lunes, 6 de julio de 2015

Innovando por la Ermita

Seis personas llegan en el día de hoy al punto de encuentro, a la hora acordada, las 9 am. Tres hombres y tres mujeres.
Cuando llego, ya están ahí la Anne Marie y la Soledad. Detrás mio llega Pancho y al poco rato pasa en su auto la Consuelo. Y finalmente José.

,
José, Pancho, Soledad, Consuelo y Anne Marie
Uno quería subir para respirar buen aire (el aire de Santiago ha estado horrible con la sequía o la falta de lluvias). Otra quería algo no tan largo para estar en casa antes de las 2.
Acordamos ir a la Ermita y apuntamos a una ruta que al final no hicimos.

la Consuelo
Nos fuimos en dos autos; el de Pancho y el de José.
Íbamos caminando y Pancho propone desviarnos cruzando un puente. Un pequeño tira y afloja y optamos por seguir por nuestra ruta planeada.
Pero, cuando llegamos al punto de desvió para llegar al cerro de los Secretos por detrás, abrimos la conversa de si tomarla o innovar. Pancho estaba por la innovación y habían otros que también querían variedad.

subiendo por los potreros
Y seguimos, para poco mas adelante, bajar por una variante al río. Abajo, cruzamos el río por un puente colgante y torcimos aguas arriba, buscando un paso de ascenso hacia el oriente.

poco pasto en el suelo
Los temas de conversación fueron heavy. En el mundo actual, los intermediarios multiplican el valor de los productos de los fabricantes por cifras demasiado elevadas en ciertos casos. Al parecer todos están subiendo los precios lo más que se pueda, siendo uno de lo ámbitos más sensibles, el de la salud. ¿Cómo puede ser que por cinco días en un hospital, por un infarto, resuelto con extends, salga 24 millones de pesos?

Gabriel y José manipulando una puerta
Concluimos que estamos en una cultura con nivel de conciencia súper individualista, que solo me importa yo y los míos, y los demás me dan un reverendo pepino.
La pregunta es cómo se cambia esto ?

José, Anne Marie, Pancho, Consuelo y Soledad
Y surgió algo que me cambió la mirada de un cierto aspecto de la realidad imperante. Mira, dijo alguien: yo, por el tema de los robos, reuní a todos los vecinos, para ver como lidiábamos juntos con este problema.
¡La delincuencia está siendo el acicate para que pasemos del individualismo a algo en que los demás empiezan a ser importantes, pues sabemos que solos no podemos lidiar con el asunto!
Bien por la delincuencia, entonces !!? Desde esta perspectiva, si. Nos podría ayudar a salir del individualismo.

el perro que nos acompañó todo el camino
Encontramos un paso por la zarzamora, por un sendero, abrimos y cerramos una puerta y llegamos a potreros con animales. Siempre los animales estuvieron al otro lado del cerco de por donde anduvimos.
Subimos, elegimos una variante a través de un bosque y llegamos a los mimos potreros por donde íbamos, pero más arriba.

Anne Marie y Soledad; y el perro
Al final de los potreros, encontramos una pasada, subiendo, ya por dentro del bosque, hasta pasar un canal que recorre a esa altura, hacia el norte. Y seguimos una huella bien transitada, como de vuelta a los autos.

Caminamos y caminamos, de vuelta, hasta llegar prácticamente al río, donde paramos a su orilla e hicimos lo que podría llamarse la parada de cumbre. Ahí descansamos y nos comimos los alimentos que todos llevábamos.

sí, en el agua que corría había hielo
Luego, seguimos y poco mas allá estaba la cruzada, que fue la misma entrada que Pancho había querido tomáramos. Volvimos al final por ahí.
Y cruzamos un puente, muy divertido, pues han construido un puente sobre los anteriores que se han derrumbado o liquidado por falla de materiales.

Poco antes de llegar a los autos, cuatro optaron por subir a la iglesia y Pancho y yo, seguimos al auto, pues Pancho quería llegar a misa de 12:30

Ah, otra cosa: en la última parte empezamos a sentir un cambio en el ambiente, en el clima, que presagiaba una posible lluvia; cosa que pasó, pero muy ténuemente, en la tarde.
El día estuvo nublado, empeorando; fresco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario