domingo, 28 de junio de 2015

Cuatro a Las Varas

Día despejado; frío temprano. Después agradable.
Llego minutos antes de la nueve a la Shell. Minutos pasadas las 9 llegan tres autos, uno detrás del otro, casi pegados.  Eran Dirk, Víctor y la Paula. Y nadie más llegaría, hasta que tipo 9:15 decidimos ir a Las Varas, a proposición de Víctor, para volver más bien temprano.

Paula y en la caseta de pago, Víctor
Bromeamos con la Verónica, la cajera de Las Varas. Yo soy mandada aquí y de tercera edad no me han hablado, así que todos pagan igual, luca quinientos.

Víctor, Paula y Dirk, junto al tranque seco
Arrancamos por la ruta clásica, con la intención de llegar al canal y desde ahí seguir el canal aguas abajo, hasta el tranque que sí tiene agua. Porque el que está acá, por el que pasamos, está seco, requete seco; ni una gota.

Dirk, atrás Víctor
La Paula andaba contenta, buena pa la chacota, mosqueando. Detalles, los usaba para pelusear. Simpática.

Paula, Dirk y Víctor
Víctor trae a colación muchas materias de su inquieta indagación del Mercurio, algunos programas de televisión y un curso de historia, que está disfrutando, en la universidad Adolfo Ibañez. Fue el más conversador y ameno. Ponía los temas, en los que los demás tocábamos los segundos instrumentos. Los demás más que yo.
Lo que pasa es que yo no veo TV ni leo prensa; me lo paso en Harvard, Duke, etc., en los cursos que, les decía, no llegaba a comprender porque los demás no tomaban, a pesar de toda la propagando que les hago.
Lo que pasa es que en tu caso es una adicción, peluseaba la Paula; y dale ...

caballo en el canal
Llegamos a la canaleta, donde un caballo tenía tomado el territorio. Al llegar se movió unos metros y nosotros pasamos al alto un poco más arriba donde nos instalamos, haciéndolo la cumbre del día.
Ahí comimos mandarinas, peras, frutos secos y galletas; aparte de tomar agua y bebestibles.

Dirk por la canaleta
Después tomamos el camino que va junto al canal aguas abajo y lo recorrimos hasta el tranque que pienso es terminal de ese canal.
Camino bello, bellísimo; suave de caminarse, con una parte complicada, donde nos montamos arriba del canal para pasarla. Pero en general, muy grato.
Simpático fue el cortés cruce que hicimos con una vaquilla que caminaba en sentido contrario a nosotros. Permiso, permiso y pasamos.
Y la última parte más bella aun, y la aparición de muchos ciclistas, que parece van por esa ruta a la Católica y de ahí a sus casas, en bicicleta.

Paula, detrás Víctor y más atrás Dirk
El canal traía poca agua, pero la traía. Y por eso el tranque tenía agua, pero claramente a un nivel más bien bajo.
Ahí vimos muchos peces rojos, que no han de saber, si la cosa sigue así, corren riesgo vital.


De ahí bajamos por el camino de autos, donde nos cruzamos todo el tiempo con ciclistas que subían y bajaban. Muy pocos caminantes.
Víctor y Dirk en el tranque
Llegamos al auto, cansados y considerando largo los tramos de caminata por camino. Y estimando el score de mañana en el partido de Chile. 3:0 fue el score que más gustó, incluso a un ciclista que iba partiendo.

Víctor, Dirk y la Paula, que se ha sacado un zapato, en el tranque
Todos en la Van de Víctor a los autos y de ahí a las casas. Un agradable paseo, con un simpático grupo.


Referencias:
Dato de Dirk para comprar vinos: Alta Cima (hablar ahí con Klaus Schroeder Hanke)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario