lunes, 3 de noviembre de 2014

A los tubos en fin de semana largo

Llegué (Eugenio) justo a la hora al punto de encuentro con la clara posibilidad de que nadie mas apareciera, dado el fin de semana largo producto del feriado de viernes y sábado, sin embargo a los pocos minutos llegó Dirk, luego la Ane Marie y por último Víctor.

Víctor, Anne Marie y Dirk
Ya sabíamos que los próceres Gabriel y Pancho no vendrían porque iban a estar con sus familias en la playa.

Anne Marie y Dirk más atrás
Esperamos unos minutos pero ya como a las 8:50 decidimos que era hora de partir. Propuse ir a los tubos y no hubo objeciones así que partimos en mi auto que dejamos en el tradicional estacionamiento de las empanadas a esa hora semi vacío. Para Víctor era destino nuevo, no así para los demás.

dedales de oro
Partimos caminando y de inmediato se nos sumaron dos perros que nos acompañarían durante todo el trayecto.

Cruzamos el puente metálico con tablones y esa fue la primera prueba para los acompañantes perrunos que se resistían a cruzar porque veían el río abajo y se asustaron. Al vernos que seguíamos se envalentonaron y cruzaron.

los perros junto a Anne Marie, Dirk y Victor
El sendero a partir de la escalera es bien poco claro así que improvisando nos fuimos corriendo por la ladera hacia el poniente, tomando como referencia la manguera negra que baja agua desde la bocatoma, harta piedra suelta y dudas, a ratos se adelantó Dirk y en otros tramos iba yo adelante, finalmente llegamos a la bocatoma y nos quedamos recorriendo un rato y mirando el buen estado en que se encuentra todo pese a los muchos años que debe estar en desuso. Nos llamó la atención eso sí que había muy poca agua en la bocatoma misma, es decir de la canaleta parece que no recibía casi nada de agua, no como hemos visto otras veces que incluso rebalsaba.

vista del valle hacia el sur
Seguimos subiendo, no sin antes hacer algunas fotos para complementar este reporte. Llegamos al tensor, otras fotos y sacarse algo de abrigo y seguimos subiendo.

Víctor, Anne Marie y Dirk
Íbamos subiendo bastante lento, con muchas paradas a apreciar la diversidad de flores que era muy abundante, mas fotos.

Puya
El viento frío se hacía sentir bastante en las zonas mas despejadas. Paramos varias veces a apreciar el paisaje, acordándonos de las indicaciones que nos dio Fernando Saavedra el domingo pasado en el potrerito, acerca de una caminata que el describió como la mas bonita de esa zona, entre todos tratamos de reconstruir las referencias que nos dio este curioso personaje y pensamos que Francisco Toyos debe saber perfectamente como llegar. También nos detuvimos varias veces a mirar el cajón y los cerros mas lejanos, los potreros de alfalfa, el río Molina, la Ermita, los planchones de nieve del Plomo, todo se veía clarísimo por la atmósfera tan limpia, pensamos que producto del largo feriado. También comentamos lo agradable que estaba la ciudad con menos tráfico por toda la gente que arranca de Santiago apenas puede.

tras los pasos de Dirk
Seguimos subiendo y la siguiente parada fue en la antena desde donde apreciamos nuevamente otras vistas del cajón, el río abajo, las nubes altas que empezaban a formarse. De la antena seguimos caminando por un sendero muy marcado - con muchas bostas de caballo recientes lo que nos hizo pensar que ese sendero debe ser usado por arrieros - hacia la cumbre del cerro siguiente con la intención de buscar un lugar con buena vista y protegido del viento donde hacer la parada mas larga y compartir los respectivos alimentos que portábamos cada uno.

Dirk estaba preocupado por los perros que se veían bastante cansados y podrían estar deshidratados así que Víctor sacrificó una botella de agua que los canes se tragaron en pocos instantes.

los perros acompañantes
Nos detuvimos en un sector con rocas que nos sirvieron de asiento, enfocando hacia el sur poniente pero con una vista panorámica completa. Compartimos mandarinas y mango deshidratado de la Ane Marie, naranjas de Víctor, frutos secos de Dirk y también los que suelo llevar yo. Los perros se recostaron a la sombra ya hidratados se pegaron un buen descanso.

El tema de conversación giró en torno a la reformas que se están promoviendo desde el gobierno y los efectos que han tenido en el clima de inversión que a todas luces se ha deteriorado lo que se va a hacer sentir más temprano que tarde en el desempleo que ya ha estado subiendo. Comenté una carta que escribió Oscar Guillermo Garretón, ex dirigente del Mapu y hoy empresario, miembro del partido socialista que hace un crudo análisis de la situación actual.  Me dí cuenta que solo yo la había leído,

ahí está Eugenio !
Después de darle el bajo a los mangos deshidratados y demases emprendimos la bajada con algunos tropiezos por lo resbaladizo de algunos tramos, porrazos sin consecuencias.

De vuelta, en la casa de máquinas abajo, apreciamos una piscina grande llena de agua que ya no llega a través de los tubos sino que es bombeada directamente del río y luego, desde la piscina con otras bombas es distribuida quien sabe a donde.

Víctor estuvo escudriñando como mirar al interior del edificio mas grande hasta que dio con unas puertas entreabiertas desde donde se veían los antiguos transformadores de la época en que se generaba electricidad con esas instalaciones, que calculamos serían del año 30 o 40.

bellas flores
Volvimos al auto, el estacionamiento estaba lleno de autos y camionetas de ciclistas y muchos de ellos a esa hora estaban comiéndose una buena empanada.

Agradable caminata, lindo día,  temperatura templada, se echaron de menos a varios integrantes habituales que esperamos ver el próximo domingo.

(texto de Eugenio Lagos)

1 comentario:

  1. Anónimo4:53 p.m.

    Gracias Eugenio por creer que puedo interpretar a Fernando Saavedra y deducir cual de sus caminatas es "la mas bonita de esa zona".

    Para mi la zona de La Hermita y particularmente el cajon del río Molina es espectacular.

    El Rio Molina parte con el nombre de Cepo en el Cerro Plomo (es ampliamente conocido con ese nombre por todos los montañistas a la altura de Piedra Numerada). Va sumando pequeños afluentes hasta terminar el La Hermita juntandose con el Rio San Francisco y formando nuestro famoso Rio Mapocho.

    Una expedicion para un dia completo muy caminada (o para mas de un dia), es subir en auto hasta las cercanias de Valle Nevado y de alli descolgarse al cajon del Cepo para comenzar a caminar en paralelo al rio Cepo/Molina... Da la vuelta cambia de nombre y cuando lleguemos a La Hermita hemos caminado en toda su extension el Rio Molina.

    Para los amantes de la pesca, en el se pueden obtener algunas piezas. Para los amantes de la naturaleza, el los bordes de este rio hay preciosos paisajes con Cactus, Flores, Vegas. Para los amantes del agua tiene preciosos pozones para bañarse, eso si un poco (muy) frio. Cuando estamos en el Cepo, en los alrededores casi no hay vegetacion y en la medida que se baja, primero aparecen muchos cactus y luego se va metiendo en mas y mas vegetacion, como la que ustedes conocen en el cerro de La Hermita donde este fin de semana subieron.

    Fuera del cajon del Rio Molina, se pueden excursionar esteros que son afluentes del Molina, como el Rio Caroca (tambien llamado en algunos mapas como Tinajas o Risco) y los conocidos por ustedes, el Covarrubias y el Pecauquenes.

    Otro paseo de envergadura, para dos dias, es recorrer en todo su largo el Rio Covarrubias, para llegar a la parte mas alta (donde estaba el antiguo refugio Aleman de Los Azules) para luego bajar por el Rio El Manzano y llegar a la localidad del mismo nombre en el Cajon del Maipo.

    El Rio Covarrubias en si tambien es muy lindo, esto ustedes ya lo han conocido, con mucho menos caudal que el Molina, pero con unos pozones preciosos, ricos para bañarse y con aguas menos frias que las del Caroca y Molina. Por tener vista al norte es un cajon mas calurozo y de menos vegetacion.

    Saludos,

    Francisco Toyos

    ResponderEliminar