domingo, 15 de marzo de 2009

Con Marcela Molina y Carlos Salazar al Alto

Hoy le dimos la largada con Pancho a la temporada de cerros después de las vacaciones. Todos hemos estado medio ausentes, los habitués, de estas domingueras subidas a los cerros.

Hoy además inauguramos las nuevas instalaciones de la cafetería en la bomba Terpel. Los mismos cafés a los mismos $ 500 que nos acompañan en la espera del grupo. Los asientos se pusieron más cómodos, especialmente unos del fondo que tiene verdaderos sofacitos donde acomodarse. Bien bueno quedó el lugar.

Apareció el Tito ! Tito López. Llegó de sorpresa y nos acompañó un muy breve tramo de la subida del cerro. Un grato re-encuentro.

Aparecieron varios nuevos: la Marcela Molina, que nos movió a practicar el inglés y a disfrutar de un buen inglés british antigua reserva; Carlos Salazar, pintor, compañero de curso de Gabriel, del colegio, y su amigo Edmund, otro medio gringo, residente en Chile desde hace tanto años que él ya se siente chileno, pero su pinta y forma de hablar lo traiciona irremediablemente.

Martín Wielandt, empieza a ser ya parte del equipo, aunque poco lo vi, pues junto a Consuelo y María Elena arrancaron para el Alto mientras la mayoría del grupo se viró a una agradable caminata por la orilla de la canaleta aguas arriba.

Solo me falta nombrar a Pancho y la Rebeca.

Hubo cambio de horario la noche anterior, así que subimos a las 8 que eran las 9 antiguas. Quizás por eso sentimos tanto calor a la vuelta, a pesar de que varios nos bañamos o remojamos en el canal.

Nos detuvimos un minuto al lado del eucalipto cortado, cosa que Carlos aprobó para mi sorpresa, hablando pestes de los eucaliptos. No estaba en su repertorio, los gratos momentos de descanso y buena conversación que tuvimos a su sombra.

Eché de menos la presencia de Martín en la subida, pues tiene la gracia de hacerme reír a carcajadas, cosa que hizo mientras estuvimos en el café de la Terpel.

Nos instalamos en una zona sombreada a la orilla de la canaleta, donde la buena conversación y las bromas llenaron el espacio, con un Carlos artista y locuaz llenando el espacio.

La alegría e inteligencia de Marcela, más lo chispeante de Carlos y las intervenciones de Edmund, nos tenían a los habituales mas bien como observadores entretenidos.

Mucho calor a la bajada, donde nos volvimos a encontrar con la María Elena, que se había adelantado de la Consuelo y Martín.

Un excelente inicio de temporada, acordamos con Pancho al llegar a los autos.

1 comentario:

  1. !Excelente paseo! Tengo que agregar que además de entretenerme mucho con los "invitados amateur", me emocionaron mucho sus conocimientos de la naturaleza y su disfrutar del momento haciéndome recordar mis inicios por estos lugares en que todo me sorprendia.

    Gracias amigos y esperamos verlos nuevamente.( Marcela hizo promesas de volver y "con cierta malicia")

    ResponderEliminar