martes, 1 de diciembre de 2009

Se fue el Chefo Equiguren

Un buen amigo nuestro, el Chefo Eguiguren, optó por irse de este mundo. La noticia llegó ayer a través de un llamado de otro gran amigo, el Tito Lopez. ¿Será él? me preguntaba, por teléfono.

Al día siguiente, con diario en mano, me vuelve a llamar Tito y me dice "no hay duda, es él". ¿Qué le habrá pasado? si era un tipo fuerte y deportista.

Hacía tiempo que no lo veíamos, comentamos con Andrés Reutter más tarde. Me entero que en el intertanto se volvió a casar. Si incluso la Consuelo me hizo recuerdos de una conversación con él, muy entusiasmado

con esta mujer, con la que después se casaría.

¡Qué te pasó Chefo! que nunca nos viniste a contar. Nuestra manos quedan extendidas al aire, con la cara y el alma llena de dolor. Amigo; nos faltó hablar más, es la fantasía que uno siempre tiene.

Que dolores, qué angustas te habrán embargado y tomado quizás hasta la razón. Recibe viejo y doliente amigo nuestro abrazo, nuestro saludo, nuestro llanto también, en este día de dolor que en tu memoria instalamos.

Adios querido Chefo; buen hombre, gran amigo, de sonrisa cálida y fácil.


6 comentarios:

  1. Anónimo4:15 p.m.

    yo no conoci a Chefo, pero siempre es duro saber de alguien que no quiso seguir viviendo. Ojala que - donde esté- haya encontrado la paz.

    ResponderEliminar
  2. Chefo muy impactante saber de esta triste noticia. Te recordaremos en los cerros alegre y conversador.

    ResponderEliminar
  3. Chefo: te conocí poco, pero lo que ví en tí era muy bueno. ¿qué pudo haber pasado por tu mente?

    Qué pena! Espero que ahora estés más tranquilo.

    ResponderEliminar
  4. Solo me surge honrar la vida de Chefo, también honrar su decisión final, profunda, íntima y misteriosa. Me contaron ayer con alegría que nació Nicolás León, hoy me entero de la muerte de Chefo. ¿Que es la vida sin la muerte?, caminan siempre abrazadas, ambas son parte de una totalidad indivisible que nuestra humana precariedad nos impulsa a dividir.

    Nicolás León, proviene de la totalidad inconmensurable, vivirá tal vez nuestros mismos afanes de sentir por un instante de los tiempos, la ilusión maravillosa de la individualidad. Chefo regresa a esa misma totalidad, Chefo es ahora el camino que serpenteando nos lleva al Alto del Naranjo, y es también ese magnífico Quillay, y es el viento, la lluvia, la nieve, y ese cielo azul, Chefo es ahora también nosotros.

    Chefo ahora es.

    Jorge

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:48 a.m.

    Que pena que alguien tan bueno, con una mirada tan inocentemente buena se va de este mundo!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:43 p.m.

    Hoy día, es el día del cumpleaños de Chefo, lamentablemente ya no lo podremos festejar, ya no podremos llamarlo por teléfono ni enviarle siquiera una simple tarjeta.

    Te echamos mucho de menos Chefo, personas tan buenas como tú, existen muy pocas. Con gran dolor yo también quiero adherirme para darte este último saludo.

    Lilly Wagner

    ResponderEliminar