lunes, 8 de septiembre de 2014

Destino las Vizcachas por la Católica

Cinco hombres llegaron ayer domingo al punto de encuentro: Pancho, Victor Bunster padre e hijo, Dirk, José Salinas (una nueva adquisición) y quien habla, Gabriel.

Pancho, Dirk, Victor y José
Para donde vamos?
Pochoco, propuse yo. Pancho hizo unos gestos de disgusto.
Víctor padre propuso ir a la Católica y subir Las Vizcachas, que antes había hecho una aproximación con Eugenio.
Acogida la moción y partimos en varias caravanas con todos los autos a ese destino.

José Salinas
Dirk
Notables las instalaciones de la Católica, especialmente la caballerizas. Pagamos una entrada de $1.500 por persona y $500 los de tercera edad (varios) y dejamos nuestros nombres anotados en unas hojas, con el compromiso que al pasar de vuelta avisáramos de nuestra vuelta.

José y Pancho
La primera parte, hacia la derecha, bastante plana y verde, con las últimas lluvias. Pasamos una gruta con una virgen adentro, en un hoyo, en una bajada.
Poco a poco iremos ascendiendo por una zona de arbustos grandes, que con el verdor del suelo, producen un espectáculo muy bello.

Víctor Bunster hijo y José Salinas
Finalmente, después de una relativamente larga caminata, llegamos a una primera cima, con vista al otro lado del cerro de la derecha, a Santiago.
A esa hora del día, aun no llegaba el smog a los barrios más altos de Santiago, por lo que la vista de la ciudad era espectacular.

Víctor padre
El día estaba mas bien despejado hacia la costa y con nubes altas hacia la cordillera y sobre nosotros. No hacía frío.

Nos topamos con algunas personas que nos pasaron en bicicleta, de ida y de vuelta. También algunos caminantes, especialmente cuando descansábamos, en nuestra cumbre del día, a unos 20 minutos de la cumbre misma. No llegamos a la cumbre.
ya bajando
En esa cumbre, comimos de las naranjas de Pancho y frutos secos de José; un excelente mix, comprado en la Vega, por él mismo.

Víctor Bunster y Dirk, sentados en lo que fue su cumbre
Víctor, hijo de Víctor, estudia en Melbourne, Australia y está de paso por aquí. Está sacando un doctorado en arquitectura. Buenas conversaciones en su linea: están produciendo casas completas con mega impresoras 3D; pasa a verlo.

vista de Santiago
José Salinas, originario de Concepción, trabaja en Blumos, empresa que comercializa productos para la industria alimenticia y química. Es propiedad de un gran amigo mio de la juventud, Roberto Blum.
Trabaja en el departamento de compras y nos compartió temas de interés de cómo se producen algunos alimentos y bebidas que consumimos.

Grandes visitas, ambos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario