miércoles, 29 de julio de 2015

Cinco a las caballerizas

Llegué anticipado al punto de encuentro y había muchísima actividad en torno a la estación de servicio por parte de esquiadores y unos pocos ciclistas. Ya a las 9 la cosa se tranquilizó bastante.

Cuando llegué ya había llegado Mireya, me estacioné detrás sin saber quien era suponiendo que sería alguien de la onda del esquí. Cuando llegó José me bajé del auto y también lo hizo Mireya quien nos contó que había estado alejada por una lesión en un pié. Al poco rato llegó Micky y la Soledad, esperamos unos prudentes 15 minutos y constatamos que seríamos cinco.
Para evitar el tráfico del camino a Farellones nos encaminamos a las caballerizas, cada uno en su auto.

Soledad, Mireya, Micky y José
Al llegar nos encontramos con mucho auto estacionado, tantos que los nuestros quedaron en el camino,  y un grupo de unas cuarenta personas tomándose fotos que partieron antes que nosotros por la misma ruta. Alcanzamos a algunos en el camino que se quedaron rezagados, por lo que nos dijeron, iban al Conchalí.

bajando Soledad, José y Micky
Mas adelante nos topamos con otros tres caminantes, bastante experimentados y muy entusiastas, uno de ellos se detuvo a conversar con nosotros un buen rato, iba acompañado de tres perros y portaba una mochila bien llena, los otros dos siguieron adelante. También iban al Conchalí. Nos contó que se llama Carlos Bravo y que es aficionado a los cerros desde hace mucho, ubicaba a los subecerros y a Gabriel Bunster, parece que recibe los mails del blog....confesó que los leía pocazo.....
Nos contó entusiasmado que él ha subido algunas rutas interesantes, aunque largas al sitio web wikiexplora, y que si queríamos ponernos en contacto con él nos dio su correo.

los tres caminantes, Mireya, Soledad y los tres perros de Carlos Bravo
Nos llamaron la atención las oleadas de aire tibio que nos llegaban. El terreno estaba húmedo, con muestras de haber retenido parte del agua que cayó hace unos días y que ayudó a lavar las hojas de los arbustos que se veían brillantes. El cielo se veía nítido solo en las cercanías, y a unas pocas cuadras hacia abajo, empezaba la nube de smog que cubre la ciudad.

Soledad, Mireya y José
Caminamos con hartas detenciones, conversando en parejas que se fueron intercambiando a lo largo del trayecto.
De nuevo alcanzamos a los tres caminantes que se habían detenido a descansar y a conversar con otras personas acerca de las asociaciones y federaciones de montañismo, dirigentes, asambleas y cosas por el estilo, con muy poco apego, pensé que las dirigencias de todo tipo están pasando por una crisis bien seria.

se alejan, siguen al Conchalí
José se anduvo entusiasmando con unirse a los que iban al Conchalí, sin embargo se mantuvo fiel a los subecerros. Pensamos que podría ser una buena idea el proponer planificar, por ejemplo los primeros domingos del mes, una salida un poco mas larga para los que se entusiasmen. Eso podría avisarse a través del blog.

conversando temas "gremiales"
La conversa en la mesa al lado de la gruta de la virgen estuvo entretenida, lo mismo que la compartida de las raciones que cada uno llevaba.

Como a las 12 empezamos a bajar, conversando de diversidad de temas. Llegamos a los autos satisfechos y algo molidos, al menos en mi caso ya que hacía varios domingos que no participaba.

(texto de Eugenio Lagos)

1 comentario:

  1. Anónimo2:56 p.m.

    Buen relato Eugenio.

    Aunque uno no este en una salida, es rico participar a la distancia a traves de los relados. Salidas siempre muy entretenidas.
    Bienvenida nuevamente Mireya... tanto tiempo desaparecida creiamos que te habias perdido... Que bueno que estes de vuelta

    Respecto a Carlos Bravo, la foto lo confima es es Carlos Bravo Avaria, un experimentado montañista, no hay cerro que no haya subido.
    Hay mucho que aprender de el.

    Saludos,

    Francisco Toyos

    ResponderEliminar