martes, 13 de octubre de 2009

Otra vez primavera



Se me pidió escribir este posteo y me pareció una gran oportunidad para expresarme en palabras.

Bueno, se decidió por tiempo que nos juntáramos el  lunes 12 de octubre, veníamos todos relajados de un fin de semana largo y un Chile con los pasajes comprados para el mundial 2010. Por este motivo el día se presentó desde sus inicios plácido.

Llegaron Pancho, Gabriel, Rebeca y Carmen Gloria , que venia llegando de estar tres semanas en Viena.

Partimos en nuestro Panchomóvil escuchando música andina boliviana, rumbo a la Disputada, para caminar hacia los llanos de don Tito.

Mientras caminaba, meditaba con respecto a la primavera tan distinta que hemos tenido, como que la naturaleza estuviera rebelde y sentía los primeros calores de la temporada veraniega  de los subecerro, por cierto tiempo que en lo personal no es el más rico para subir, solo lo mejora insuperablemente las metidas al agua que solemos tener en estas épocas.

En nuestra primera parada, ya empezamos con nuestros temas filosóficos y mencioné lo impactada que había quedado el domingo pasado con el amigo de Gabriel que me introdujo a los Cínicos. Ahí pude explicar a grandes rasgos sobre esta secta griega y lo representada que me sentía, había llegado a la fuente de mi estilo de vida.

La caminata siguió, pasamos el potrero grande y subimos algo, para quedar nuevamente instalados y para siempre en esta subida. Surgió el segundo tema de la jornada y era porque los hombres se iban con otras mujeres y dejaban familias. Según Gabriel esto se debía a que eso era una enfermedad, según un estudio de esas gringas que se la pasan la vida investigando la mortalidad del cangrejo. Aquí las opiniones se dividieron absolutamente, los hombres por un lado, las mujeres por otro y mi opinión absolutamente complementaria de ambos lados.

Después de bastante rato bajamos  y en el potrero nos topamos con esas familias casi extinguidas que pescan la parrilla, la tetera y la pelota y se van con los cabros chicos a pasar un día de campo. El padre era Marco Antonio y cuidaba el lugar y era pura simpleza y felicidad.

Diría que fue una subida bien conversada, bien relajada y dando la bienvenida al cambio de estacione, que también nos traía cambios a nosotros.



(Primera publicación de María Elena del Valle !!)


Este es el video de la Helen Fisher que habla acerca del enamoramiento

2 comentarios:

  1. Anónimo8:16 p.m.

    hay que hacer vajar esa PANZA Gabriel! Menos pan y pastas italianas. :-) mas pescados y carnes blancas y ensaladas a la chilena, claro.
    Me gusta mirar vuestras fotos de paseos por esos paisajes.
    Cheers

    ResponderEliminar
  2. Buen posteo María Elena!!! Me parece entretenido y mientras lo leo ...te veo...te apareces con tu onda sencilla y espontánea.

    Gracias y espero sigas con esto porque te sale super bien.

    Buen viaje a China. Te echaremos de menos los domingos

    ResponderEliminar