domingo, 24 de mayo de 2009

A la pendiente con garras y uñas

La pendiente y lo pendiente se dieron cita hoy simutáneamente esta mañana nubosa de fin de semana largo. Pendiente la subida al cerro que habíamos comenzado el domingo pasado y lo pendiente del imponente muro rocoso en la cumbre.


Eramos seis desde el comienzo en la Terpel que junto al habitual cafecito, compartimos un rico queque hecho por la Consuelo; Pancho, la Consuelo, Gabriel, Andrés con su Marisol y yo (Rebeca). La Marisol apareció después de largo tiempo y venía mucho más repuesta de su lesión en la rodilla, y nos quedamos eso sí un poco cortos en conversación con ella, que siguió camino pavimentado con su protector marido Andrés que le cuida sus pasos para prevenir alguno mal dado.

Ella contó de su maravillosa experiencia con flores de Bach como terapia para solucionar problemas emocionales; fobias, miedos y depresión entre otras. El señor Edward Bach es el inventor de esta filosofía y método de curación natural que se ha propagado ampliamente en todo el mundo. Me resulta sorprendente el incansable espíritu del hombre en búsqueda de soluciones que están en la naturaleza, forman parte de nuestro entorno y la mayoría de los pueblos originarios las han utilizado con el fín de curar.


Los dejamos en el camino para subir a nuestro objetivo; un afilado roquerío lleno de grietas y fondo irregular que avistamos en varias ocasiones desde otros cerros cercanos. Es emocionante ir descubriendo nuevos caminos de toda índole; el desafio de encontrarse de lejos, de lado, de frente, luego tocarlos con las pisadas, respirar su aire y por segundos llegas a sentirte parte de estos cerros que visiblemente circundan nuestra ciudad.

Al acercarnos a estas rocas, vemos con mayor detención los pequeños agujeros que han servido a las aves para hacer sus nidos como también otros más grandes que probablemente forman cuevas para animales. Pancho y la Consuelo se entusiasman escalando mientras Gabriel prefiere sacar las fotos y yo... observo desde lejos para no entrar en peligro.


Una animada conversación de blogs en el aula hizo más corto el paseo, tal como en los cerros, el desafío que se abre en la educación usando estas herramientas me parece gigantesco y siento la experiencia aún reciente de ir dando los primeros pasos, de lejos, de lado, de frente, y por donde se mire: una explosión de ventajas que cambian definitivamente las formas tradicionales de comunicación fomentando en los individuos la expresión creativa y sentirse responsables de su propio aprendizaje.



!!Inolvidable paseo!!

2 comentarios:

  1. Efectivamente el ir dándole a escribir aquí va soltado la mano y mostrando que le queda al que escribe del nuevamente estupendo paseo del domingo.

    Recuerdo esa estada en la cumbre que seleccionamos, sobre ese como maicillo amarilloso, todos de espaldas, mirando el cielo nublado, distendidos hasta casi dormirnos, fue un deleite.

    Y la pasión por los temas del impacto de los blogs en el aula, llevado por una profesora como la Rebeca de bajo ego y gran acogida a la expresión de sus alumnos.

    Gracias nuevamente Rebeca por el relato de tu domingo en el cerro, que fue nuestro también.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Los felicito!!!
    Me parece fascinante el desafío y casi puedo tocar la roca mientras disfruto el relato y el comentario.
    Me encanta saber que son mis amigos. Mis amigos de los cerros. Esos que me hacen ser mejor persona.
    Un abrazo!!!
    mabel.

    ResponderEliminar