domingo, 23 de octubre de 2016

A las Varas en día de elecciones

Día de elecciones. Hagámosla corta; no todos estaban tan decididos a hacerla corta, quizás porque no tenían aun claro si votarían, Después de un tira y afloja entre La Católica y Las Varas, partimos a las Varas, en la Van de Víctor.

en la caseta de pago
Eramos nueve. José partió sólo adelante; en la cumbre de las Varas, nos abandonaría, para seguir adelante cerro arriba, como ya viene haciéndolo muchas veces,

Pancho, Eugenio, la Isabel, José, Maribel, Rebeca y Víctor
Aparte de Víctor y José, estaban Pancho, Eugenio y la Isabel, la Rebeca, Maribel Valdivieso, Francisco Toyos y yo, Gabriel; nueve en total.

la Rebeca, más allá, de espalas, la Maribel
tranque, al fondo
El día, partió despejado cuando salí de mi casa, pero ya en el punto de encuentro estaba tapado y nos fuimos adentro de la cafetería a capear el frío y tomarnos algunos cafés.
Mas tarde, iría abriendo poco a poco. En la cumbre, tirados en el suelo, lagartijeando con la luz cálida de un sol que atravesaba algo las nubes, terminó con sol radiante entrando y saliendo. Fue muy rico, con un bello cielo que atrapaba nuestra atención.

Pancho
Tomamos la ruta clásica pasando por el tranque, con bastante agua, tomando el atajo que descubrimos no hace tanto.
Y de ahí, para arriba, siempre derecho. Pasamos el canal y seguimos subiendo. Hasta esa primera cumbre. Toyos quería seguir, José, después siguió.

abundancia de chahuales
Dos venían llegando de potentes viajes, La Maribel, de un trecking por Nepal con un matrimonio en Delhi. Y Víctor de un crucero por el Mediterráneo, llegando hasta Sicilia, pasando por Palmas y más tarde Costa Azul; terminó con tres días en Barcelona. Entretenidos relatos, que nos transportaron a otras latitudes.

en la canaleta
Respecto de las elecciones, poco se habló. Salvo que Pancho pidió nuestro voto para su primo Alvaro Salamero, del partido Radical. Él no es de esos lados, pero siendo pariente y algo afín con Guillier, pidió nuestro apoyo. Sentí que todos acogieron su propuesta y de hecho yo fui a votar, cosa de la que dudaba, para puro votar por Salamero.

Gabriel. Maribel, Pancho, Francisco, la Rebeca (no se ve), Isabel y de pie José
Subimos bastante rápido, sin parar en el tranque, sino hasta la canaleta. Descansamos ahí sentados en su borde, casi solo esperando a los rezagados y seguimos, por esto de hacerla corta.
Al final en la cumbre estaba tan rico, que hasta Francisco Toyos se quedó dormido. Estuvimos mucho rato, antes de bajar.

Víctor
Y la bajada fue rápido, por parte de un grupo delantero, que llegó a puerto mucho antes, que los rezagados, Víctor, Eugenio y la Isabel.

en la cumbre; Toyos duerme
Van de Víctor y para la casa, en un rico transporte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario