lunes, 30 de enero de 2017

Arrancando del humo llegamos a la curva 32

Seis aparecen en esta calurosa y humosa mañana de verano (29 de enero), a las 8:30 am en el punto de encuentro: Pancho, José y la Lily, José Salinas, que era de Blumos y ahora es de Roca/, la Nancy y Gabriel (quien habla).

Pancho, Nancy, José, la Lily, José Salinas
José quiere arrancar del humo y surge primero el Potrerito. Se le ocurre meternos por Villa Paulina y desde la zona de camping, encaramarnos cerro arriba y llegar a un refugio alemán que hay ahí. Nadie conocía esta ruta así que aceptamos y para allá partimos en dos autos.

la Lily nos muestra su cubre brazos,
mandado a hacer por ella,
usando una tela ad-hoc;
ocurrente la chiquilla.
Y mira su gorro con salida especial para el moño
Al llegar a Villa Paulina en la curva 15, estaba cerrado por "alerta roja" de peligro de incendios.
Bueno, de inmediato, surge la idea de seguir a la curva 32 y eso hicimos.

José, José Salinas, Nancy y la Lily
Caminábamos levemente dentro del humo, pero sabiendo que poco mas arriba ya no había humo. La mirada hacia arriba nos mostraba un cielo azul. como conocemos en días despejados. Pero la mirada horizontal, hacia cerros a la vista, nos mostrada el humo presente.

las mújeres, Nancy y Lily
Los incendios, por supuesto, es tema del día. La falta de liderazgos, tanto en el gobierno como en otras instancias, llama la atención de José.
Traigo a colación a Chul Han, que hace este diagnóstico, de la extinción de los liderazgos, más que nada en el libro En el enjambre, en que analiza el impacto de la red Internet y las redes sociales.
Por eso quizás, esta superación por una catástrofe como esta de los incendios, que nos tiene a todos en ascuas y a esta ciudad de Santiago, bajo una humosidad permanente.

Lily, Nancy, Pancho, José y José Salinas (el anterior José tb es Salinas)
Lo emergente sería el desarrollo de la participación a través de plataformas más allá de las actuales (Facebook y Twitter), por venir. Donde aparecería la voz colectiva, con su inteligencia colectiva, que por el momento, en las redes sociales, no es lo que parece ser.
Si ocurre en la Wikipedia y el mundo Open Source, pero para temas como el actual de participación ciudadana, falta.
Pancho me habla del blog de su hija: link

El paisaje, bello, lleno de flores y verdor; sorprendentemente.
José lee los textos presentes en los nuevos postes que nos guían en el andar. Aprendemos de las cumbres vecinas y del cóndor y sus hábitos monógamos.

José leyendo en voz alta
La ruta es suave, el aire bastante puro, de a ratos, una refrescante brisa.
Llegamos hasta la vecindad de las torres de celulares y de ahí optamos por retroceder, subiendo en la dirección de la mayor cumbre tras nuestro.

Ya cerca de la cumbre, nos cobijamos en una sombra de uno de los pocos arboles presentes y ahí hacemos nuestro campamento de cumbre.
Comemos naranjas de Pancho y frutos secos de varios.
Y seguimos conversando.

José, por una huella paralela
Cerca de las 12 bajamos; pausadamente. Disfrutando del paisaje, el paseo y las estupendas vistas.
Llegamos a los autos, y el visitante, que nos había pasado, con su pareja, y del cual habíamos visto su auto, se había ido. Por algún otro lado llegaron, para nuestra sorpresa, pues los vimos pasarnos, pero no volver a pasarnos de vuelta.

Seguimos en nuestro auto, con José y la Lily adelante, Pancho y yo atrás, en animada conversa de vuelta a los autos.

Buen paseo, ejercicio y conversa. Vamos por más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario