lunes, 21 de marzo de 2016

Cuatro a las Varas

Llego algo atrasado y hay dos autos que reconozco y nadie en la vereda. Empiezo a buscar y están tres sentados adentro del auto de Pancho.
Me subo y esperamos otro poco antes de partir, en ese mismo auto a las Varas.

Dirk, la Consuelo y Pancho
Día despejado de verano aún, con Pancho que pide volver un poco más temprano por compromisos tipo 13:30 en su casa.
La haremos más corta.

Llegamos casi juntos con la señora de la boletería a la que Pancho pasó a pagarle.

la Consuelo y detrás Pancho (la mano es de Dirk)
Hicimos la ruta pasando por el tranque, que está, se podría decir, que totalmente seco; vacío de agua.

La subida fue un buen ejercicio, hasta la canaleta.
Llegamos a ella y seguimos altiro, haciendo un alto aguas más abajo por la canaleta, en una agradable sombra.
Ahí comimos algunos frutos secos y unas mandarinas exquisitas que llevó Dirk.
Recuerdo haber dicho, sentado en la sombra y comiendo: este es el mejor momento de todo este día. Temperatura óptima, ruido del agua, brisita, cuerpo activado, alimentos nutricios, presencia presente, buena compañía.

Dirk
Seguimos hasta el tranque (el otro), que estaba con agua, pero con bajo nivel.

Se nos hizo algo largo por el camino, en que en la última parte Pancho y la Consuelo siguieron una ruta distinta de la que seguí con Dirk y llegaron antes al auto.
Pensamos que aun no llegaban y nos sentamos con Dirk a la sombra en la boletería. Después de un rato, el hombre en la caja nos dijo que los demás nos esperaban en el auto y que estaban partiendo.
Fue divertido.

en la última parte de la canaleta

No hay comentarios.:

Publicar un comentario