martes, 3 de marzo de 2015

A la Quebrada Seca en día post tormenta

Llegué al punto de encuentro (Eugenio) y ya estaba la María Elena del Valle, Dirk y la Isabel, al poco rato apareció la Consuelo que hacía tiempo no participaba, así que pensamos que seríamos cinco.
María Elena quería un entrenamiento para su próximo viaje a Nepal donde hará buenos trekings y la Isabel quería algo "piola" porque dice está fuera de training. Pensamos entonces ir al Potrerito.

José, Isabel, Consuelo, María Elena y Dirk
Nos subimos todos en la liebre escolar en que llegó Dirk pues tiene su auto en reparaciones. Entonces, como escolares, subimos las mochilas y nos encaramamos al minubús amarillo. En el camino Dirk nos propuso hacer la ruta de la Quebrada Seca que algunas semanas antes habían recorrido con Fernando Saavedra, así que ahí mismo paramos. Estábamos estacionando cuando apareció José Salinas en su Jeep Cherokee rojo, que nos vio por casualidad, así que en definitiva seríamos seis esta vez.

Isabel y detrás José
Cruzamos por la casa del "Charol" pero no vimos a nadie. El día estaba exquisito pues había llovido después de la tormenta de truenos y relámpagos del viernes. El suelo estaba mojado y todos los árboles y arbustos habían lavado sus hojas, el aire estaba fragante, con olores a pastos, tierra mojada  y hierbas.

María Elena y detrás Dirk
A poco andar nos encontramos con el Charol que venía ya de vuelta en su caballo, pues había subido a arreglar la manguera que lleva el agua hasta su casa y que se había tapado por la lluvia reciente. Son 2 mil metros de manguera los que tuvo que instalar para proveerse de agua de alguna vertiente. Nos contó Charol que está preocupado por la poca agua caída y especialmente por la poca nieve, también nos dijo que ha tenido algunos problemas de salud, está con diabetes hace algún tiempo y le está causando molestos calambres en las piernas. Dirk se ofreció a buscarle ayuda con eso.

Dirk, María Elena, Consuelo, Isabel y José
La subida estaba exquisita, todos felices con lo rico que estaba el aire, la humedad, el brillo de las hojas, las gotas de agua que todavía retenían y que el sol empezaba a calentar apareciendo vapores que subían lentamente desde el suelo y desde los arbustos.
Dirk nos impresionó con el dato del aumento en el consumo de azúcar, había leído que en 1900 el consumo promedio era de 5 kg/persona al año y ahora esa cifra alcanza a 75 kilos, ya que a una gran cantidad de los alimentos procesados se le agrega azúcar y uno ni sabe. Eso, según nos decía Dirk, ha disparado las diabetes que ahora son mucho mas comunes.

casa del ermitaño con sus chanchos
El paisaje nos tenía a todos conmovidos, los cerros rocosos, lo limpio del cielo, la temperatura tan agradable y la humedad del suelo fueron un verdadero regalo en este día 1 de marzo.

Chancha amamantando y chanchos haciendo cola
Llegamos al lugar donde vive el ermitaño Pablo con sus animales, él no estaba o quizá no se dejó ver. Muchos chanchitos recién nacidos, otros enormes, hartas gallinas, algunas cabras, ovejas y una mula acompañan a este hombre que vive en ese paisaje precioso pero con una precariedad que impresiona. No vimos ningún lugar que pudiera reconocerse como una vivienda para un ser humano, como será eso en invierno, con nieve y frío.

chancha amamantando
Seguimos subiendo por el sendero que está bastante marcado hasta que nos detuvimos como a las 11:15 a la tradicional compartida de "colaciones". La María Elena le preguntaba con mucho interés datos prácticos a la Isabel que ya estuvo en Nepal e India, así que recibió varias recomendaciones y "tips" para su viaje.

paisaje
La Consuelo y la María Elena se pusieron a recordar y contarnos de un viaje al norte que hicieron hace algún tiempo donde pudieron conocer varios poblados del altiplano chileno en las cercanías de Arica, impresionadas por las iglesias que tenía cada caserío, algunas estaban siendo reconstruidas, otras abandonadas habían sido convertidas en guardaderos de alimento para animales. Escuchando estos relatos a todos nos daban ganas de partir al norte, así que salieron varios datos como el contacto que previamente habían hecho con la Fundación Altiplano, organismo que está promoviendo la reconstrucción de dichas iglesias.

Isabel
Después de la "colación" emprendimos la bajada, algún chancho nos siguió un rato. Todos seguíamos comentando lo acertado de haber parado en este lugar y lo agradable del paseo.
Llegamos como a la una a la liebre de Dirk, buena hora para llegar a las respectivas casas al almuerzo dominguero.

/texto y fotos de Eugenio Lagos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario