lunes, 27 de octubre de 2014

Once al potrerito !

Llegué temprano al punto de encuentro (Eugenio) y ya estaba Jeanie esperando en su auto, al minuto llegó Gabriel con una nueva integrante, Maribel Valdivieso y luego Cristián Estay, Víctor, Pancho, la Isabel, Dirk, José y cuando pensábamos que seríamos diez, apareció la Paula Christensen.

Gabriel, Jeanie, Pancho, Maribel, Dirk, Cristian, José, Isabel, Eugenio
Se barajaron varias alternativas de rutas, la Jeanie propuso un lugar donde pudiéramos apreciar hartas flores, salió entonces repetir el Huinganal, o el Manquehue, al fin ganó el Potrerito. Y para allá partimos seis en la van de Víctor y cinco el Jeep de José.

flor de primavera
En el camino de tierra hacia la Disputada habían trabajos y bastante tráfico debido a la actividad minera.

José, Jeanie y Maribel
Nos estacionamos donde siempre, en un sector del camino que se ensancha bastante, al lado de un Suzuki chico (de Fernando Saavedra).

llegando al Potrerito
Comenzamos la caminata con agradable temperatura, mucho mas baja que los últimos días que fueron de calores propios de pleno verano.

Pancho adelante, Isabel, Víctor y Eugenio
En los primeros metros se veían muchas flores, calceolarias, tropaelum, algunas añañucas mas arriba y muchas otras que no se como se llaman. Varios arbustos también estaban en plena floración, unos mas discretos, otros mas vistosos.

amarillo intenso
Llegamos a la roca donde tradicionalmente hacemos una primera parada y nos reagrupamos ya que en la subida algunos se habían dispersado un poco.

está buena la conversa, en la roca, en el descanso
vista de más lejos
Desde ese punto es posible seguir hacia las rocas o subir por el lado izquierdo, decidimos ir por la izquierda.

panorámica
El aire está impecable, sin embargo apreciamos una bruma que viene desde el nor-oriente y que atribuimos a las faenas de la empresa minera de la Disputada.
Se distinguen con toda claridad Farellones y El Colorado, no queda ni una gota de nieve en el cono, solo en cerros mucho más altos van quedando algunas manchas blancas.

Jeanie e Isabel
Gabriel
La Paula verifica en su celular que estamos a poco mas de 2.000 msnm, en la cumbre llegaríamos a 2.111 m. (Farellones está a 2.340 m) ahí paramos a compartir las naranjas, frutos secos y buena conversa como siempre.

al frente Maribel Valdivieso
Dirk nos propone hacer una relajación, para lo que nos tendemos en el suelo y, dirigidos por él hacemos una exquisita relajación....Pancho echó de menos una presa que no fué mencionada por Dirk y que, en consecuencia no relajó....

de espaldas, respirando por la guata
Dirk dando las instrucciones de la respiración
Entremedio de la conversación sentimos una voz, y hacia el oriente alcanzamos a distinguir a una persona caminando sola y...cantando a voz en cuello tangos y boleros. Parece que a éste lo mandaron a cantar a la punta del cerro dijimos....

Fernando Saavedra, que terminó siendo pariente de Gabriel,
que lo observa
El cantante-caminante se nos acercó y resultó ser un eximio conocedor de los cerros circundantes, su nombre Fernando Saavedra, 83 años, muy alto y con pinta de deportista, flaco, con buenos bototos de cerro, y toda la indumentaria ad hoc.

Fernando Saavedra, conversa con el grupo
Le peguntamos por que andaba solo, yo nunca ando solo, nos contestó, me acompaña "el pulento".
Conversamos un buen rato con él, es una persona culta y nos da varios datos de paseos cercanos que nos recomienda muy entusiasta, algunos cerca de La Ermita, otros por el río Molina, en fin, es un entendido en cerros pues nos describe con precisión los senderos y sus características. Quedamos entusiasmados de hacer alguno en los próximos encuentros.

en el Potrerito (foto de la Maribel)
Se despide y parte otra vez cantando hacia abajo. Cuando empezamos a bajar, poco rato después nos lo volvemos a topar y Gabriel conversa otro poco con él, hasta le encontró parentesco. El Suzuki blanco estacionado abajo es su auto.

que buena foto de la Paula !
Llegamos a los autos y enfilamos de regreso, son varios kilómetros, nuevamente nos detenemos por los trabajos en el camino, esta vez ya habían pasado la aplanadora y estaba mejor que cuando subimos. Mucho cilista bajando rápido, comentamos lo peligroso que no sea más ancho el camino.

piso del Potrerito
Llegamos a los autos estacionados cerca de la ex Terpel y nos despedimos con el gusto de haber compartido una caminata entretenida, con un día primaveral muy agradable y de habernos encontrado entre buenos y queridos amigos.

(Texto de Eugenio Lagos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario