacer una bajada "fuera de pista" que resultó un poco abrupta. La Marisol y la Antonia se entretuvieron cortando flores, entonces venían cada una con un ramo grande en la mano, lo que les hacía mas difícil sujetarse y rodaron un par de veces.
Yo me compadecí del cansancio del gato y lo tomé en brazos en algunos tramos, pero en cuanto descansaba un poco reclamaba por bajarse y batírselas solo.

Finalmente bien entierrados, llegamos abajo seguros de que el gato correría a refugiarse en su casa, sin embargo no se despegaba de nuestro lado, así que la Antonia lo adoptó.

(texto de Eugenio Lagos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario