lunes, 20 de mayo de 2013

¡ Pochoco !

Fin de semana largo; por el 21 de mayo; varios se excusan.
Seremos la Alejandra Cambiaso, Paula Christensen, que ha vuelta de su temporada en el sur, Martín Wielandt y yo, Gabriel.

¿Adonde vamos? Al Pochoco, dirá la Alejandra. ¡Ya! diré yo.
Y para allá partimos.

Alejandra, ¡feliz cumpleaños!
Al llegar a los estacionamientos, vimos las instalaciones de una carrera que habría ese día. Partirían como a las 10; pasábamos por ahí tipo un cuarto para las 9.

Paula, Alejandra y Martín
Otra cosa importante de ese día: la Alejandra estaba de cumpleaños, así que recibió los correspondientes abrazos, que dio para abrazos de todos con todos. Su teléfono, la verdad sonó frecuentemente, como era esperable.

Paula y Martín, festejan el cumpleaños de la Alejandra
Había llovido, granizado más bien en Santiago, el día anterior. Y este día amaneció completamente despejado y con un aire impecable, puro, traslúcido. Mira:

el aire traslúcido de la parte alta de Santiago
Hicimos un descanso en el mirador, en parte para disfrutar de la vista increíble  para ver a los corredores que ya habían partido, pero aun no nos pasaban y por supuesto, para descansar y tomar agua.

Gabriel apuntando a los corredores que venían
Poco más adelante de ese mirador, empezaron a pasarnos. Corriendo iban para arriba y me llamó la atención la cantidad de mujeres: muchas, corriendo.

Alejandra emergiendo del paso de rocas
En una parte de la conversación, la Alejandra me recomendó ver la película La Odisea, de tres horas, en Youtube. Un clásico que debimos haber visto en el colegio, pero verla a esta edad, era de mucha mayor significación; incuso para entender como una obra tan antigua como esta, pautea en buena forma la civilización en que estamos.

Alejandra a punto de iniciar la recta final a la cumbre
En la cumbre, mucha gente. La meta de la carrera estaba en la punta del Pochocón, así que esa pequeña multitud no se debía necesariamente a la carrera.

tumulto en la cumbre
La Alejandra se encontró con su ex jefe del Explora de San Pedro de Atacama, donde trabajó hace ya algunos años. Él se llama Maurice Dides y puedes ver en su sitio web, estupendas fotos de sus viajes.

Alejandra y Maurice Dides
Voy a terminar este posteo con una foto de una situación que me dejó perplejo y aún sigo. Sentados ya en la cumbre del Pochoco, nuestra querida amiga Paula, prendió un cigarro y se puso a fumar como si se diera un verdadero gusto. Increíble.

¿un puchito, en la cumbre del Pochoco?
ya de bajada

1 comentario:

  1. Anónimo9:31 p.m.

    lindo paseo, lindo día y lindo cerro! que bueno que se haya reintegrado la Paula! Bienvenida a la capital...
    Eugenio

    ResponderEliminar