miércoles, 1 de septiembre de 2010

Un tercio de 33 en el cerro



!!  33: 3 = 11 !! Gran número se juntó hoy para subir cerros hoy domingo. Había enviado un mail a un grupo de amig@s que desde hacia algún tiempo estaban con ganas de arrancar a los cerros motivadas, según dijeron, por mis frecuentes comentarios de la fabulosa experiencia que esto significaba para mi. Llegaron a la reunión la Claudia Casanova, Patricia Martinoli, las hermanas Catalina y Paulina Ruiz, Elisa Díaz y su amigo fotógrafo Jorge Grabowski, y los habituales adictos al cerro: Pancho, Gabriel, la Vero, la Consuelo y yo. En total: un tercio de 33 al cerro.


Partimos en tres autos hasta el cruce para tomar rumbo hacia el camino no tan plano de subida al Pochocón tal como las últimas semanas. Mis amig@s más novatas no esperaban tanta subida, pero sin embargo ningun@ arrugó en el camino y sin dificultad y con buen ánimo comenzamos a subir.

La mañana despejada y con temperatura bastante agradable nos permite disfrutar plenamente del hermoso paisaje, nuestra amiga Paulina condimenta la subida colocando nombres a plantas y árboles como también a reconocer el canto de pájaritos que habitan la zona.


Las conversaciones fluyeron espontáneamente desde el principio, los hijos y la relación con los padres y la natural empatía que se produce entre papás-hijas; como también entre mamás-hijos trajo a colación algunas anécdotas muy significativas. Tampoco podía quedar fuera el tema de los 33 mineros atrapados en la mina; las últimas novedades y el impacto que esto ha provocado a todo nivel tanto dentro como fuera del país.


Arriba nos cobijamos bajo un viejo árbol para recuperar energías y conocernos un poco más, el coach Gabriel se tomó la palabra y vinieron las presentaciones. A estas alturas la voz de cada uno se escucha distinto, cómo si saliera desde otro lugar del cuerpo y en conexión con el entorno; esto se traduce en palabras sinceras y honestas, palabras desde la calma que salen espontáneamente y sin complicaciones.


Llegamos abajo después de una larga caminata, el cansancio aparece en las caras y piernas pero nadie se queja, tod@s logran emprender esta aventura sin problemas y lo más lindo, es llegar abajo con la sensación gratificante de haber sido testigos de contemplar el maravilloso paisaje de las montañas que nos rodean, y al mismo tiempo haber puesto en movimiento el cuerpo y escuchar los pensamientos y sensaciones que afloran desde adentro. Todo esto compartido por un grupo de buenos amig@s transformando la experiencia en una de esas que no se olvidan.


Agradezco una vez más la acogida amorosa de los habituales: Pancho, Consuelo, la Vero y Gabriel. Espero que l@s invitad@s que nos acompañaron, se sientan libres de volver a hacerlo cuando quieran. El lugar de encuentro es siempre donde mismo, la cita es a las 8:30 horario invierno y 8 en verano.( + fotos )

1 comentario:

  1. Si, fue un buen invento esto de que en la cumbre, en el descanso le regaláramos a cada un@ la escucha mientras nos contaba quien era y a que se dedicaba. Me gustó descubrir a tanta persona que si no pasa piola.

    ResponderEliminar