domingo, 17 de julio de 2016

Al Alto del Naranjo desde Las Varas

Llego directo a echar bencina, con mi auto seco después de su uso por mi hija. Ahí diviso a mi grupo que conversa en círculo. Le chiflo y nada; hasta que la Soledad Tagle, me ve. Saludos de todos.

Decidimos hacer el recorrido que habíamos hecho hace un par de semanas con Pancho y seguir otro poco. Ese otro poco significaría llegar, si, hasta el Alto del Naranjo, desde Las Varas. Por eso llegué a mi casa como a las tres de la tarde, con mi familia ya a medio camino en el almuerzo.

Soledad, Consuelo, Pancho, Alejandra, Víctor y José
No estaba la señora que cobra, así que pasamos directo hacia el tranque, tomando el atajo que ya se nos está haciendo familiar.

Van tres mujeres, la Alejandra Cambiaso, la Consuelo y la Soledad. Hombres, son Pancho Balart, Francisco Toyos, que no llegaría con nosotros hasta la cumbre; José Sainas (el de Blumos), Victor Bunster y yo, Gabriel

mirando al peuco
peuco
Cuando Francisco decidió virarse, sacó un saco de barras alimenticias dietéticos y nos convidó. Después de eso se fue; quería llegar temprano a su casa.

Soledad, Francisco, Consuelo, Pancho, Alejandro, Víctor y José
mismo orden
Nosotros seguimos, después de llegar a ese alto donde se veía la ruta tradicional al Alto del Naranjo.
Pancho partió adelante, empujando cerro arriba, en manga corta, eso que hacía un frío para pelarse.
Con la Soledad, casi nos viramos y abandonamos al grupo. Pero no lo hicimos; seguimos. Los otros ya iban más adelante.

nieve el el Alto del Naranjo
Cuando empalmamos con la ruta al Alto del Naranjo, iban unos tipos en una animada conversa, sobre temas extraños, como de evolución. Nos acercamos para escucharlos y después simplemente les preguntamos de que conversaban y nos amistosamos rápidamente, siguiendo con ellos hasta el mismo Alto.

José, Rodrigo De La Noi y Víctor Bunster
la Alejandra hablando con el hermano de Rodrigo de la Noi
Rodrigo de la Noi, se llamaba uno de ellos. El otro, su hermano y dos niños, uno de ellos hijo de uno de ellos. La conversación que seguimos fue extraordinaria. Hablamos de evolución, de cambio de nivel de conciencia de la humanidad, algo que según De La Noi, es un hecho, que el animal profundo que somos, ya lo cachó. Hicimos buenas migas y me llevé su mail

bajando, la Consuelo en la delantera
Nos cruzamos con un solitario Jorge Correa Sutil, casado con la Sol Serrano, con el que intercambiamos unas pocas palabras.

en fila india
Al llegar a la cumbre, nuestro equipo ya comía, mandarinas, frutos secos y la Alejandra un rico sándwich. Hicimos algunos intercambios sociales con el grupo que habíamos enganchado, y conscientes de la hora, tarde, nos despedimos de ellos y nos las emplumamos.

Soledad y Alejandra le sacan fotos al chahual
foto enviada por la Alejandra
close up de la Alejandra
La bajada fue larga. Hacia frío, así que en la primera parte agregué la capa del corta vientos.

foto de Francisco Toyos
close up por Francisco Toyos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario