martes, 5 de junio de 2012

El liderazgo ejercido desde la distancia...

No hay duda, Pancho Balart y Gabriel Bunster son líderes natos: prueba de ello, la alta convocatoria, pese a sus ausencias. Amigos, su siembra ha sido fecunda.

Once fuimos esta vez los que subimos a un cerro, cuya reiteración hace innecesario nombrarlo: baste decir que don Lucho nos pidió con esa forma ladina y oblicua de nuestro hombre de campo, que le enviáramos la foto que con él nos tomamos; en efecto, deslizó una simpática frase:

"(...) pero si las fotos nunca llegan ...."

la de la izquierda es la Rosmarie Hucke, la de las fotos
Estimamos que se justificaba esta subida fácil porque la última  fue muy dura. De hecho al despedirnos, surgió entre las mujeres (Jeannie, Paula, Isabel, entre otras) la idea de que se programara la subida de un domingo para el siguiente. La moción quedó en tabla para tratarse el próximo domingo, en presencia de PA
ancho y Gabriel.

el festejado del día, Lucho Latorre
Un grupo magnífico, liderado esta vez por Francisco (Valdivieso) e integrado además por la Princesa (Isabel Eguiguren); Alicia Hameau; Marisol Rosas; Paula Christensen; Francisca Alcalde; Jeannie Rowe; la nueva y magnífica debutante, Rose Marie Hucke, encantadora y dulce como su apellido; J(X)avier Cox, experto en cerros pero tuvo la gentileza de adaptarse a nuestro más modesto ascenso y más aún, "fletar" su magnífico Jeep, cargándolo sin reservas;  muy entretenido y amistoso Javier, se agradece; Eugenio Lagos y  finalmente "EQE", el que escribe, un servidor, Lucho Latorre.

Grupo completo
El ascenso comenzó poco antes de las 9 y llegamos a la parte más alta del cerro innombrable alrededor de las 10:30: lo hicimos sin descanso, pasando raudos por la canaleta.

Lo más notable era observar cómo unas nubes evidentes, explícitas y con olor a tales, como acertadamente nos hizo notar Jeannie, se nos iban cruzando alternativamente por el camino: diríamos que imprudentemente nos interrumpían, jactándose de su inmaterialidad cargada de agua: un espectáculo verdaderamente maravilloso ... pronto las dejamos abajo.

Paula
Al llegar a la cima, me permití noticiar a mis amigos que el 1º de setiembre iniciaba una nueva vida laboral, luego de más de 42 años de trabajo casi siempre empleado, y más de 33 con mi Gran actual empleador, para dedicarme a actividades independientes. Reaccionaron con un cariño verdaderamente emocionante y me permitieron celebrar con ellos este golpe de timón en el mar de la vida, al mismo tiempo que quisieron escuchar mis proyectos. ¡Muchas gracias!.

Rose Marie nos ilustraba acerca del mundo de la pesca y sus productos, en especial, el aceite de pescado y sus múltiples usos, narración muy interesante que complementaba Eugenio, que sabe de todo ...

Rosmarie Hucke, Isabel
La Princesa, hacía vívidos recuerdos de aquel último ascenso tan singular, especialmente "el descenso". Nos reímos de buenas ganas.

Una mañana redonda, con la compañía de nuestro ya conocido Cachupín, aquel perrito negro, bajito y largo, que nos señaló el camino de bajada, ciertamente que sin pedigree pero que sin complejo lucía un collar rojo que le daba la dignidad de la pertenencia o de la membresía: como las insignias que llevábamos en los ojales en los años 50 y 60.

Cachupín
Nuevamente concluyo estos paseos con una inmensa sensación de gratitud por esta amistad, a la que se han sumado otros amigos; un bálsamo para enfrentar una nueva semana, un sano e intenso ejercicio pero matizado con la conversación y las experiencias de los demás, entregada sin recelos, con confianza...

(Este texto es creación de Lucho Latorre)

3 comentarios:

  1. Anónimo1:37 p.m.

    Muy buen relato, aunque debo decir que EQE, sin duda por temor a ser censurado por los "líderes natos", omitió un momento especialmente significativo y que sacó aplausos....el exquisito pisco sour, hasta con gotitas de amargo de angostura que preparó y transportó a sus espaldas Lucho (y que estaba bien helado) para compartir y celebrar como es debido la estupenda noticia de su nueva situación laboral....además de lo anterior, tampoco mencionó un hecho muy curioso, llevó 11 vasos y éramos justo once caminantes ese día....no deja de ser sorprendente esa sincronía.
    Una mañana de domingo inolvidable! Felicidades Lucho!!
    Eugenio (no se de todo por siaca...jajaja)

    ResponderEliminar
  2. Fantástico posteo de Lucho...como siempre ágil, entretenido y agudo!!! Quisiera comentar además que luego de terminada la subida de cerros, nos juntamos con la Jeanni, la Isabel y yo en la casa de nuestra nueva amiga Rosmarie Hucke a un delicioso almuerzo, idea que surje de juntarnos aquellos que a veces almorzamos solos en nuestras casas después de tan amenas subidas de cerros. Con esto inauguramos los almuerzos de domingo después de subir cerros....Un abrazo y esperamos a nuestros líderes presentes el próximo domingo,
    Paula

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:34 p.m.

    Muy linda esta subida de cerros, con apertura y conversación amena, complementado con buenos comentarios de Lucho en el día de su celebración (la foto con la botella del pisco sour en sus manos fue omitida por razones de "salud deportiva"). Agradezco a este entretenido grupo que no hayan escogido una escalada difícil...en mi primer intento. Me siento contenta de compartir con Uds. y le envío un abrazo de gratitud para cada una/uno, incluyendo obviamente a Gabriel, el organizador y "profe" de mi blog.
    Rosmarie

    ResponderEliminar