martes, 1 de febrero de 2011

Ascenso al cerro Mayo en Ranco

En días previos habíamos llegado con Diego hasta el portón en ánimo exploratorio. Esta vez íbamos resueltos a buscar esa ruta que habíamos escuchado, con escaleras, empinadas, a un hermosa cumbre.

atrás el cerro Mayo
Salieron de sus camas temprano, con buena disposición y ánimo, Diego, la Andrea, la Emilia y el Negro.
Todos bien equipados, zapatillas, agua, no mucho más; crema para la cara.

Llegamos al portón de la ruta a la propiedad de Gabriel Ruiztagle, por donde se accedía. Saltamos la puerta y emprendimos la caminata, luego de estacionar el auto a la orilla del camino.

Al poco andar nos cruzamos con un tipo que venía en sentido contrario y muy relajadamente nos dio las indicaciones de como dar con el sendero de ascenso y ahí por primera vez nos enteramos que se llamaba, cerro Mayo.

La ruta, con suelo ripiado, se ponía cada vez más hermosa. Con hojas gigantes de nalcas a ambos lados del camino, y árboles muy altos, aparte de la vista a los cerros del frente.
Pasamos por el lado de una enorme piedra, medio desprendida de la montaña de donde debía ser parte, que me hizo imaginar el momento en que diera media vuelta más y ese camino quedaba definitivamente bloqueado.

Negro, Diego, Andrea y Emilia Bunster
Primero vimos una casa después de algún rato caminando; entramos a ver su indagábamos más o simplemente a pedir los permisos. Igual el hombre anterior nos dio la impresión que no había problemas con lo que estábamos haciendo y que el dueño efectivamente estaba adentro.

Lugar vacío así que seguimos y un poco más allá llegamos al puente que nos habían dicho y el cartel al cerro Mayo.
el bosque
Tuvimos ahí una conversación a ver si seguíamos a las cascadas o a la cima, teniendo en cuenta que teníamos horario restringido, por el almuerzo a casa de Gastón Silva a que íbamos algunos. Posiciones divididas y al final optamos por seguir hasta donde pudiéramos, en la ruta a la cumbre. Ello nos imprimió un ritmo apurado, sin parar.

Gabriel en el cartel demarcatorio
La ruta era un sendero perfectamente habilitado, mejor incluso que la ruta a los laguitos arriba del Tinquilco. Incluso, había letreros y de buena calidad, señalando el tipo de árbol.
Puentes excelentes, y una escalera impecable que empieza ya a cierta altura.

Diego en puente
Había un cartel indicando la altura sobre el nivel del mar, siendo el primero de 650 mts y el último al que al menos yo llegué, fue a 1.000 mts sobre el nivel del mar. Diego y Negro volvieron de un poco más alto, cuando a gritos señalamos que ya era suficiente e íbamos a llegar demasiado tarde donde Gastón.

Negro y Gabriel
El paisaje, precioso. Árboles enormes. Una vista tan hermosa, que muchas veces, en muchos momentos lanzábamos exclamaciones de júbilo.

Decidimos partir y partieron por delante la Emilia y detrás la Andrea, por problemas de la Emilia a la rodilla; esto mientras hacíamos un merecido descanso, tomábamos agua, pues habíamos subido rápido y de un solo pique todo el ascenso.

Gabriel al lado de Ulmo
La vuelta también fue apurada, aunque igual nos detuvimos a fotografiar flores, formas, árboles, carteles; no era posible irse tan apurado del paraíso.

Abajo ya, en el camping que estaba donde el cartel y el puente, encontramos al resto; yo iba detrás con Diego.

Diego en el puente
Disfrutando del deleite del paisaje, hicimos el trayecto del camino ripiado y finalmente llegamos al portón donde nos esperaba el auto.

Nos infiltramos en territorio privado, donde encontramos el ascenso más hermoso que he visto de una ruta grata, sureña, bien cuidada. Un dato a divulgar y ojalá que este apreciado Gabriel Ruiztagle no se enoje de esta transgresión.

en el portón, punto de partida
Otra cosa, después nos enteramos que ese cerro, al que llegamos a la cota de los 1.000 mts., tiene su cumbre a los 1.285 más menos, y que nos faltó muy poco para llegar a la cumbre.
Bueno, quedó pendiente para la próxima.

2 comentarios:

  1. Precioso lugar Gabriel, muy entretenido el posteo y bien acompañado con tus hijos.

    Gracias,

    Me estoy aprontando a hacer buenas caminatas en mi próxima salida al sur.

    ResponderEliminar
  2. Que buen posteo padre! qué lindo paseo no?? volveremos a la cumbre!!

    Te quiero mucho
    tu hija

    ResponderEliminar