domingo, 30 de septiembre de 2007

La Hermita y por la ruta de los tubos

Hoy nos juntamos en la YPF, la Rebeca, Pancho, la Mabel, Sergio y Gabriel.

Decidimos partir en un solo auto a esa subida que queda cerca de la entrada de la Disputada, que tiene un potrerito en la ruta de ascenso, pero ocurrió en la ruta que por iniciativa de Pancho, cambiamos a este nuevo objetivo al que yo personalmente nunca había ido.

Nos estacionamos en un recinto ad-hoc que queda justo detrás de la comisaria, que mejor, en lo que se llama la Hermita. Nos fuimos caminando hasta donde estás las ruinas de una pequeña central hidroeléctrica, que recibía el agua por 4 tubos que bajan desde arriba del cerro, que se alimenta por un canal cerrado por sobre el que caminamos en la última etapa de nuestra vuelta.

La conversa se fue intensa para arriba, bastante personal de a ratos, con todos participando, al punto que recuerdo que me surgió la frase "pensar que la gente piensa que cuando venimos a subir cerros, lo que hacemos, es subir cerros".

Al caminar por la cima del cerro hacia Farellones vamos viendo hacia el sur un hermoso valle con potreros con pastizales, metido en la mitad de la cordillera (ver en foto).

Y hacia el norte vemos la ruta a Farellones y la primera secuencia de curvas zigzagueantes.
Un cóndor que nos sobrevoló un buen rato, probablemente sondeando la posibilidad de presas, animó nuestra vista.

Los hombres y las mujeres, nuestros juicios genéricos y como ellos afectan e incluso dañan nuestras relaciones social, fue tema significativo, por lo personal de las situaciones que se trajeron como testimonios.

Bueno, los cerros son siempre un espacio de encuentro muy especial, que los hacen un lugar al que uno vuelve y vuelve, sin tanta claridad de porque.

1 comentario:

  1. Los felicito por cambiar el destino. Y una preciosa eleccion...

    ResponderEliminar